Edición Impresa

Maduro gobernará Venezuela por decreto durante un año

El Congreso sancionó la ley habilitante que otorga al Ejecutivo poderes especiales para combatir la inflación y el desabastecimiento.

Miércoles 20 de Noviembre de 2013

La Asamblea Nacional de Venezuela concedió ayer facultades al presidente Nicolás Maduro para gobernar por decreto durante un año, algo que el mandatario asegura necesita para regular la economía y combatir la corrupción pero sus adversarios critican como una concentración excesiva de poder. Después de un acalorado debate, el Parlamento, de mayoría oficialista, dio luz verde a la "ley habilitante" que le permitirá al heredero del fallecido Hugo Chávez legislar sin tener que someter sus propuestas al Congreso.

La norma fue aprobada con la estricta mayoría calificada de 99 votos del legislativo unicameral, que el oficialismo pudo reunir la semana pasada, luego de que se allanara la inmunidad parlamentaria de una diputada opositora y ésta fuera reemplazada por su suplente oficialista. Sólo tras haber destrabado esa restricción, el oficialismo introdujo el debate de la ley que Maduro había pedido formalmente el 8 de octubre. El proyecto fue aprobado en primera discusión el jueves pasado y, tras pasar a una comisión que debía elaborar un dictamen, ayer fue sancionada y girada al Ejecutivo para su promulgación y su publicación en la Gaceta Oficial. Se espera que el mandatario haga importantes anuncios a la brevedad.

Las dos primeras leyes que aprobará el Ejecutivo son una para fijar los márgenes máximos de ganancia a las cadenas productivas y otra que creará un nuevo marco para regular las importaciones y promocionar las exportaciones, adelantó el mandatario. "Pido unión a todo el país para seguir consolidando la ofensiva económica y proteger al pueblo contra los capitalistas usureros que lo roban", escribió ayer Maduro en su cuenta de Twitter.

Maduro, que ganó las elecciones presidenciales de abril por estrecho margen, lanzó días atrás una ofensiva contra diversos comercios para que rebajen sus precios a lo que considera un nivel justo. La medida estuvo empañada por algunos saqueos y la detención de un centenar de empresarios, pero el presidente aseguró que esa es la fórmula para domar la inflación que ya roza el 55 por ciento anual. Seguidores del chavismo marcharon desde la Asamblea al Palacio presidencial de Miraflores para celebrar la aprobación de los poderes especiales, en un acto simbólico donde entregarían la norma al mandatario.

Período electoral. El aval a la ley habilitante coincide con el inicio de la campaña para las elecciones municipales del 8 de diciembre, consideradas por analistas como un termómetro para medir la gestión de Maduro y la popularidad del oficialismo a ocho meses de la muerte de Chávez.

A pesar del optimismo gubernamental, la oposición cree que la ley será insuficiente para controlar la inflación y los demás problemas económicos del país petrolero, como el desabastecimiento y el débil crecimiento. "La verdadera intención de la solicitud de una ley habilitante ha sido la de hacer creer que el gobierno de Nicolás Maduro no es el principal responsable de los problemas económicos y sociales que sufren los venezolanos", dijo la oposición agrupada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). "El Ejecutivo quiere mayores poderes para acentuar la persecución política", agregó en un comunicado.

Maduro acusa a la oposición de estar detrás de la alarmante inflación y el dramático desabastecimiento con el objetivo de llevar al país miembro de la Opep a una "guerra económica" y desbancarlo a él del poder. En octubre solicitó a la Asamblea aprobar la habilitante, pero el trámite se dilató porque el oficialismo no contaba con los 99 diputados necesarios para pasar la ley por lo que tuvo que destituir a una opositora con cuyo reemplazo alcanzó los votos necesarios.

Durante los 14 años que estuvo al frente de Venezuela, Chávez gobernó bajo el amparo de cuatro leyes habilitantes transitorias: por seis meses en 1999, por un año en 2000, por 18 meses en 2007 y por otros 18 meses en 2011.

Durante esos lapsos, el fallecido líder socialista aprobó cerca de 200 decretos con rango de ley. Entre ellos, los que permitieron nacionalizar el sector petrolero, una reforma agraria y otro que elevó el número de magistrados del Tribunal Supremo de Justicia. La oposición acusó entonces a Chávez de "autócrata".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS