Edición Impresa

Lula se embanderó con Petrobras para impulsar la campaña de Dilma

El ex presidente transformó un "acto de defensa" de la petrolera estatal en un mitin de campaña en el que reivindicó su gestión.

Martes 16 de Septiembre de 2014

Vistiendo la camisa naranja de los obreros de Petrobras, el expresidente Lula dio, junto a miles de sindicalistas y militantes del oficialismo, un "abrazo simbólico" a la petrolera estatal, en lo que fue de hecho un acto político para impulsar la reelección de la presidenta Dilma Rousseff. Lula usó abiertamente a Petrobras de plataforma para un acto partidario, en el que ondeaban las banderas del PT y de sus partidos aliados. La defensa de Petrobras resultó una excusa para atacar a Marina Silva, la ecologista que amenaza con destronar al PT y a Rousseff en las elecciones presidenciales de octubre próximo.

Agitando banderas rojas y gritando consignas contra la presidenciable Silva —hoy en empate técnico con Rousseff— unos 6.000 sindicalistas y militantes "petistas" participaron en el acto. "Quien está contra la riqueza del (yacimiento) presal está contra la riqueza de Brasil", disparó el ex presidente Lula (gobernó entre 2003-2010) y padrino político de Rousseff, en un acto frente al edificio central de Petrobras, la mayor empresa de Brasil. "El petróleo es el futuro de este país", afirmó Lula. El yacimiento "presal", descubierto en el mar litoral brasileño en los años de la presidencia de Lula, es la mayor riqueza natural no renovable de Brasil. Las inversiones de Petrobras, que cuenta con 80.000 empleados, representan un 13 por ciento del PBI de Brasil, según los sindicatos petroleros. Pero Marina Silva, candidata del Partido Socialista y convencida ecologista que defiende las energías renovables, ha declarado que si gana las elecciones no dará prioridad a la explotación del "presal". Estos inmensos yacimientos de petróleo submarino fueron descubiertos en 2006, durante el gobierno de Lula, y están a hasta 7.000 metros bajo el suelo marino, debajo una gruesa capa de sal.

Actualmente medio millón de barriles diarios ya son extraídos del presal, yacimientos con los que Petrobras cuenta duplicar su producción de crudo a más de 4 millones de barriles para 2020 y convertirse en un "exportador para todo el mundo", apuntó ayer Lula. Cuando se descubrió el presal, "me decían que Petrobras no tenía la tecnología necesaria para sacar ese petróleo", a más de 7 km de profundidad, recordó Lula. "En ocho años sacamos del presal más petróleo que en los primeros 31 años de vida de Petrobras", agregó.

Los sindicalistas de Petrobras y el PT defendieron una ley aprobada por Lula que fija en 60 por ciento el componente mínimo local de toda operación ligada al presal, y que es criticada por los mercados y las empresas extranjeras. Petrobras es también por ley operadora única del presal y tiene como mínimo un 30 por ciento de participación. La petrolera es estatal, pero tiene la modalidad de gestión y el management de una empresa privada. Existe una ley aprobada por Rousseff en 2013 —tras masivas manifestaciones callejeras— que destina las regalías del petróleo a educación y salud.

Lula salió "en defensa de los trabajadores de Petrobras", que se ha convertido en tema de campaña tras conocerse el pago de coimas que beneficiaron al gobernante PT, en el poder desde hace 12 años. Un ex director de Petrobras, Paulo Roberto Costa, encarcelado por pertenecer a una inmensa red de lavado de dinero, denunció recientemente a más de 50 legisladores, en su mayoría del PT y de partidos de la coalición gobernante. Las denuncias han caído en bandeja a los rivales de Rousseff, que señalan que Petrobras fue "asaltada" por el PT, partido con una larga "tradición" de corrupción desde 2003. Buena parte del gabinete de Lula fue condenado por corrupción, así como de la cúpula del PT.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario