Edición Impresa

Manning fue condenado a 35 años por filtrar información clasificada

El joven ex analista de inteligencia fue expulsado con deshonor del Ejército. Su defensa pedirá a Obama el indulto presidencial.

Jueves 22 de Agosto de 2013

Una jueza militar condenó ayer al soldado estadounidense Bradley Manning a 35 años de cárcel por filtrar cientos de miles de documentos militares y diplomáticos a la plataforma WikiLeaks, además de ordenar su expulsión sin honores del Ejército y pagar las costas legales del juicio. La magistrada Denise Lind anunció su decisión en la última sesión del juicio militar que se le venía siguiendo a Manning, de 25 años, desde comienzos de junio en Fort Meade, una base militar en las afueras de Washington.

A la pena de 35 años ordenada se le deberán descontar 1.294 días, que incluyen los 1.182 ya pasados por Manning en prisión desde su detención en mayo de 2010 y los 112 días que también le había reducido inicialmente la juez en compensación por las duras condiciones de aislamiento que sufrió durante su detención en la base de Quantico, Virginia, hasta abril de 2011.

Desde esa fecha estuvo recluido —salvo durante el juicio— en una cárcel en Fort Leavenworth, Kansas, donde según el Ejército probablemente pasará ahora a cumplir el resto de su condena, algo que no necesariamente hará de forma íntegra. A menos que tengan éxito algunas de las peticiones de clemencia planeadas por su defensa, Manning tendrá que servir como mínimo un tercio de su condena, es decir, alrededor de una década, antes de poder optar a la libertad condicional.

La pena dictada ayer por la jueza Lind está pese a todo en el rango bajo de las posibles condenas que se barajaban contra Manning, quien compareció en su uniforme de gala y lucía un aspecto muy serio. De hecho, la condena decretada es poco más de un tercio de la máxima que podría haber dictado. Y es que a fines de julio, la jueza había declarado culpable a Manning de 20 de los 22 cargos que enfrentaba, entre ellos varios por espionaje, y que implicaban, tras una condensación de cargos, una pena máxima de 90 años de prisión. No obstante, Manning fue absuelto de la acusación más grave, la de ayudar al enemigo al divulgar documentación que beneficiaría a la red Al Qaeda, lo que por sí sola implicaba una condena a cadena perpetua. La magistrada tardó ayer sólo dos minutos en leer la sentencia, que según la ley penal militar estadounidense pasa a ser automáticamente apelada. Este es más que nada un proceso de revisión en el que, de acuerdo con los expertos, no se puede dictar una pena más dura de la ya decretada.

Aun así, expertos advirtieron de que no existe una fecha aún para la próxima fase del caso, puesto que antes que nada se debe hacer una transcripción oficial del juicio recién concluido, que además tiene que recibir el visto bueno de la acusación, la defensa y, finalmente, la juez. El juicio contra Manning comenzó en junio, pero las audiencias previas se extendieron durante más de dos años. Su abogado, David Coombs, anunció ayer su intención de presentar la semana próxima una petición de perdón al presidente Barack Obama, en nombre de su defendido.

Manning copió digitalmente y divulgó más de 700.000 documentos, incluyendo informes de campo de las guerras en Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, mientras trabajaba en 2010 en Irak. La fiscalía había presentado a Manning como un ciberpirata anarquista y traidor que comenzó a trabajar pocas semanas después del inicio de su servicio en Irak en 2009 para suministrarle a WikiLeaks y a su fundador Julian Assange, actualmente refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres, lo que deseaba.

Manning y su equipo de defensa han mantenido que era un soldado idealista con una motivación pura: exponer verdades brutales sobre los cuerpos militares y diplomáticos de Estados Unidos. Indicaron que la crisis de identidad de género del soldado gay por la regla vigente en las filas militares en que no podía hablar de su vida se intensificó al punto que lo llevó a actuar de esa manera, creyendo erróneamente que al exponer los documentos secretos en Internet, podría cambiar la manera en que el mundo percibía las guerras de Irak y Afganistán.

Claro mensaje

La sentencia es considerada importante, dado que otro filtrador _el ex topo de la CIA Edward Snowden, asilado en Rusia, es requerido por EEUU bajo cargos de espionaje. Fiscales militares habían pedido que Manning fuera condenado a 60 años de cárcel, argumentando que la pena debía ser un mensaje a quienes planearan filtrar información clasificada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS