Edición Impresa

Marcos Cleri dijo que "la lista será decisión de la presidenta"

Por primera vez desde que asumió como diputado nacional, Marcos Cleri acepta una entrevista para hablar de verdades y mitos de La Cámpora —espacio que conduce Máximo Kirchner—, de sus posiciones políticas y de la realidad santafesina. Critica al gobierno provincial y a los medios periodísticos que atacan a su agrupación y revela que Cristina Fernández será quien defina cómo sera la integración de las lista de candidatos a diputado nacional.

Domingo 28 de Octubre de 2012

Por primera vez desde que asumió como diputado nacional, Marcos Cleri acepta una entrevista para hablar de verdades y mitos de La Cámpora —espacio que conduce Máximo Kirchner—, de sus posiciones políticas y de la realidad santafesina. Critica al gobierno provincial y a los medios periodísticos que atacan a su agrupación y revela que Cristina Fernández será quien defina cómo sera la integración de las lista de candidatos a diputado nacional.

—¿Por qué los dirigentes de La Cámpora, como usted, son tan renuentes a hablar con la prensa que no es oficialista?

—A los miembros de La Cámpora se nos encuentra públicamente debatiendo en los lugares institucionales. En las últimas sesiones de la Cámara de Diputados notará nuestros posicionamientos. Y aquí se verán las diferencias con las concepciones políticas de los partidos que integran en Santa Fe el Frente Progresista. La decisión no es hacer medios sino estar al lado de la gente, siguiendo la línea que marca la conductora nacional, que es Cristina Fernández de Kirchner.

—¿Los integrantes de La Cámpora se sienten estigmatizados por los medios?

—Sentimos que la corporación política y económica que no estaba al servicio del pueblo sino de unos pocos empieza a observar que hay muchos jóvenes que militan. Y cuando son muchos los que participan se garantiza el acceso de otros sectores a la toma de decisiones. Antes, las decisiones se tomaban en lugares cerrados. Y eso es un ejemplo claro de lo que pasó el viernes en Rosario.

—¿Por qué lo dice?

—El gobernador Bonfatti convocó para hablar del tema seguridad en una reunión cerrada, cuando nosotros lo que dijimos es que se debía garantizar el acceso de la prensa. Se vuelve a la vieja práctica de resolver las cosas en lugares donde no se deben resolver.

—Si fuese oficialista santafesino diría: el kirchnerismo de La Cámpora se rasga las vestiduras por el acceso de la prensa en este caso, pero a nivel nacional no habla con medios que no sean oficialistas. Y la jefa, Cristina, no convoca a conferencias de prensa.

—Lo que sucede es que Cristina habla y comunica con muchísimas personas en cada acto y teleconferencia en todo el país: desde la cadena nacional y en otros ámbitos. El gobierno nacional cumple con todos los actos republicanos, difunde sus actos de gobierno. La diferencia es que la que conduce el proceso político, que es la presidenta, se comunica directamente, sin intermediarios, con el pueblo. Aquí no hay comisionistas, intermediarios ni personas que tergiversen. Había algunos periodistas, representados en algún tipo de corporación, que querían manejar la información. Y ahí está el conflicto.

—Pero no habla con nadie.

—Por esa situación que le describo es que se envió la ley de servicios audiovisuales. Estamos esperando el 7 de diciembre porque necesitamos mayor pluralismo, mayor democracia y diversidad. Es lo mismo que pasa con la militancia de los pibes: se ensancha la base participativa. Y los pocos que decidían y nos engañaban no tienen el poder para seguir engañándonos. Esa es la dicotomía. Ahí está Clarín, que era un grupo económico, una corporación periodística, que no sabe qué hacer y por eso miente, agrede y engaña. No quiere cumplir con la ley cuando todos los argentinos la acatan.

—Desde algunos ámbitos se dice que La Cámpora es un grupo de muchachos que quiere cargos y gerencias, como el Grupo Sushi en la época de De la Rúa. ¿Qué dice frente a esto?

—Esto es propio del odio de estas corporaciones, que quieren sacarle la alegría al pueblo argentino y han decidido en beneficio individual, dejando de lado lo colectivo. Tratan de decir que la gestión del Estado es mala. Los pibes de La Cámpora militan con todo amor por una Argentina para todos. Algunos tienen responsabilidades institucionales y otros no la tienen. El que tiene un cargo temporario es dueño de una responsabilidad mucho mayor que el compañero que está militando el territorio. No hay pibe de La Cámpora que esté en la gestión que tenga horario: el horario son las 24 horas, los 7 días de la semana. Antes había un Estado destrozado, gerenciado, ahora no. Estamos dando batalla contra las corporaciones que quieren que se gerencie a favor de ellos y no del pueblo.

—Usted tiene 30 años, y los funcionarios que pertenecen a La Cámpora también son jóvenes. ¿Es una decisión de la presidenta la de impulsar un recambio generacional?

—Hay que generar un trasvasamiento generacional, y esa fue una decisión de Cristina. Lo que Néstor y Cristina prometieron en campaña, lo cumplieron. A Néstor el cuerpo le quedó chico. Ellos siguen abriendo camino y nosotros tenemos que seguir militando en un proyecto colectivo. Dimos dictamen para que el 31 sea ley el voto joven. El gobierno lo hizo optativo, pero la oposición dijo que debía ser obligatorio. Después otros partidos agregaron otros debates.

—¿Por ejemplo?

—Zabalza pide el cupo joven para el 20 por ciento de las listas y otros también reclaman esa ley. Néstor y Cristina lo hicieron sin marco obligatorio legal. Y eso es porque los opositores no tienen voluntad política de llevar gente joven, lo quieren por ley.

—¿Esa declaración de principios que hace con Néstor y Cristina cómo derrama en el PJ santafesino?

—Más que en el partido me centro en Unidos y Organizados, que es una fuerza política que se está construyendo en toda la provincia. La consigna es la base misma del peronismo: unidad con organización y solidaridad. Tenemos que estar ordenados caminando hacia la unidad para que Santa Fe tenga el mismo modelo que la Nación.

—¿Y eso se verá reflejado en la lista de candidatos a diputado nacional?

—Esa es una decisión que va a tomar Cristina. La política no termina en la lista, es el día a día. La que conduce el proceso político es la que toma la decisión.

—El gobierno provincial dice que el Ejecutivo nacional no colabora con Santa Fe en la lucha contra el narcotráfico.

—Es una falacia. El gobierno nacional está colaborando siempre. Desde el giro de recursos hasta la lucha contra el narcotráfico y la inseguridad. Pasa que era tal la complicidad de la policía, en la cabeza de su jefe máximo, Tognoli, quien fue puesto en Drogas Peligrosas por Binner, que el accionar para destruir el narcotráfico en Santa Fe no se podía llevar a cabo porque siempre se avisaba para perjudicar los allanamientos. La complicidad del jefe de la policía santafesina, que pusieron Binner y Bonfatti, hizo que empezara una investigación por trata que termina en pesquisa por narcotráfico. Porque el gobierno nacional investiga mucho es que encontró que un jefe de policía era cómplice por narcotráfico y por el delito de trata. Es una mentira del gobierno socialista decir que el Ejecutivo nacional no colabora. Y es pura responsabilidad política de Binner, Bonfatti, Lamberto y Galassi.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario