Edición Impresa

Más de la mitad de los rosarinos no sigue ninguna dieta alimentaria saludable

Lo demuestra un estudio que se viene realizando desde hace tres años entre las personas que asisten cada domingo a la Calle Recreativa, el circuito permanente de 28 kilómetros libre de autos y motos.

Domingo 21 de Julio de 2013

Los rosarinos se alimentan mal. Así lo demostró un estudio que se viene realizando desde hace tres años entre las personas que asisten cada domingo a la Calle Recreativa, el circuito permanente de 28 kilómetros libre de autos y motos. El 60% no realiza ninguna dieta especial y sólo el 45% cumple con las cuatro comidas diarias. A la hora del desayuno, únicamente el 3% consume la cantidad necesaria de lácteos.

   Después de varios meses de actividad, el proyecto Estación de Bienestar, que cuenta con varias carpas ubicadas en Oroño y el río, mostró los resultados de las encuestas que realizan a quienes se acercan a tomarse la presión, pesarse y obtener consejos saludables. Los datos obtenidos revelaron también que el consumo de frutas y verduras es escaso, que pocos registran la importancia de la hidratación y que es alto el número de hipertensos y diabéticos.

   El panorama confirma la necesidad de seguir ofreciendo este tipo de controles “al paso” que muchas veces son el puntapié para profundizar los chequeos médicos imprescindibles.

   El proyecto es una propuesta de tres universidades privadas rosarinas: el Instituto Universitario Italiano de Rosario (Iunir), la Universidad del Centro Educativo Latinoamericano (Ucel) y el Instituto Universitario del Gran Rosario (IUGR), que montaron las carpas en las que profesionales, acompañados por estudiantes de los últimos años de las distintas carreras que se dictan en esas instituciones, ofrecen consejos a los participantes y les hacen controles de los parámetros de salud en forma gratuita.
Emilio Navarini, médico, secretario ejecutivo de la Asociación de Universidades Privadas, destacó que el objetivo de esta tarea es “optimizar el estado de salud de la población que realiza actividades físicas no monitoreadas en espacios públicos, reducir el riesgo de lesiones, problemas cardiovasculares o nutricionales que los transeúntes pueden tener y aportarles conocimientos sobre la salud”.

   El trabajo en equipo “permite a las universidades estar mucho más cerca de la población”. Es una “experiencia muy amena en pos de la prevención y la promoción de la salud”, enfatizó Navarini. Desde hace tres años todos los domingos, de 9 a 13, se realizan controles de tensión arterial a cargo de estudiantes de medicina del Iunir, elongaciones y medidas del índice de masa corporal por parte de estudiantes y docentes de la licenciatura en kinesiología y fsiatría del IUGR, aemás y consejos alimentarios y nutricionales para vivir mejor.

   Después de este tiempo de tareas salieron a la luz los resultados de las encuestas que se les hacen a quienes se acercan a las carpas. Entre distintos aspectos, sobresalen los relacionados con el tipo de alimentación y la salud cardiovascular. Diana Domínguez, licenciada en Nutrición de la Ucel mencionó que de 758 personas encuestadas “el 60% no realiza ninguna dieta especial, sólo el 45% cumple con las cuatro comidas diarias y el resto no lo hace por falta de tiempo, horarios de trabajo o porque no lo considera necesario”. Agregó que “El 92% dijo que desayuna pero sólo el 3% consume la cantidad necesaria de lácteos. La mayoría bebe infusiones como el mate de bombilla. El 80% come tostadas o pan blanco, el 25% incluye mermelada o miel pero sólo el 7% consume copos de cereal y el 11% frutas”.

   La salud cardiovascular es otro aspecto que se controla con especial interés. Romina Escalante, estudiante de 6º año de la carrera de Medicina del Iunir también analizó los informes estadísticos de Estación Bienestar: “La mayoría de quienes aseguran hacerse controles médicos anuales tienen entre 41 y 60 años; es importante porque a partir de los 40 es necesario realizar esos chequeos para evaluar los factores de riesgo cardiovascular”.

   El control de la presión arterial se encuentra dentro de los tres primeros motivos de consulta por los cuáles los caminantes se arriman a las carpas. Le siguen el control de rutina y la medición del índice de masa corporal. “La hipertensión es el antecedente más frecuente de quienes se presentan en la Estación. Se da en casi el 27% de los casos”, dijo.

   El hecho de que las personas se acerquen a preguntar o controlarse brinda la oportunidad a los profesionales y estudiantes de recomendar la consulta con el cardiólogo. “Gracias a la visita a las carpas muchas personas concurrieron al médico especialista, les diagnosticaron hipertensión y comenzaron el tratamiento”, cerró Escalante.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS