Edición Impresa

Luego de las críticas de Cristina, Juan Carlos Fábrega se fue del Banco Central

La jefa de Estado había deslizado su connivencia con financistas y cueveros. Fue reemplazado por Alejandro Vanoli, economista heterodoxo que venía conduciendo la Comisión Nacional de Valores (CNV).

Jueves 02 de Octubre de 2014

El presidente del Banco Central de la República Argentina (BCRA), Juan Carlos Fábrega, presentó ayer su renuncia “indeclinable” y, de inmediato, fue reemplazado por Alejandro Vanoli, un economista heterodoxo que venía conduciendo la Comisión Nacional de Valores (CNV).
  En un breve contacto telefónico con los periodistas acreditados en la Casa Rosada, el secretario de Comunicación Pública y vocero presidencial, Alfredo Scoccimarro, confirmó los rumores que habían circulado en la jornada.
  Fábrega presentó la renuncia luego de las críticas que le propinó la propia presidenta Cristina Fernández de Kirchner en su discurso del martes. Allí acusó a funcionarios del Central de haber “filtrado” información privilegiada a bancos privados para que pudieran hacer negocios con el dolar “contado con liquidación”, y de estar en connivencia con cuevas financieras en las que se vende el dólar blue.
  Esas declaraciones fueron el detonante de la salida de Fábrega, quien llevaba menos de un año en su cargo. En ese tiempo, acumuló un fuerte desgaste por su enfrentamiento con el ministro de Economía, Axel Kicillof.
  El punto de quiebre se produjo en julio último cuando se frustró la negociación de los bancos privados con los fondos buitre, tendiente a comprarles la deuda. La iniciativa era apañada por Fábrega y  frustrada por Kicillof.
  En rigor, desde que asumió al frente de la autoridad monetaria, Fábrega fue ubicado por la oposición política y corporativa como su hombre en el gobierno de Cristina. Depositario de la bendición de los mercados, era considerado como parte de la línea de resistencia de los bancos y los grandes grupos empresarios nucleados en el Grupo de los 6 a la supuesta radicalización del gobierno nacional. Convertido en su representante virtual, cuando se alcanzó la breve pax cambiaria que sucedió a la devaluación de enero, dictó una conferencia a la que asistió lo más granado del establishment. Allí esbozó una suerte de programa de gobierno.
  Cuando quedó firme el fallo del juez Thomas Griesa a favor de los fondos buitres, la normalización financiera que se había empezado a registrar, dio paso a una dinámica especulativa destinada, entre otras cosas, a acelerar una devaluación. En la medida en que la pelea se agudizó, Fábrega quedó en la mira.
  El martes, siguió desde una de las primera filas el discurso de la mandataria en el que, sin nombrarlo, lo criticó. “En el Banco Central hay más de 80 mil expedientes sobre infracciones a la ley penal cambiaria, de exportadores, de bancos, de financieras, que no se tratan”, disparó la jefa de Estado en un claro cuestionamiento al hasta entonces jefe de la entidad monetaria.
 Vanoli es un incondicional al modelo económico. Es un cuadro del Grupo Fénix, que llegó a la CNV en 2009.

El PRO lo llora

Referentes de la oposición cuestionaron la salida del presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, a la que tildaron como "una mala noticia". El presidente del bloque PRO en Diputados, Federico Pinedo, afirmó que el saliente funcionario "es un hombre serio, por lo que es altamente preocupante su renuncia".

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario