Edición Impresa

Macri: "Yo jamás haría política con los hijos de otro candidato como hace Massa"

El jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y candidato a presidente de la Nación dijo "nunca pensé que" el diputado del Frente Renovador "iba a caer tan bajo".

Domingo 06 de Abril de 2014

Mauricio Macri parece quebrarse emocionalmente casi promediando la entrevista con La Capital, ante una pregunta de coyuntura referida a los dichos de Sergio Massa, quien se diferenció del jefe de Gobierno porteño diciendo que sus hijos "vivían en el país". Macri baja la mirada, traga saliva y rompe su discurso estructurado. "Yo jamás haría política con los hijos de otro candidato. Mis hijos viven acá, son mayores de edad y deciden dónde viven. Más que violar un código, me decepcionó. Nunca pensé que iba a caer tan bajo".

Tras un día de recorrida por Rosario visitando, incluso, a un grupo familiar que por medio de Facebook lo invitó a su hogar, Macri confirma su vocación presidencial, reivindica al PRO como "lo nuevo" de la política argentina y admite que desde hace un año la presidenta de la Nación, Cristina Fernández, le "atiende el teléfono".

—¿Hay posibilidades de que el PRO forme parte de una interna abierta con el Frente Amplio Unen, como pide Elisa Carrió?

—Tengo la misma opinión de siempre. Creo en la necesidad de convencer y abrir los corazones de los argentinos a favor de un grupo de gente distinto: que no haya gobernado, que no haya tenido responsabilidades en estos últimos 30 años en donde siempre gobernaron los mismos. Más allá de tener buen diálogo con todos los sectores de la política, porque el día después de ganar hace falta convocar y fijar políticas de Estado. Pero lo nuestro va por el cambio. Lo que pasó en Mendoza; expresando la vocación de cambio, salimos segundos. Súmele Rosario, Santa Fe, segundos en Córdoba por un punto, en Córdoba Capital segundos por un punto y medio, Paraná. Acá se viene un cambio, algo está naciendo.

—¿Pero no hay chances de que el no peronismo participe en un mismo espacio en 2015?

—Va a haber mucha coordinación en las políticas de Estado, eso seguro. Ellos están intentando organizar su espacio y nosotros seguimos con la Tercera Vía, que es mucho más que una propuesta política, es otra forma de hacer política, enfocada en hacer, dialogar y construir para solucionarles los problemas a los argentinos.

—Se le escucha decir desde hace tiempo que viene algo diferente, pero hoy por hoy son dos candidatos peronistas los que ingresarían al ballottage según las encuestas: Massa y Scioli.

—Bueno, vamos a ver. Yo creo que el peronismo, el PJ, es responsable de estos 30 años sin infraestructura, sin seguridad, sin educación. Sería una locura que la gente apostase a los mismos, volver a renovarles la confianza.

—Hay un corrillo político que indica que Cristina preferiría tenerlo a usted como presidente en 2015 si es que no gana el kirchnerismo, como una especie de contraplano ideológico. Le habrá llegado ese rumor.

—Sí, lo escuché, pero voy a ser presidente porque la gente se cansó y va en busca de un cambio, no porque le convenga al kirchnerismo. Aunque, debo decirle que festejo que finalmente pueda dialogar con la presidenta para resolver los problemas de la gente.

—¿Cristina ahora le atiende el teléfono?

—Desde hace un año, y desde ese tiempo hemos resuelto problemas importantes como la autopista hacia el norte, ferrocarriles, subte, medio ambiente. Así debió haber sido siempre.

—¿Nota un cambio de trato hacia usted de todo el gobierno nacional?

—Noto que el país respeta lo que hemos hecho en la ciudad, una gestión distinta. La política tiene que tener un compromiso con el hacer, basta de "piripipí".

—¿La nueva agenda, con temas prioritarios como inseguridad y violencia, está complicando a los gobiernos progresistas?

—Claramente es así. ¿Cuánto hace que vengo hablando de la necesidad de un plan integral de seguridad? Y eso nunca fue puesto como prioridad desde la Nación. Patrulleros sin nafta, chalecos vencidos, policías sin preparación y con sueldos de hambre; jueces que sueltan a los delincuentes sistemáticamente, los programas de inclusión que no funcionan y escuelas públicas que expulsan a los alumnos.

—¿En la ciudad de Buenos Aires es diferente?

—La Metropolitana se ha jerarquizado desde el mismo momento de su creación; la escuela pública también y es el único distrito que aumentó la matrícula estatal respecto de la privada. Arreglamos las escuelas, pusimos inglés desde primer grado, computadoras. Eso es calidad educativa.

—¿Cuánto cobra de sueldo inicial un policía de la Metropolitana?

—Un 30 por ciento más que en el resto del país. Es elemental. La institución policial tiene que tener un lugar de dignidad, de respeto, que arranca desde la formación, el equipamiento, el salario, el cuidado de la familia y el respeto como actitud. Yo voy personalmente al hospital cuando hieren a un policía de la Metropolitana. Y recuerden que cuando arrancamos nos dijeron que era imposible formar una policía desde cero. Ahora es el modelo a seguir.

—Algunos funcionarios santafesinos dicen que los índices de criminalidad son diferentes porque usted tiene en Capital Federal a la Gendarmería, Prefectura, la Federal y la Metropolitana...

—Nosotros emprendimos el camino de formar una policía desde cero. Y nadie nos dio la plata, la sacamos de nuestro presupuesto, porque administramos bien. Nosotros nos adelantamos porque sabíamos que la seguridad era la prioridad. Eso debió haber hecho el socialismo en Santa Fe, invertir.

—¿Le sorprenden los índices de violencia en Rosario con los coletazos del narcotráfico?

—Me duele. Conozco mucho a Rosario, vengo reiteradamente. Y en la Argentina que sueño ocupa un lugar fundamental. El país necesita una Rosario potente, vigorosa, dinámica.

—Massa dijo que sus hijos vivían en el país, contraponiéndose a declaraciones suyas cuando afirmó que le dio tranquilidad que su hija haya decidido vivir en el extranjero por la inseguridad en Argentina. ¿Se complicó la relación?

—Nosotros apoyamos el frente para evitar cualquier reforma constitucional, pero lamentablemente Massa eligió ir por el camino de lo ya existente. Ahora este contrapunto demuestra otra diferencia enorme: yo jamás haría política con los hijos de otro candidato. Mis hijos viven acá, son mayores de edad. Tienen más de 25 años. Lamentablemente a Gimena la asaltaron seis veces antes de que se haya ido a hacer un perfeccionamiento a San Francisco, ella es pintora. Que quede claro, antes que jefe de Gobierno soy padre. Mis hijos hacen una vida normal y están expuestos a lo que estamos expuestos todos. A mí y a mi hermana nos secuestraron.

—¿Massa violó un código al hablar de sus hijos?

—Más que violar un código, me desilusionó. Nunca pensé que iba a caer tan bajo para hacer política. Pero bueno, cada cual que se haga cargo de lo que hace.

—En estos contactos cara a cara con ciudadanos, ¿cuál es la principal demanda?

—Seguridad e inflación. La violencia y la droga, pero además no alcanza el sueldo para llegar a fin de mes. La inflación es el impuesto más perverso que puede cobrar un gobierno.

Una vez dijo que si no es presidente volvía a su casa, que no quería ser diputado o senador...

—No, seguiré adelante en el partido, con el PRO. Será uno de los espacios con más representación de la política argentina.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario