Edición Impresa

Luego de la represión, continúan la tensión y los choques en Egipto

Tras la represión y los disturbios en Egipto del miércoles, que dejaron según números oficiales al menos 638 muertos, hubo ayer nuevos episodios de violencia en todo el país, mientras grupos...

Viernes 16 de Agosto de 2013

Tras la represión y los disturbios en Egipto del miércoles, que dejaron según números oficiales al menos 638 muertos, hubo ayer nuevos episodios de violencia en todo el país, mientras grupos islamistas convocaban para hoy a un nuevo "viernes de la ira" contra el gobierno militar. Los viernes son días en los que los fieles se reúnen para hacer rezos colectivos en las mezquitas. El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer de emergencia y debatía una resolución de condena contra la represión (leer aparte). El gobierno militar egipcio, surgido del golpe del 3 de julio contra el presidente islamista Mohamed Mursi. La represión del miércoles se desató contra los campamentos que habían montado en El Cairo. A su vez, los sectores laicos, que apoyaron activamente el golpe contra el presidente islamista Mursi, se han dividido entre quienes apoyan aún a los militares y los que temen estar dando legitimación a una nueva dictadura militar.

Al menos 638 personas murieron y 3.994 sufrieron heridas desde el miércoles en enfrentamientos en todo el país, desatados por la decisión del gobierno militar de desmantelar por la fuerza dos campamentos de protesta montados por los islamistas que exigen la restitución del derrocado Mursi. También hubo muchos muertos en disturbios en otras partes del país. Los islamistas, en su reacción, quemaron varias iglesias cristianas, otro sector que veía con temor el gobierno de Mursi y su Hermandad Musulmana.

Más violencia.Pese a la gran cantidad de víctimas, la violencia continuó ayer: en el norte de la península de Sinaí, extremistas islámicos mataron a cinco soldados egipcios además de un policía. En Alejandría hubo otros cinco manifestantes muertos. En el barrio cairota de Giza, cientos de islamistas asaltaron oficinas de la administración provincial. Además atacaron varias comisarías, incendiándolas. Las fuerzas de seguridad tomaron a la noche la mezquita de El Cairo donde se encontraban los cadáveres de los manifestantes muertos. La policía controló el lugar, que se había convertido en una morgue gestionadapor los Hermanos Musulmanes, y retiró los cuerpos amortajados en ambulancias.

El Ministerio del Interior instruyó ayer a la policía a disparar con munición de guerra "contra saqueadores y sabotedores". En un comunicado, dijo que la decisión se tomó tras los "ataques terroristas de la organización de los Hermanos Musulmanes contra diferentes instalaciones del gobierno y de la policía en varias provincias".

El gobierno militar sostiene que en los disturbios del miércoles no hubo sólo víctimas de la represión policial, sino al menos 43 policías fallecidos bajo las balas de los islamistas. Según la versión oficial, la represión comenzó con los instrumentos tradicionales: gases lagrimógenos y bastones, pero ante la resistencia armada las fuerzas de seguridad debieron responder con sus armas de fuego.

Del lado de los sectores civiles que dieron su apoyo al golpe militar contra Mursi, el movimiento Tamarrod (Rebelión), que tuvo un rol decisivo en las semanas de masivas protestas que llevaron al golpe del 3 de julio, llamó a crear grupos de autodefensa para hacer frente a la Hermandad Musulmana. El grupo juvenil llamó, según Al Jazeera a "tomar masivamente las calles y formar grupos vecinales de vigilancia en cada calle, para custodiar casas, mezquitas e iglesias". Es que la furia musulmana por la represión se cebó principalmente con las iglesias cristianas. Según medios cristianos egipcios, al menos 35 templos fueron atacados, y algunos totalmente destruidos por los islamistas.

Otra jornada peligrosa.Los islamistas tienen previsto continuar hoy con las protestas, después de las tradicionales oraciones del viernes. Está planeado realizar manifestaciones pacíficas, pero nadie puede garantizar que no haya más violencia e ataques incendiarios, dijo el secretario general del Partido Islamista fundado por la Hermandad, Moamed Abu Samra. Lo ocurrido en El Cairo ha enfurecido tanto a los jóvenes que "podría ser difícil controlarlos", advirtió Abu Samra, que dijo seguir espera "la realización de la gran revolución islámica".

Mohamed Mursi fue destituido por un golpe militar el 3 de julio, luego de semanas de masivas protestas en contra de su gobierno y de los avances del islamismo sobre la sociedad civil y las libertades personales. Mursi está desde entonces arrestado en un lugar desconocido.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS