Edición Impresa

Más de dos mil inscriptos para sumarse a la Policía Comunitaria

A una semana del cierre de la convocatoria, el número de interesados supera hasta las expectativas más optimistas.

Martes 22 de Abril de 2014

A una semana del cierre de la convocatoria lanzada para sumar 500 nuevos efectivos a la Policía Comunitaria, más de 2 mil personas ya completaron los formularios de inscripción al programa. El número, reconocen en el Ministerio de Seguridad de la provincia, supera hasta las expectativas más optimistas. Sobre todo en Rosario, donde los últimos llamados para incorporarse a la fuerza apenas alcanzaban a cubrir las vacantes previstas para la zona sur de Santa Fe.

En menos de un mes, según los datos difundidos ayer por la provincia, fueron 2.161 las personas que completaron los formularios electrónicos dispuestos en la página web del Instituto de Seguridad Pública (Isep). Como viene ocurriendo en las últimas convocatorias lanzadas para integrar las fuerzas policiales, las mujeres fueron mayoría. Las chicas representan casi dos tercios del total de inscriptos (exactamente 1.365), mientras que los varones apenas llegaron a 796.

Pero lo que claramente se desmarca de otros llamados fue la masividad alcanzada. "Reunir en Rosario a unos 2 mil aspirantes a policías nos hubiera llevado tres o cuatro meses. Ahora alcanzamos ese número en menos de un mes", advirtió el director provincial de Proximidad Policial, Juan Manuel Neffen.

Para el funcionario, el dato demuestra que la población está dispuesta a sumarse a las fuerzas de seguridad, "pero demanda un perfil diferente, trabajando en convivencia con los vecinos de cada barrio y en el marco de una reforma policial que brinde garantías del tipo de trabajo a realizar".

La convocatoria (para jóvenes de hasta 28 años con secundario completo) fue lanzada en forma conjunta entre la provincia y el municipio, que incluso habilitó oficinas de información en cada uno de los centros de distrito (CMD).

Sólo en la primera jornada se anotaron 430 personas, una cifra que el mismo secretario de Control y Convivencia Ciudadana municipal, Pablo Seghezzo, consideró excelente.

Como las vacantes a cubrir son 500, el objetivo era por esos días recibir 1.500 aspirantes, lo que garantizaba una proporción de tres candidatos para cada puesto y una buena selección de acuerdo al perfil buscado. Hasta ayer, ya se habían cosechado cuatro postulantes para calzar cada uniforme.

Cambio de roles. "La respuesta a la convocatoria supera claramente la de otras épocas. En los últimos años, en Rosario el número de inscriptos fue siempre menor al que esperábamos", aseguró el director del Isep, Aniceto Moran. Para el funcionario, gran parte del fenómeno está relacionado con la nueva función que cumplen esos agentes.

"Hay varios factores para explicar la cantidad de interesados. Parte de eso tiene que ver con la participación del gobierno municipal en la difusión e información sobre la iniciativa. También la posibilidad de trabajar en Rosario una vez completado el curso es una variable muy importante, porque cuando se ingresa a la policía no siempre se trabaja en la misma ciudad. Pero sobre todo creo que influye el nuevo rol que tendrán esos agentes, más cercano y con más contacto con la comunidad", consideró Moran.

A su turno, el director provincial de Proximidad Policial destacó que la nueva función que asumirán los comunitarios resulta un punto clave.

"El nuevo perfil está relacionado con la cohesión con la comunidad, donde el personal policial tiene otra presencia en los barrios mucho más legitimada. Y eso es lo que hace más atractiva la convocatoria", sostuvo.

Los agentes de la Policía Comunitaria de Rosario debutaron hace exactamente un mes Las Flores emprendiendo una tarea de sensibilización entre los vecinos del barrio, presentando el proyecto y repartiendo folletos con recomendaciones para prevenir atracos y robos.

En las próximas semanas, cuando se terminen de instalar las construcciones prefabricadas donde tendrán sus oficinas, el grupo de 45 agentes comenzará a recorrer las tres cuadras lineales que tienen asignadas y a elaborar en conjunto con los referentes del vecindario un plan de seguridad.

Los nuevos efectivos engrosarán los grupos que cumplirán esa misma tarea en otros dos barrios conflictivos de la ciudad: Ludueña y Tablada.

De acuerdo a los planes de Seguridad, la idea es que la Policía Comunitaria llegue a esos territorios sobre fin de año o, a más tardar, durante el primer mes de 2015.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario