Edición Impresa

Mataron de un balazo a un hombre en una esquina de la zona oeste

Horas antes, en el mismo lugar, dos chicos habían resultado heridos en una balacera. Anoche uno permanecía en terapia intensiva. Tenía 43 años y era vendedor ambulante. Le dispararon en el cruce de Cerrito y Nicaragua. Anoche se ignoraban los motivos.  

Lunes 25 de Febrero de 2013

Un vendedor ambulante de 43 años fue asesinado de un disparo de arma de fuego que le perforó la aorta. El balazo fue ejecutado por los ocupantes de un vehículo (hasta ayer no se había establecido si era un auto o una moto) que, por motivos hasta anoche desconocidos, llegaron la madrugada de ayer al cruce de las calles Nicaragua y Cerrito, en el barrio Belgrano Oeste, y abrieron fuego.

El crimen estuvo precedido por otro incidente violento ocurrido algunas horas antes en la misma esquina: un adolescente de 13 años y un joven de 18 fueron baleados (ver aparte) y al cierre de esta edición no se descartaba que los agresores hayan sido los mismos que perpetraron luego el homicidio.

Sin palabras. Osvaldo Cabrera tenía 43 años y se ganaba la vida como vendedor ambulante. Estaba separado y tenía un hijo de 19 años. El hombre vivía con su padre en una casa ubicada en Nicaragua al 2000, a una cuadra de Estados Unidos, la colectora que bordea a la avenida de Circunvalación.

De acuerdo con lo que se pudo reconstruir en el diálogo con investigadores policiales y familiares del vendedor ambulante, cerca de las 3 de ayer Cabrera estaba parado en la esquina de Nicaragua y Cerrito con otras personas cuando apareció en escena un auto o una moto. En ese momento, sin que al parecer haya habido un diálogo previo, los ocupantes del vehículo dispararon a mansalva. Un proyectil alcanzó a Cabrera, que se derrumbó malherido en el pavimento.

Unos muchachos que pasaron en un auto por el lugar auxiliaron a Cabrera y lo llevaron hasta el policlínico San Martín. A raíz de la gravedad de la herida que presentaba fue derivado al Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Allí, alrededor de las 4 de la mañana, los médicos operaron al herido pero su vida se apagó dos horas después. "El tiro le perforó el estómago y también la aorta", explicó a este diario Daniel, un cuñado de la víctima.

"Al voleo". Ayer al mediodía los familiares del hombre asesinado todavía se mostraban sorprendidos por el asesinato de Cabrera. Al ser consultados por el cronista de LaCapital algunos de ellos aseguraron que no existían motivos para que el vendedor ambulante fuese ejecutado.

"Tiraron al voleo y justo le dieron a él. No andaba en nada raro. Solamente se juntaba con algunos amigos a tomar cerveza o vino en el barrio", comentó un pariente consultado.

Mientras estaban reunidos en la modesta casa del hombre asesinado esperando el resultado de la autopsia de rigor que le realizaban los médicos forenses en el Instituto Médico Legal, los familiares de Cabrera manifestaron algunas dudas acerca de cómo se desencadenó el violento suceso. Por ejemplo, no sabían si se encontraba solo o si estaba acompañado por otras personas en el momento en que fue baleado.

"Dicen que los que tiraron son del barrio Santa Lucía, pero no sabemos si son los mismos que hirieron a los pibes", comentó Daniel en alusión al hecho ocurrido unas horas antes en la misma esquina en el cual fueron heridos dos adolescentes.

Silencio. En este contexto, algunos vecinos se mostraron poco dispuestos a brindar detalles sobre lo que ocurrió la madrugada del domingo, aunque parecían saber más de lo que expresaron.

"En realidad él (por Cabrera) escuchó los tiros y salió a ver lo que pasaba", explicó una joven que vive en la misma cuadra del hombre asesinado. A pocos metros, otra mujer que estaba sentada en la vereda con ella comentó que todo comenzó con un tiroteo ocurrido a una cuadra, pero enseguida se calló y no quiso continuar hablando sobre el tema.

La investigación tanto del homicidio como de la balacera previa quedó a cargo de la subcomisaría 22ª, en cuya jurisdicción ocurrieron los hechos. En este sentido, ayer un vocero de esa seccional señaló que no se había determinado la motivación del ataque a Cabrera.

"No sabemos realmente lo que pasó porque los vecinos no nos brindaron mayores detalles al respecto", explicó el portavoz policial, al tiempo que admitió que como el crimen ocurrió de madrugada y bajo la lluvia "resulta más difícil" obtener testimonios por parte de los habitantes de la barriada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS