Edición Impresa

Maduro obliga a vender viviendas alquiladas a sus inquilinos

Una normativa ordena a los propietarios de unidades con 20 ó más años de alquiler que las vendan a los arrendatarios.

Martes 01 de Abril de 2014

Agobiado por dos meses de protestas callejeras, el gobierno venezolano de Nicolás Maduro radicaliza su política contra la propiedad privada. La Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Viviendas dictó normas para que los propietarios de departamentos con 20 años o más dedicados al alquiler los vendan a sus arrendatarios. La medida es sin opción y bajo pena de fuertes multas, que llegan a la expropiación.

El proceso de oferta de los departamentos deberá iniciarse en un lapso de 60 días hábiles contados desde el 28 de marzo de 2014, de acuerdo a la resolución del Ministerio de Vivienda publicada en la gaceta oficial. Para solicitar el justo valor de las viviendas deberá presentarse documentación ante la Superintendencia Nacional de Arrendamientos de Viviendas. Entre otras exigencias, deberá probarse que se ha inscripto el alquiler en el Registro Nacional de Arrendamiento de Vivienda, un régimen que no existe en casi ningún país de la región. El Estado exige además cosas tales como permiso de construcción del inmueble, fotografías de las cuatro fachadas, de los ascensores, de los ductos de basura, de las escaleras de acceso de cada piso. En caso de que los propietarios no cumplan con estas numerosas exigencias, deberán pagar una multa de 2.000 unidades tributarias (254.000 bolívares o unos 40.317 dólares a la cotización oficial de 6,3 bolívares por dólar) por cada departamento no ofrecido a sus inquilinos. La multa deberá ser pagada en los cinco días hábiles siguientes. Si reincide en la sanción, se duplicará la multa.

Esta dura política parece dirigida a ganarse el apoyo de los inquilinos. Ante la crisis económica galopante, combinada con una inseguridad que causa 24.000 homicidios anuales, el chavismo parece decidido a tomar las medidas que sean necesarias. La decisión sobre los departamentos en alquiler recuerda a las "ventas" forzadas de electrodomésticos a precios rebajados en un 50 por ciento o más ordenadas por Maduro a fines del año pasado, a pocas semanas de unas elecciones municipales. La medida provocó el cierre de muchos comercios del ramo, que fueron literalmente asaltados.

Más represión. Entretanto, el gobierno decidió terminar con la resistencia civil en San Cristóbal, la ciudad del oeste del país que es cuna de las manifestaciones. Allí, un masivo y duro operativo con guardias nacionales (policía militarizada) logró terminar con los bloqueos de calles. Pero la ciudad sigue en estado de agitación. El jefe del denomiando comando operacional de la fuerza armada, Vladimir Padrino, proclamó: "Acabamos toque de queda impuesto por el terrorismo sin víctimas", escribió en Twitter. Participaron unos 250 efectivos militares y policiales, que detuvieron a 11 personas, informó el jefe de la Policía Nacional, Manuel Pérez.

Un representante de la ONG Foro Penal y un periodista independiente en San Cristóbal confirmaron la información, pero cifraron en 20 los detenidos. Raquel Sánchez, de Foro Penal, aseguró que las zonas fueron recuperadas, luego de horas de un "despliegue desproporcionado" de la fuerza pública, pero estimó que las protestas continuarán. Génesis García, líder estudiantil de la Universidad Católica, dijo que a pesar de la "militarización" del Estado, "obviamente vamos a seguir manifestando. Estamos evaluando la situación para reactivar las trincheras de la libertad".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario