Edición Impresa

Maduro y la oposición se preparan para medir fuerzas

Se eligirán 337 alcaldes y 2523 concejales. La abstención rondaría el 40 por ciento y debilitaría las propuestas de Capriles

Domingo 08 de Diciembre de 2013

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, enfrentará su primera prueba de fuego sólo 7 meses después de haber ganado con las elecciones municipales de hoy, que serán un termómetro del apoyo de los venezolanos a sus medidas para resolver los problemas económicos. Aunque se trata de comicios locales, las elecciones para renovar 337 alcaldes y 2.523 concejales también medirán si la oposición mantiene el apoyo cosechado en las presidenciales de abril, que perdió por poco margen frente al socialista Maduro. Con esas elecciones presidenciales, Venezuela quedó dividida entre los que respaldan al sucesor del fallecido Hugo Chávez y los que creen que el país debería tomar otro rumbo.

A los temas clásicos de las campañas municipales como el tráfico, la recolección de la basura o la construcción de espacios recreativos se han sumado tópicos como el alza de precios, la escasez o la corrupción, que son más bien de alcance nacional. Esto ha causado que las elecciones tengan un alto nivel de polarización, como suele ser habitual en Venezuela, y según distintos estudios de opinión la abstención rondaría el 40 por ciento,

Para muchos opositores, un triunfo hoy podría representar el primer paso para un cambio de gobierno o al menos un golpe a la legitimidad de Maduro, quien se impuso por menos de 1,5 punto porcentual en las elecciones presidenciales de abril al opositor Henrique Capriles Radonski, quien se negó a reconocer el resultados tras denunciar "irregularidades" y ha liderado la campaña proselitista opositora. Sin embargo, el canciller venezolano Elías Jaua descartó que estos comicios fueran un plebiscito sobre la gestión de Maduro, ya que considera que el tema quedó dirimido en las presidenciales. "Aquí ya hubo elección presidencial 14 de abril y resultó electo Nicolás Maduro", dijo Jaua, por lo que descartó que los resultados de estos comicios puedan alterar la posición del mandatario.

Caracas, en la mira. El principal reto para ambos bandos será hacerse con el control de las grandes plazas en Caracas, Maracaibo, Valencia, Barquisimeto y Puerto La Cruz, donde la oposición buscará hacerse fuerte, mientras en las zonas rurales es previsible que se imponga el chavismo. Maduro, un ex sindicalista de 51 años, retomó el encendido discurso de su antecesor y el intervencionismo del Estado en la economía pero no ha logrado tener la extraordinaria conexión del carismático Chávez con los venezolanos más pobres. Desde que asumió, tuvo que lidiar con una inflación que roza el 55 por ciento anual, desabastecimiento de productos básicos como harina o papel higiénico, débil crecimiento económico y fallas en los servicios públicos. Para atacar el alza de precios y la supuesta especulación de la que acusa a empresarios, ordenó en las últimas semanas bajar los precios en miles de tiendas y puso límites a los costos de los alquileres comerciales. El mandatario acusa a sus rivales de tratar de desestabilizarlo con una "guerra económica", pero la oposición dice que la situación es resultado de muchos años de malos manejos y que las recientes medidas adoptadas por el gobierno son populistas e insuficientes.

El líder de la oposición, el gobernador y ex candidato presidencial Henrique Capriles, asegura que estas elecciones son un examen a la gestión de Maduro. El presidente ha apostado fuerte, impulsando candidaturas de hombres del oficialismo de alto perfil, como el ex ministro de Comunicaciones Ernesto Villegas para alcalde metropolitano de Caracas o el ex vicepresidente Jorge Rodríguez para retener el municipio de Libertador, que controla la otra parte de la capital. Aunque las encuestas pronostican una carrera peleada, algunas medidas tomadas por Maduro podrían darle ventaja al oficialismo, de acuerdo con especialistas. "En términos de votos totales, las encuestas hasta octubre mostraban una situación cerrada", dijo el analista Luis Vicente León, de la encuestadora Datanalisis. "Sin embargo, los acontecimientos recientes podrían jugar a su favor (de Maduro) en términos de popularidad", añadió.

 

Economía, tema central. El debate para las municipales estuvo dominado por la economía, que se ha convertido en la principal preocupación para los 19 millones de venezolanos empadronados. Pero Maduro confía en un triunfo. "Prepárense para los resultados del domingo; ya está escrita la victoria de la patria. Lo que falta es tocar el botón para imprimir las actas, porque eso está escrito en el corazón y en la mente de la mayoría de los venezolanos que queremos paz", dijo el mandatario. Capriles, por su parte, convocó a sus adeptos a acudir masivamente a las urnas para convertir las municipales en un voto contra Maduro. "Hasta ellos saben que este país cambió y que saben muy bien lo que va a pasar en las elecciones del 8 de diciembre si el pueblo sale a votar", auguró Capriles. Pero el ausentismo tradicionalmente alto en este tipo de comicios podría debilitar la propuesta del opositor. En las últimas municipales, en 2008, la abstención llegó al 34,1 por ciento y las encuestadoras calculan que hoy la cifra rondaría el 40 por ciento.

Triunfo para ambos. Como habrá tantas maneras de interpretar los resultados —porcentaje de alcaldías, alcaldías emblemáticas y número de votos totales— se espera que cada bando cante victoria. Si se toma el número de alcaldías, las probabilidades de triunfo favorecen al "chavismo", según analistas. Pero la oposición podría conquistar alcaldías adicionales a las 57 que controla hoy, e incluso ganar en varias grandes ciudades. Sin embargo, la treintena de partidos opositores agrupados en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no podrán clamar victoria si no obtienen dos trofeos clave: Caracas y Maracaibo, las dos ciudades más pobladas del país petrolero. Como Caracas cuenta con dos representantes (el alcalde Mayor y el alcalde del distrito Libertador) y las encuestas vislumbran resultados cruzados, el bando que logre ganar Maracaibo tendrá más argumentos para declararse vencedor. Algunos observadores y grupos opositores se quejaron del uso de recursos públicos y apariciones en los canales de televisión del Estado para favorecer candidaturas oficialistas.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS