Edición Impresa

Mandela llegó a su última morada entre lágrimas y danzas

Escoltado por la policía y helicópteros militares, la carroza fúnebre que trasladaba los restos del primer presidente negro de Sudáfrica avanzó hacia la aldea de viviendas dispersas en medio de verdes montañas.

Domingo 15 de Diciembre de 2013

La carroza que transportaba los restos de Nelson Mandela llegó ayer al pueblo de sus ancestros, Qunu, en la Provincia Oriental del Cabo, donde fue recibida por residentes locales con canciones y bailes antes del funeral de Estado del líder del movimiento anti-apartheid previsto para hoy. Escoltado por la policía y helicópteros militares, la carroza fúnebre que trasladaba los restos del primer presidente negro de Sudáfrica avanzó hacia la aldea de viviendas dispersas en medio de verdes montañas.

   Residentes entonaron el himno nacional de Sudáfrica a medida que el cortejo atravesó el camino desde el aeropuerto de Mthatha, situado unos 700 kilómetros al sur de Johannesburgo. Las multitudes se alinearon en partes del camino para rendir homenaje y ovacionar el paso de la carroza fúnebre.

   Vestidas con los atuendos tradicionales xhosa, la etnia mayoritaria de la zona, grupos de mujeres danzaban y cantaban en su lengua en homenaje al hombre que pagó con 27 años de cárcel su lucha por liberar a los sudafricanos del apartheid. Junto a ellas, hombres, jóvenes y viejos, pero todos con el rostro sombrío, lucían camisetas multicolores con la cara estampada de Mandela y también aguardaban que se iniciara el desplazamiento del cuerpo del líder a lo que será su última morada.

Pompa militar y ritos tribales. Mandela, que murió el 5 de diciembre a los 95 años, será enterrado en Qunu hoy después de un funeral de Estado que sumará la pompa militar con ritos tradicionales del clan abaThembu del emblemático líder. A la ceremonia acudirán jefes de Estado regionales e invitados extranjeros entre los que figuran el príncipe Carlos de Inglaterra y el activista estadounidense pro derechos humanos Jessie Jackson.

   Más temprano, los restos de Mandela fueron escoltado por un avión de combate desde la base aérea de Waterkloof en Pretoria, donde el gobernante Congreso Nacional Africano (CNA) le dijo adiós al “camarada Mandela”, su líder más histórico. La despedida del CNA encabezada por el presidente sudafricano, Jacob Zuma, a la que asistió la viuda de Mandela, Graça Machel, y su ex esposa Winnie Madikizela-Mandela, llegó tras nueve intensos días de duelo y emotividad en Johannesburgo y Pretoria.

   Entre ellos estuvieron las tres jornadas de capilla ardiente en Pretoria de miércoles a viernes, en los que más de 100.000 personas —la mayoría negros pero también muchos negros— hicieron fila durante horas para decir adiós a Mandela. Uno de los nietos de Mandela, Mandla, dio las gracias a quienes llegaron a rendir sus respetos al premio Nobel de la paz.

   En el homenaje del CNA de ayer, el acto más político del período de duelo iniciado a raíz de la muerte de Mandela, los líderes del partido gobernante y de sindicatos afines alabaron a Madiba, calificándolo como un “soldado” y revolucionario decidido.    Todos hablaron ante el féretro de Mandela, envuelto en la bandera verde y amarilla del CNA en un hangar del aeropuerto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS