Edición Impresa

Luces de alerta en el pasaje Gould

Tras la caída ante Belgrano, Plaza debe corregir el rumbo inmediatamente para no hipotecar su objetivo: clasificar al Top 14

Domingo 05 de Mayo de 2013

Para Atlético del Rosario el nivel de alerta es mayor. Porque quedó con la soga prácticamente al cuello con la derrota de ayer como local frente a Belgrano Athletic por 35-25, en el marco de la 5ª fecha de la zona A del torneo de la Urba. En otras palabras, perdió un terreno considerable en la pelea por alcanzar su objetivo: clasificarse al Top 14. A tal punto que hoy el margen de error es mínimo.

El cuadro de situación es totalmente evidente. El elenco del pasaje Gould debe dar urgente un golpe de timón para salir de la apremiante coyuntura que le toca atravesar. El panorama no es demasiado alentador, pero la empresa todavía es factible.

Plaza todavía depende de Plaza. Así lo establecen los caprichos del fixture. Y ese es el punto sobre el que debe hacer hincapié. La misión es recomponer su imagen para corregir el rumbo. Puede lograrlo. Porque dentro de la intermitencia que evidenció en la cancha hay varios aspectos para destacar. Entonces, necesita encolumnarse en sus virtudes y trabajar para disimular sus falencias.

El equipo dirigido por Orengo-Baetti-Marchiaro tiene potencial para salir de este magro presente. Lo demostró durante varios pasajes de sus presentaciones cuando contó con la posesión de la pelota. Ahí fue cuando mostró su mejor versión. Pero al mismo tiempo debe atender puntos importantes como mejorar inmediatamente en la disciplina y en las plataformas de lanzamiento de juego (principalmente el scrum).

Y aunque caer sobre nombres propios habitualmente suele resultar injusto, ante esta situación es prácticamente imposible soslayarlo. ¿El motivo? Esta semana se reincorporarán al plantel los backs Juan Pablo Estellés y Sebastián Poet y el forward Martín Chiappesoni, quienes estuvieron afectados a distintos seleccionados nacionales. Es un aliciente importante, aunque no será el único equipo que engrosará su poderío.

Plaza evidenció todos sus síntomas durante el duelo que protagonizó ayer. Tanto los que debe tomar para seguir puliendo como los que debe atender para intentar eliminarlos o por lo menos intentar camuflar.

Fue el mismo equipo con versiones totalmente distintas. Su versatilidad para mutar en su juego fue moneda corriente. Alternó buenas y malas constantemente. Y fue la pelota la principal responsable de esto. Porque con la posesión fue un equipo, y sin ella otro.

Lo mejor de Plaza se vio cuando atacó. Cada vez que lo hizo con criterio sumó puntos o hilvanó jugadas de profundidad. Dejó en claro que cuando tiene la ovalada abajo del brazo y la mueve puede lastimar. Pero también apareció la contracara. Cuando Belgrano manejó los tiempos del partido la historia se le tornó cuesta arriba. Entonces, la moneda cayó para el lado de la visita, que tuvo más tiempo la pelota.

La derrota ya es historia. Ahora Atlético debe atender su futuro. El panorama no es demasiado alentador. Pero su objetivo de mantenerse en la carrera por el título aún es factible. Depende de sí mismo.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS