Edición Impresa

Matan con un certero tiro en la cabeza a un adolescente

Tenía 17 años, estaba armado y se llamaba Nicolás Iván Basualdo. Desde 2007 acumulaba varias anotaciones penales

Domingo 17 de Febrero de 2013

Cinco minutos bastaron para que en un radio de tres cuadras del barrio La Tablada se produjera un asesinato y un ataque que dejó herido de arma de fuego en una pierna a otro muchacho. La escena del crimen fue esta vez Grandoli al 3500, justo en la esquina con el pasaje Page, en lo que fuera una fábrica de manufactura de corchos que se levanta a sólo dos cuadras del tanque en el que funciona un destacamento policial. Allí, cinco minutos antes de la 1 de ayer quedó tirado el cuerpo de Nicolás Iván Basualdo, de 17 años. El pibe tenía un certero disparo en la cabeza que le ingreso por el occipital y le salió por la frente.

Diez minutos antes, a la 0.50, había sido pedida una ambulancia del Sies para atender un herido de arma de fuego en las inmediaciones de Esmeralda y 24 de Septiembre, a tres cuadras del lugar donde yacía el cuerpo de Basualdo. Fue precisamente en Esmeralda al 3700 donde los paramédicos asistieron a Alan L., de 18 años, quien tenía un disparo en la pierna derecha.

"Estos venían cagándose a tiros. Eran los de la calle Esmeralda contra el pibe éste, el muerto", explicó una doña de las inmediaciones. Cuando efectivos del Comando Radioeléctrico llegaron al lugar se toparon con que el cuerpo de Basualdo ya estaba tapado con una sábana blanca y tenía a su lado un revólver calibre 32 largo que hacía recordar, no por su calibre pero si por su aspecto, al que utilizara el personaje "Harry, el sucio" protagonizado por Clint Eastwood. El revólver tenía tres proyectiles intactos en sus alveolos y tres de esos espacios estaban vacíos.

"Si disparó, ¿dónde están las cápsulas servidas? Y si cuando llegó el móvil del Comando el cuerpo ya estaba tapado ¿por qué no se puede pensar que la escena fue alterada por los vecinos?", reflexionó un pesquisa que empezó a investigar el hecho. En la escena del crimen, ubicada entre una pintada de Rosario Central y un escudo de Newell's, no había vainas servidas. Pero los policías hallaron dos ojivas a unos 10 metros de donde yacía la víctima.

El antecedente. El entramado de enfrentamientos del que fue víctima Basualdo, quien con 17 años ya tenía 15 anotaciones penales desde junio de 2007, son más complejas que en el crimen perpetrado en Ayacucho y Centeno aunque podrían tener un punto de anclaje en otro asesinato ocurrido hace poco más de ocho meses.

La tarde del jueves 31 de mayo del año pasado César Daniel Cebolla Alvarez fue asesinado a balazos en Rueda al 200 bis, detrás del Parque Italia y donde comienza la jurisdicción de la seccional 16ª. El hombre estaba sentado sobre su moto cuando dos muchachos en otro rodado se le pusieron a la par y sin que mediaran palabras, quien iba como acompañante extrajo un arma de fuego y efectuó al menos tres disparos contra la víctima. Uno de esos proyectiles alcanzó a Alvarez en el cráneo y lo mató en el acto.

El hermano. Pocos días después del crimen fue detenido Franco Ezequiel Ochudo Basualdo, quien fue imputado del asesinato y hoy está preso en la cárcel de Piñero. Ese muchacho es hermano de Nicolás Iván Basualdo, el joven asesinado ayer. El móvil de aquel crimen estuvo en una seria rencilla que tuvo Cebolla con otro de los hermanos Basualdo. Sin embargo, al matador "no le tembló la pera", como se dice en la calle.

En la carpeta de los pesquisas aparecieron como principales sospechosos del crimen de Nicolás Basualdo tres apodos y nombres propios. Todos de pibes sub 20: Matute, Joel y Brian.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS