Edición Impresa

Martín Capra: "Siento que la música es mi cable a tierra"

El cantante rosarino acaba de lanzar "atmósfera", un disco de rock alternativo que define como "el mejor de su carrera".

Sábado 21 de Diciembre de 2013

Hace diez años que se despierta a las 4 y veinte de la mañana para ir a trabajar a una fábrica. Y gracias a eso "puedo hacer un disco, pagar un lugar para vivir, formar una familia y tener un hijo". Martín Capra sabe que el éxito es sinónimo de esfuerzo. Ya en su primer disco, "Bipolar", dejó en claro su concepto a la hora de componer: no estancarse en un sólo estilo y proponer un repertorio osado, ecléctico y que realmente toque el alma de quien lo escuche. Y así lo demuestra en su nuevo álbum "Atmósfera", donde suena el más atrapante rock alternativo y que él mismo define como "el mejor disco de mi carrera".

A días del lanzamiento de su nuevo material discográfico que aún no tiene fecha de presentación oficial, Capra, quien además tiene un proyecto paralelo llamado Soul, dialogó con Escenario acerca de esta ambiciosa producción, su ascendente carrera, la escena musical rosarina y su pasión por la nostalgia.

—¿Cómo definís "Atmósfera"?

—Es un disco armado en el estudio de mi amigo Gabriel Fiore que fue el productor junto conmigo. Tenía algunas canciones guardadas y otras que fueron hechas en el estudio. Fue un disco bastante rápido de grabar, me llevó entre cuatro y cinco meses y sesiones de cuatro o cinco horas. Tiene la crudeza y la espontaneidad de hacerlas en el momento. Contiene la energía que me había quedado guardada desde hace muchos años. Quise poner más de lo que siempre hice. Por eso este disco va más por el lado alternativo y el punk rock. Tiene un sonido más actual, son canciones cortitas, creo que dura media hora todo el día, y por eso no te cansa, te da ganas de volver a ponerlo, y eso es lo bueno de los discos que me gustan, que no te cansan nunca.

—¿Por qué elegiste ese nombre para el disco?

—Para seguir con el concepto de bipolaridad o la ciclotimia que uno tiene a la hora de hacer música. Trato de que mi música sea así, ciclotímica y no se encaje en un sólo estilo o en un sólo momento de tu vida. Con la "atmósfera" me refiero a lo que hay dentro de uno, de la cabeza, del alma, del corazón. En el fondo somos todos iguales, y la atmósfera sería el interior de cada uno, donde hay lugares grises y también de color.

—En tu anterior álbum "Bipolar" había canciones de autoría propia, otras de Charly García, Fito Páez, Julio Franchi, Coki Debernardi. ¿Qué autores hay en este nuevo material?

—En este álbum todas las canciones son mías menos "Huracán" que es de Fiore. Comparado con "Bipolar", "Atmósfera" es completamente diferente. "Bipolar" fue un disco de transición después de mi separación con el grupo Soul. En cambio "Atmósfera" es el mejor disco que grabé en mis quince años de carrera.

—En "Océano" decís "no me digas nunca más que no, no me pidas que no sueñe, de mis sueños no te adueñes" y es una de las canciones más potentes del disco tanto en lo musical como en la letrística. Para componer, ¿te centraste en un concepto específico?

—"Océano" era una canción que había quedado del disco anterior, de hace tres años atrás. Creo que es el tema más punk del disco, tirando a lo alternativo. Siempre escribo basándome en lo que me está pasando en el momento. Siento que la música es mi cable a tierra. Y compartirlas con otras personas que a lo mejor sienten lo mismo que uno en determinado momento.

—¿Tu futura paternidad influyó en el disco?

—El disco lo tenía ya terminado cuando me enteré que iba a ser papá, lo cual me tiene muy contento y orgulloso. Creo que es un regalo de la vida. Si bien este fue un año muy lindo desde lo personal, no fue tan bueno en lo artístico a la hora de tocar en vivo. Me refiero a que la gente no se acercó mucho, quizás por la falta de difusión. Por eso creo que siempre estoy remando contra la corriente sin bajar los brazos. Hago música para mí antes que nada, y para obsequiársela a la gente que le gusta. Noto que a la gente le cuesta un poco ir a ver bandas rosarinas sacando a los consagrados como Cielo Razzo, Coki o Los Vándalos. La gente no invierte plata en comprar el disco de un artista nuevo o en comprar una entrada para ir a ver un show, quizás van a lo seguro y se aburren un poco de ir a ver bandas que nos despegaron del todo. Pero no voy a dejar de hacer música porque me llena el alma.

—Igualmente, a través de la tecnologías se tiene más acceso a nuevas bandas...

—Sí, obviamente. Este es un disco que podés escuchar y descargar en bandcamp. De los dos discos que grabé éste es el que mejor suena. Pero podés tener 50 mil visitas en myspace y sin embargo a la hora de tocar te van a ver 20 personas. No hay que guiarse tanto por lo que pasa en las redes sociales. Veo muchas bandas desesperadas por "pegarla" y en lo personal, hago música para uno y para la gente que me acompaña en la vida que son mis amigos y familia. También está todo muy politizado porque si bien el municipio apoya a los artistas, a la hora de subsidiarlos o pagarles un caché por un show, son siempre las mismas caras que cobran fortuna y nosotros estamos en varios escalones más abajo. Igual yo estoy orgulloso de lo que hago, es un laburo digno.

—¿Qué artistas influenciaron tu carrera?

—Durante todo mi vida escuché mucha música. Charly, Fito, Soda Stereo... Cuando fui adolescente empecé a escuchar bandas más pesadas como Sepultura, Metallica, Pantera. Después me agarró una época más hardcore donde hice una amistad con los chicos de Cabezones. Pero escucho de todo; pop, rock alternativo, jazz y artistas locales. En este disco en particular, hay influencias de todos lados. Me gusta más la nostalgia de ir a comprar un vinilo que suena terrible más que escuchar bandas nuevas.

—¿La clave para hacer un buen producto es innovar o rescatar cosas de pasado?

—Eso está en la gente. Siempre digo que nadie está obligado a ir a vernos. No sé dónde está la clave. Creo que si uno tiene un laburo digno, vendés un disco y te dicen que les gustó, ya reconforta muchísimo. Igual creo que podés cantar muy bien pero si no llegás al alma de quien te está escuchando no tiene mucho sentido. La gente está estancada en ver bandas que ya ha visto y quizás les pasa como a mí que no me gusta escuchar bandas nuevas. Creo que todos formamos parte.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS