Edición Impresa

Los vecinos re contentos: “Somos un poco héroes y villanos”

Es que la murga rosarina se caracteriza por tener un estilo punk, directo y de choque, con la ironía y la sátira propia de los tablados uruguayos.

Sábado 06 de Septiembre de 2014

“Te tatuamos el nombre de los hijos de Wanda Nara en la espalda”, es la insólita invitación que hacen Los Vecinos Re Contentos en su muro de Facebook con motivo de la grabación del DVD de su espectáculo “Los Villanos Re Contentos (Badía no estaba de parranda)”. Es que la murga rosarina se caracteriza por tener un estilo punk, directo y de choque, con la ironía y la sátira propia de los tablados uruguayos.

    Antes de la gran presentación, que será hoy, a las 22, en el Gran Atlas (Mitre 647), Agustín Scholer, integrante fundacional de la murga, dialogó con Escenario acerca de la magia de sus cuplés.

   —¿De qué se trata este nuevo DVD?

   —Vamos a registrar el espectáculo que hicimos para el carnaval 2014, que se llama “Los Villanos Re Contentos (Badía no estaba de parranda)”. Es un show que nos dio muchas satisfacciones y esta es una forma de coronarlo. Es el festejo de un año de trabajo muy intenso. Para este DVD podemos darnos algunos gustos, como tener un gran escenario, buenas luces y demás cuestiones técnicas Después de la grabación, como siempre, empieza la fiesta, para la cual se le exige a la gente ir disfrazada. Es algo que surgió hace un par de años para la grabación del primer DVD, la gente se copó, y lo repetimos durante los años siguientes porque es divertido y por cábala: somos los bilardistas de la murga.

   —¿Cómo describís el espectáculo “Los Villanos Re Contentos (Badía no estaba de parranda)” que van a documentar?

   —El espectáculo tiene la estructura de un show de murga uruguaya:presentación, cuplés, canción final y retirada, en el que los villanos son una especie de cofradía que van por el mundo haciendo maldades, desenmascarando a la gente y haciéndole notar sus miserias cotidianas. Todos somos un poco héroes y un poco villanos en nuestra vida. Ponernos la máscara de villanos nos dio libertad para decir cosas terribles y tener un humor muy ácido, con chistes negros.

   —En sus cuplés predomina la sátira y la ironía. ¿En qué se inspiran para escribir?

   —Las temáticas casi siempre tienen que ver con lo social, pero no desde el punto de vista de hacer la revolución sino con cuestiones cotidianas. La inspiración es sentarnos tres veces por semana a que se nos ocurran ideas, tirar chistes, escribir letras, buscar melodías. No creemos en la inspiración como algo divino que baja desde el cielo, sino que nosotros vamos a buscar a las musas... y las muzzas para acompañar el porrón. Nos sería muy fácil cantar a personalidades puntuales, marcando las cosas jodidas que hacen, pero lo que nosotros buscamos es la incomodidad, que nuestro público se atragante; porque la crítica apunta a eso, a nuestros errores, que son los mismos de nuestro público. No nos interesa tener un discurso panfletero. Es muy fácil criticar por criticar; decir “el gobernador es malo por esto” o “la presidenta es corrupta”. Nosotros planteamos que todos somos corruptos, que todos somos responsables de las miserias de todos los días.

   —Se auto denominan una “murga punk”. ¿Cómo es esto de alejarse del tono poético que tienen la mayoría de las murgas?

   —Lo de la murga punk es un poco un chiste, pero nos sirve para explicar lo que hacemos. Siempre nos gustó cantar lo que pensamos, aunque no sea políticamente correcto. Eso es bastante punk. A su vez tiene que ver con nuestra búsqueda. Nosotros queremos decir cosas pesadas de forma simple y directa. Muchas veces la poesía puede ser un canal de comunicación; otras veces una forma de esquivarle al bulto. Los Vecinos somos partidarios de ir directamente a la médula.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario