Edición Impresa

Marfrig pide apoyo al Estado para reabrir su planta

Jueves 20 de Febrero de 2014

La voluntad colectiva de poner otra vez en marcha el frigorífico de Marfrig Group, en Hughes, quedó clara: trabajadores, Estado nacional y provincial así lo expresaron ayer en el despacho del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich. La representación empresaria llegó ayer a la Casa Rosada a explicar por qué paró la producción. Pero luego de dar su punto de vista durante casi una hora, se fue con la promesa de reabrir el frigorífico si el gobierno nacional le resuelve cuestiones financieras pendientes y le facilita aspectos futuros de la operación.

Ahora la jugada quedó en el interior de la Casa Rosada, donde se habló de elaborar una propuesta, y volver a convocar a los actores.

La situación es delicada. Unos 400 trabajadores que viven en Hughes, y otros 110 de la vecina Wheelwright,se encuentran cobrando el 70 por ciento de un salario que se acerca a ocho mil pesos de bolsillo para los empleados iniciales. Además del dueño del despacho, se sentaron ayer a la mesa los ministros Carlos Tomada (Trabajo), Carlos Casamiquela (Agricultura), Alain Martinet (director regional de Marfrig Group), José Fantini (Federación Argentina de los Trabajadores de la Carne), los ministros Carlos Fascendini y Julio Genesini (Producción y Trabajo de Santa Fe), el jefe comunal de Wheelwright, Daniel Peralta y la diputada nacional de Casilda, Claudia Giaccone (Frente para la Victoria), factotum del encuentro.

Demandas. Marfrig aspira a recuperar una devolución de IVA de parte del Estado nacional, que según la versión de la empresa, sería millonaria. El grupo de origen brasileño también planteó que habría tenido dificultades en la obtención de los permisos de exportación (ROE), y que su actividad principal habría sido golpeada por eso.Además, quedó dando vueltas la necesidad de obtener una financiación para juntar unos cuatro millones de pesos —a devolver en un año— para la reapertura.

Giaccone explicó a LaCapital que "el encuentro fue excelente porque nadie se guardó nada y todo quedó dicho sobre la mesa de negociación". Y agregó, "la recepción de la problemática fue del más alto nivel del gobierno, que seguramente va a elaborar una propuesta que facilite la solución".

Peralta, jefe comunal de Wheelwright reveló que Alain Martinet le manifestó a Capitanich que la razón principal que le habría hecho perder rentabilidad radica en el corrimiento de la frontera de la soja hacia el oeste, que provocó también el corrimiento de los campos de cría de ganado hacia áreas más desfavorables. Y que en ese marco la planta de Hughes se "alejó" a más de 400 kilómetros de los animales, contra los 230 de Villa Mercedes (San Luis), donde la compañía tiene otra industria, ahora con menor costo operativo.

De todos modos, la empresa confirmó ayer que no se va del país. Y además, tras la reunión quedó cercana la decisión de retrotraer la idea de cerrar la planta de Hughes y trasladar la operatoria a San Luis. Por lo pronto, unos de los puntos de convergencia por donde se podría asentar el acuerdo de continuidad del frigorífico pasaría por una política acordada para aumentar el peso de faena.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS