Edición Impresa

Luz: tras el fin del congelamiento ya empiezan a estudiar aumentos

Santa Fe aún no lo define pero en Córdoba, por ejemplo, ya preparan un aumento del 29 por ciento para el año que viene y en Río Negro del 20 por ciento en el mismo periodo.

Viernes 21 de Noviembre de 2014

Tras conocerse que los gobiernos provinciales podrán determinar "de forma autónoma" a partir del 1º de enero próximo sus tarifas energéticas, en algunas provincias ya comenzaron a afinar los lápices. Mientras en Santa Fe aún no hay definiciones, Córdoba tiene listo un aumento del 29 por ciento en sus boletas de luz que comenzará a regir en 2015 y una suerte parecida correrá Río Negro, que acordó una suba escalonada del 20 por ciento.

Los gobiernos provinciales podrán determinar "de forma autónoma" a partir del 1º de enero próximo el valor de sus tarifas eléctricas, ya que a fin de año expira el convenio entre Nación y provincias que había congelado los valores.

En su habitual rueda de prensa matinal, el jefe de Gabinete nacional, Jorge Capitanich, había ubicado a Santa Fe como uno de los distritos "que lidera las tarifas energéticas a nivel nacional, en detrimento del poder adquisitivo de los consumidores y usuarios".

El gobierno santafesino prefirió no contestarle y evitó expedirse sobre una futura actualización tarifaria. "Se analizará más sobre el filo de fin de año", dijo un vocero de la Casa Gris.

Mientras tanto, el Ente Regulador de Servicios Públicos (Ersep) de la provincia de Córdoba tiene lista para su aprobación en la segunda semana de diciembre el aumento de casi el 29 por ciento promedio en la tarifa eléctrica.

El mismo comenzará a regir en 2015.

A lo largo de 2014 la empresa eléctrica cordobesa se abstuvo de solicitar incrementos tarifarios, ya que desde marzo rige un acuerdo con la Nación que congeló los valores de las boletas. A cambio, la provincia mediterránea recibió obras por unos 300 millones de pesos.

Otra provincia que también mete presión con las subas, post congelamiento con Nación, es Río Negro. Allí, el gobernador Alberto Weretilneck y la empresa Edersa acordaron un incremento tarifario escalonado del 20 por ciento en promedio.

El argumento acordado entre las partes (gobierno, ente regulador y empresa) obedece a la absorción de los costos laborales que la Edersa efectuó en 2012 y 2013, y al incremento de los costos operativos afectados por la inflación.

Esos costos se trasladarán a la tarifa como una suerte de derecho adquirido previo a la firma con Nación del convenio de Convergencia Tarifaria. Sin embargo, merced a esta acuerdo se harán una serie de inversiones de acuerdo con un listado consensuado entre Río Negro, la Casa Rosada y Edersa. Este plan prevé unos 225 millones de pesos en un trienio.

Los recursos que Edersa cobrará a partir del reconocimiento tarifario a los mayores costos laborales y operativos serán afectados al plan de inversiones, al igual que los montos que gire la Secretaría de Energía de la Nación.

En su habitual mensaje matinal desde Casa Rosada, Capitanich había advertido que "el acuerdo de convergencia ha incluido a todas las jurisdicciones provinciales, porque observamos profundas asimetrías en el costo tarifario de energía eléctrica".

En tal sentido, el funcionario subrayó que Santa Fe y Córdoba "lideran las tarifas energéticas a nivel nacional".

 

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario