Edición Impresa

Mañana llega a los cines de Rosario la comedia "Mi gran oportunidad"

Estreno. La increíble historia de una voz privilegiada y un sueño cumplido. La película refleja la vida del tenor Paul Potts, que pasó de vender celulares a convertirse en un éxito después de ganar un concurso de televisión.  

Miércoles 02 de Julio de 2014

Allá por 2007, Paul Potts era un tímido vendedor de un negocio de celulares durante el día y un cantante de ópera amateur por la noche. Pero su vida cambió por completo cuando ganó la final del programa de televisión "Britain's Got Talent", en la que sorprendió con su interpretación de "Nessun Dorma", de Puccini. El video de dicha presentación rebasó los 100 millones de visitas en Internet y el éxito de Potts se transformó en un fenómeno. Esta es la historia que cuenta "Mi gran oportunidad", la película que se estrena mañana en los cines de Rosario. El director del filme es David Frankel, quien estuvo detrás de muy buenas comedias como "El diablo viste a la moda", "Marley y yo" y "¿Qué voy a hacer con mi marido?".

"Mi gran oportunidad" es también la historia del hijo de un obrero metalúrgico del sur de Gales, quien desde muy chico se enamoró de la ópera y que, a pesar del bullying, el escepticismo y las dificultades físicas, jamás bajó los brazos. En ese sentido, la película difunde el mensaje de nunca rendirse, según enfatizó el mismo cantante, que colaboró en la creación del guión. "Con el guionista (Justin Zackham) tuve una pequeña conversación acerca de lo que sucedió en mi vida y las partes que queríamos que fueran abordadas", explicó Paul Potts. "No quería que la cinta fuera tomada seriamente, quería que fuera una comedia. Cuando tenés una comedia el mensaje termina permeando de una manera inesperada", indicó sobre el filme.

Momentos duros. Más allá del tono de comedia, la película refleja momentos duros en la vida del vocalista. Desde los seis años, a Paul lo molestaban sus compañeros por ser pobre. Para escapar de quienes lo hostigaban, se unió a clubes de música y se refugió aún más en su amor por el canto. A pesar del estímulo de sus padres y de su profesor de música, Philip Weaver, la confianza de Paul en sí mismo disminuyó considerablemente. A los 14 años, mientras corría a la escuela para la práctica de coro, Paul se estrelló contra un andamio, dañando gravemente un diente y dejándolo con una sonrisa imperfecta. Cuatro años más tarde, una semana antes de sus exámenes pre-universitarios, un auto lo atropelló, rompiéndole una vértebra y ocasionándole severas contusiones. Como consecuencia, debió suspender sus exámenes y tuvo que permanecer un año adicional en la escuela.

"Nunca me frustré por el bullying que sufrí y mucho menos culpé a nadie", dice ahora. "Ese acoso de mis compañeros en la escuela me hizo hacerme retraído y un poco tímido. Pero me ayudó a formarme un carácter más noble, menos rencoroso. El bullying es horrible, y te sentís muy solo si nadie te entiende. Afortunadamente, yo conté con el apoyo de mi familia", recordó el tenor de 42 años en una entrevista.

Lección de vida. "Mi gran oportunidad" aborda pasajes conmovedores, pero también incluye algunas reflexiones sobre la justicia. "Es la lección de la vida, cada quien tiene lo que se merece. Si hacés bullying, no esperés que te vaya bien", apuntó el cantante. "El consejo que le doy a los niños o adolescentes que lo sufren es que busquen a los adultos en quienes confían. Siempre habrá alguien que los pueda escuchar", señaló.

El gran refugio del tenor siempre fue la música clásica. Su primera experiencia intensa la vivió a los 11 años, cuando escuchó la banda sonora de la película "E.T., el extraterrestre" y quedó encantado. "Me envolvió. Ahorré dinero para comprar el disco y lo dirigía con una de las agujas de coser de mi mamá", recordó.

Con una fortuna estimada en más de 5 millones de libras y residente de su natal Port Talbot, el aficionado a la ópera encontró sorprendente que hubiera productores interesados en contar su historia. "Algunos amigos me decían que la hiciera, y cuando se acercaron a mí para proponérmelo, no entendía bien por qué querían hacerla. La única condición que puse fue que se hiciera con corazón y que tuviera un aspecto positivo. Y quedé fascinado con el resultado", aseguró.

La película formó parte del programa de exhibiciones estelares del Festival de Cine Internacional de Toronto y contó con la asistencia de quien personificó a Potts, el actor James Corden. "Es un tipo genial, muy simpático, talentoso en extremo. Mi mujer dice que no es tan guapo como Brad Pitt, pero sí más guapo que yo", contó Potts entre risas. En el filme también participan los actores Alexandra Roach, Julie Walters, Mackenzie Crook y Colm Meaney.

“La música clásica es más accesible de lo que se cree”

A pesar de haber colocado un álbum en el número uno de los charts, de tener una película que retrata su vida y de haber publicado una autobiografía, Paul Potts asegura que está lejos de sentirse como una estrella de rock. “Es increíble descubrir que hay tanto interés en mí, pero ¿un rockstar? No, yo no”, admitió. Sin embargo, el cantante considera que hizo un gran aporte al mundo de la música: el de romper con la concepción de que la música clásica y la ópera deben ser elitistas. “La música clásica es más accesible de lo que la gente cree”, señaló. “Aún hay una concepción de que (la ópera) es cara y elitista, pero creo que la ópera no es necesariamente cara. Esa es la impresión que da, pero hoy en día no es tan caro ir a la ópera. Al viajar por el mundo hago lo mejor para llevar una oferta musical accesible y una ópera asequible. Con mi música la gente se introduce a una bella forma de arte que toma distintas direcciones y que tiene mucho que ofrecer”, afirmó.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS