Edición Impresa

Marcharon hasta la comisaría 7ª para exigir la aparición de Franco Casco

Unas 300 personas se manifestaron por el caso del joven bonaerense de veinte años que está desaparecido tras haber sido detenido el pasado 7 de octubre.

Viernes 31 de Octubre de 2014

Unas trescientas personas marcharon ayer desde el cruce Alberdi hasta la comisaría 7ª bajo una sola consigna: "Aparición con vida de Franco Casco". El joven de 20 años, oriundo de Florencio Varela, vino a pasear a Rosario la primera semana de octubre. El martes 7 de este mes fue demorado en la comisaría 7ª y de allí salió en la noche del mismo día. Luego de eso no se supo nada más de él.

En un templo. La única novedad respecto del caso es que ayer, para sumar otras aristas al misterio sobre el paradero de Casco, tres testigos dijeron haberlo visto el domingo en un templo evangélico del barrio Luis Agote, cercano a la comisaría 7ª y pidiendo por ropa y comida. En este sentido, el secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad de la provincia, Ignacio Del Vecchio, confirmó que el pastor y dos empleados de una parroquia ubicada cerca de la terminal de ómnibus habrían tenido contacto con el joven el domingo pasado.

Elsa Godoy, madre de Franco, aseguró ayer que nadie le había dicho nada sobre la versión dada a conocer por Del Vecchio. "Me llamaron en un momento pero yo les dije a los de Fiscalía que iba a ir mi abogado y que le dijeran a él, yo no tengo por qué ir", sostuvo la mujer.

En este sentido, ayer se confirmó que el abogado de la familia del muchacho es el propio defensor general de la provincia, Gabriel Ganón, quien tomó el caso "de manera personal por que creo que una de las funciones sociales de la Justicia es que esto se aclare", según dijo anoche el funcionario, para agregar: "Lo de Del Vecchio es una actitud que sólo pretende que el caso no sea tomado por la Justicia Federal".

Recorrido. La manifestación recorrió Salta y San Nicolás y terminó en la esquina de la comisaría de Cafferata y Tucumán. Una discreta guardia policial los esperaba, pero en ningún momento se toparon frente a frente manifestantes y policías.

Entre los manifestantes se encontraba Ramón Casco, el padre de Franco, quien el 10 de octubre estuvo en Rosario recorriendo comisarías, "Pero no me dieron ni bola", dijo ayer.

Entre lágrimas y abrazos, los padres de Casco se ampararon en su familia más cercana, que los rodearon durante toda la marcha, al igual que distintas organizaciones políticas como el Partido Obrero, el Movimiento Evita, la agrupación de universitarios Coad y dirigentes políticos de distintas extracciones que marcharon bajo la consigna de la aparición con vida del joven bonaerense.

Nunca volvió. El devenir de Franco en Rosario comenzó la primera semana de octubre. El joven fue al casa de su tía María y se mantuvo muy cerca de su primo. El 6 de octubre se aprestó para volver a Buenos Aires y la llamó a su madre para que lo esperara en la estación Retiro, nunca volvió.

El 7 de octubre fue detenido a las 13.30 por efectivos de la comisaría 7ª y liberado a las 22.30. Aparentemente al ser detenido estaba "dado vuelta", como le dijeron a su madre, y ofreció resistencia. Desde la comisaría también dijeron que "ingresó golpeado y sin documentos ni pertenencias". En el libro de salida su madre Elsa no reconoció la firma de Franco y ahora ella sólo tiene por delante dudas, miedo y mucha angustia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario