Edición Impresa

Martino quiere que Ñuls sea un "equipo serio"

"Buscamos que nos vean como un equipo serio. Este es un concepto adecuado para definir nuestra propuesta. Jugamos los partidos con armas nobles, salimos a proponer en todas las canchas y lo hacemos con argumentos honestos, más allá de que podamos ganar o perder". El Tata resumió con exactitud la imagen que arroja su Newell's, en especial la que entregó en el resonante triunfo ante Vélez.

Miércoles 28 de Marzo de 2012

"Buscamos que nos vean como un equipo serio. Este es un concepto adecuado para definir nuestra propuesta. Jugamos los partidos con armas nobles, salimos a proponer en todas las canchas y lo hacemos con argumentos honestos, más allá de que podamos ganar o perder". Gerardo Martino resumió con exactitud la imagen que arroja su Newell's, en especial la que entregó en el resonante triunfo ante Vélez. Así la filosofía de juego prolijo y efectivo que pregona el Tata tiene correlato con la producción que desarrollan sus dirigidos dentro del campo de juego. En este caso y por ahora, la teoría y la práctica, van de la mano. Por eso la Lepra está a dos puntos del líder Estudiantes, algo que por encima de lo estadístico tiene sustento en la promisoria puesta en escena en lo que va del Clausura.

No hay dudas de que Martino llegó a Newell's para imponer su sello futbolístico e intentar dejar en su rol de entrenador una marca indeleble en su paso por el club del Parque. Arribó en el final de un 2011 tétrico en cuanto a resultados y estado anímico del grupo. Y con el fantasma de los promedios comenzando a constituirse en una amenaza real. En este contexto, el Tata no tardó en lavarles la cabeza a los jugadores, hacerlos sentir importantes y darles las herramientas tácticas para que aquel endeble Newell's se convierta casi de la noche a la mañana en un equipo confiable. Seguro de lo que quiere. O, por lo menos, esté en el camino a eso.

Encontró en Bernadi, la figura de Ovación en la noche del lunes en Liniers, al tiempista que con inteligencia marca los caminos para que el equipo se desdoble en ataque. Convirtió a Pablo Pérez en un volante interno de ida y vuelta, con el vértigo habitual, pero con mayor tranquilidad para manejar la pelota al servicio del conjunto. Figueroa, de a poco, se va transformando en ese jugador distinto en el que siempre confió Martino para tomar las riendas en tres cuartos. Arriba, el gran acierto del DT fue ver en Urruti a un nueve que con trabajo puede ser un proyecto muy serio. Porque Maxi se desmarca, juega de espaldas y llega al corazón del área para terminar las jugadas.

En defensa no es casualidad haber terminado los últimos tres partidos sin goles en contra. Esto habla de que hay una sincronización defensiva que, aunque todavía hay desacoples para corregir que se repitieron ante Vélez, en general vuelve a dar garantías en el área de Peratta. Incluso, el Tata vio tan bien al equipo en Liniers que recién tocó el banco recién a falta de seis minutos para el final. Newell's encontró un camino diferente y salió del laberinto futbolístico en que estaba encorsetado la temporada pasada. Ahora hay una idea de juego asociado a partir de la pelota, con solidaridad a la hora de retroceder y con despegue rápido a posiciones de ataque para terminar la jugada en el área de enfrente con cinco o seis futbolistas. Que esto recién empieza, seguro. Lo trascendente es que hay algo que ya comenzó.

Lo dijo Hernán Pellerano

"Estamos con otra confianza, otra cabeza y creemos en nosotros”.

"El Tata nos hizo creer en nosotros mismos, que era lo que nos faltaba”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario