Edición Impresa

Lucha Aymar: “Voy a dar todo por el oro”

Como tantas veces en esta película que es su vida y lleva su nombre, Luciana Aymar protagonizará un capítulo especial: estará en sus últimos Juegos Olímpicos. Pero allí no quedará la singularidad del caso. Es que Londres, además de ser la última estación de su historia olímpica, es el lugar al que llegará con un objetivo ineludible: la medalla de oro, único lauro que aún le es esquivo.

Lunes 23 de Julio de 2012

Como tantas veces en esta película que es su vida y lleva su nombre, Luciana Aymar protagonizará un capítulo especial: estará en sus últimos Juegos Olímpicos. Pero allí no quedará la singularidad del caso. Es que Londres, además de ser la última estación de su historia olímpica, es el lugar al que llegará con un objetivo ineludible: la medalla de oro, único lauro que aún le es esquivo. "Voy a dejar todo para ganarla", le dijo la capitana de Las Leonas a Ovación. Como premio a su trayectoria formidable, que entre tantos galardones incluyó tres preseas en esta competencia, Luciana será la abanderada de la delegación argentina en la ceremonia de apertura: "Es algo que me llena de orgullo y realmente me hace muy feliz" (ver aparte). Hace algunos meses la propia Aymar había dejado ver que los Juegos también marcarían su retiro del hockey como jugadora. Sin embargo parece que habrá Lucha por un tiempo más: "Todavía no sé qué voy a hacer. Es muy difícil para mí dejar esto que me apasiona tanto", contó. Un indicio de que podría seguir.

Apenas comenzó la nota con Ovación, Lucha pidió disculpas por el tiempo que llevó concretar la entrevista. Si no es la deportista argentina más buscada en la previa de los Juegos, pega en el palo. Pero así y todo se hizo un rato para compartir sus sensaciones: "La ansiedad siempre está porque son Juegos Olímpicos y nos entrenamos tanto para este objetivo que ya quiero que empiece la competencia. Aunque estos, por ser los últimos, me generan un poquito de nostalgia. Me pasó lo mismo con el Mundial (2010) y el Panamericano (2011), donde también sabía que no iba a volver", confió.

De a poco Lucha aprendió a asimilar los duelos que generan las despedidas. Sabe que el final de su carrera está próximo y que cada competencia grande tiene sabor de adiós: "Quiero disfrutar de todo. La previa de los Juegos es muy linda. Pero tengo esa cosa de saber que son los últimos. Viví tantas cosas con la camiseta de Argentina y de repente va llegando mi momento. No puedo creer que todo se haya pasado tan rápido".

Ese "tan rápido" al que se refirió la Maradona del hockey son nada más ni nada menos que sus 17 años en la selección. La mitad de toda su vida. "Tan rápido" se pasó todo que recién durante esta charla Lucha se dio cuenta de que será la única jugadora de la camada que dio origen a Las Leonas (en los Juegos de Sidney 2000, cuando ganaron la medalla de plata) que estará en Londres. "No me lo había puesto a pensar (risas). Es que mientras estás entrenando tanto y jugando torneos no te das cuenta de lo que pasa. El hecho de haberme integrado en cada nuevo grupo me ayuda a no ver todas esas cosas".

En esa capacidad de reinventarse y de mantenerse más allá del paso del tiempo, encontró un móvil para conservar intacto el fuego sagrado. "Con algunas chicas de este plantel me llevo muchos años, pero la química de grupo es la que hace que a pesar de la diferencia de edad nos podamos entender. Lo que traté en estos años y lo trabajé mucho, fue conocer a cada una de las chicas. Creo que lo hice bastante bien porque así como sigo teniendo a mis amigas de antes y de esa camada fundadora, también tengo mi grupo de amigas hoy en este plantel", resumió Lucha.

Con esas amigas y compañeras del equipo que capitanea, la mejor jugadora que dio el hockey de todo el mundo buscará el bendito oro olímpico. Y de conseguirlo, será en el día de su cumpleaños 35, el 10 de agosto, momento para el que está prevista la final del hockey femenino: "¿Cómo me veo esa noche? (risas). Espero que festejando mi cumpleaños y muy feliz. Si sale todo bien voy a celebrar y si las cosas no salen como uno prefiere también voy a estar tranquila porque di todo lo mejor para llegar hasta acá. La medalla de oro es la que me falta y me encantaría ganarla".

Después de eso, con medalla en mano o no, Lucha decidirá qué hace. Casi al punto de una duda existencial deberá optar por darle el cierre a su carrera de jugadora o seguir con Las Leonas. Varias veces habló de irse, pero cerrar la puerta se le hizo imposible. "Este es mi último Juego Olímpico, pero es muy difícil saber si es mi último torneo. No sé si voy a dejar, porque realmente esto me apasiona, me encanta, disfruto de entrenar y de jugar. Después de los Juegos me voy a tomar un descanso y decidiré. Si siento que estoy bien física y anímicamente y el entrenador está de acuerdo, seguiré".

Como siempre, Lucha tendrá en sus manos el control de la historia. Sabrá si quiere seguir agrandando la leyenda que ya es como deportista o si le pone punto final cuando mejor le parezca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario