Edición Impresa

Maduro rechazó la propuesta opositora de poner un mediador

Corina Machado regresó a Venezuela y calificó de ilegal su destitución como diputada. Planea asistir a la próxima sesión parlamentaria.

Jueves 27 de Marzo de 2014

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo ayer que la oposición "no tiene palabra", al rechazar la propuesta que hizo la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática a una misión de la Unasur de un mediador para superar la crispación política por las protestas contra el gobierno. "El secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo dijo que necesitaba un mediador. Yo digo que para reunirme con la MUD necesito un notario público para que escriba todo lo que dicen. No tienen palabra. Yo convoco a los notarios públicos del país", dijo en una concentración de simpatizantes del gobierno en honor al fallecido mandatario Hugo Chávez. Maduro señaló que seguirá llamando a la oposición a conversar, pero señaló que "ellos no quieren diálogo y no quieren paz". Agregó que la oposición debe comprometerse a "dejar la violencia, a dialogar y trabajar por los grandes problemas del país" y acabar con las protestas contra el gobierno, que han dejado 35 muertos y cientos de heridos. Aveledo propuso a la misión de cancilleres de Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), que visita Venezuela, que un mediador sería útil ante la desconfianza que tiene la MUD ante la palabra del gobernante.

En tanto, la diputada opositora venezolana María Corina Machado regresó ayer a Venezuela desde Lima con ímpetu para reclamar su condición de legisladora, después que el oficialismo en la Asamblea Nacional (Congreso) la removiera de su asiento sin un proceso judicial. "Soy diputada porque así lo quiere el pueblo venezolano y así lo seguiré siendo. El presidente de el Asamblea, Diosdado) Cabello tiene que respetar la Constitución. A los diputados los elige el pueblo y no puede quitarlos cuando le da la gana", dijo a los periodistas.

Desafuero. Machado regresó de Lima acompañada por los diputados peruanos Luis Galarreta, Cecilia Chacón y Martín Belaunde, quien además es el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso. Según manifestó Chacón, miembro del partido opositor Fuerza Popular, decidieron acompañar a Machado para "verificar que todos sus derechos sean respetados como diputada y como ciudadana".

Cabello dijo que Machado dejó de ser diputada cuando aceptó la designación como embajadora alterna de Panamá en la Organización de Estados Americanos (OEA), donde intentó sin suerte exponer el visión de la oposición sobre las protestas contra el gobierno, que después de mes y medio han dejado 35 muertos y cientos de heridos. El oficialismo dio el martes por destituida a Machado del foro legislativo y su curul en la cámara fue desmontado. Incluso le quitaron el distintivo de diputada con su nombre. Según Cabello, Machado violó la Constitución al aceptar ser embajadora alterna de Panamá, al que calificó como un gobierno "hostil", recordando que el presidente Nicolás Maduro rompió relaciones con el país centroamericano por su intento de llevar a debate al Consejo Permanente de la OEA la situación política venezolana. La bancada opositora reclamó la "destitución" que impuso la mayoría oficialista en la Asamblea y presentó un recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia en defensa de su cargo.

El martes, el mandatario bolivariano avaló la posición del oficialismo venezolano respecto a la diputada, contra quien solicitaron una investigación sobre su supuesta responsabilidad en la instigación de las protestas violentas contra el gobierno. "Si el precio que tengo que pagar para que nuestra voz sea escuchada en el mundo es esta persecución y esta amenaza lo pago una y mil veces, pero yo soy diputada y lo seguiré siendo", advirtió Machado, que aseguró que a pesar de todo asistirá a la próxima sesión de la Asamblea Nacional.

Reformas de Raúl Castro

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS