Edición Impresa

Los taxistas estarán obligados a dar tickets al usuario después de cada viaje

Además, el Ejecutivo tiene 90 días para evaluar la posibilidad del pago con tarjetas a bordo de las unidades. Los tacheros se resisten a la medida impulsada por el municipio.

Sábado 16 de Noviembre de 2013

El aumento en la tarifa de taxis que aprobó el jueves el Concejo viene atado a una serie de exigencias que los taxistas ya comenzaron a rechazar. Por un lado, los relojes odómetros de las unidades deberán imprimir el ticket automáticamente al finalizar cada viaje (hoy se imprime sólo cuando lo pide el pasajero) y por otro, el Ejecutivo tendrá 90 días para evaluar la implementación de un sistema de pago con tarjeta de débito, crédito y sin contacto.

"Los concejales votan sin tener idea de que no existen odómetros que impriman el ticket automáticamente", dijeron referentes de los titulares de licencias.

Tras un debate que se extendió hasta la noche del jueves, los ediles aprobaron un retoque a la tarifa de taxis en forma desdoblada. Un 15 por ciento ahora y un 7 por ciento a partir de marzo.

Pero el aumento vendrá con una serie de requerimientos para los tacheros. A iniciativa del concejal radical Jorge Boasso, se fijó que todas las unidades deberán contar con un sistema automático de impresión-emisión del ticket, no opcional, que se activará al finalizar cada viaje.

La iniciativa permite que en caso de extravío u olvido de alguna pertenencia abordo de la unidad, se pueda tener constancia de los datos del titular y chofer para lograr recuperarlos. Los odómetros deberán incorporar en la impresión el número telefónico para reclamos. Esta medida deberá implementarse dentro de los 30 días posteriores a la próxima actualización tarifaria.

Además, junto al retoque tarifario se encomienda al Ejecutivo que en un plazo de 90 días informe sobre la posibilidad de implementar una prueba piloto para el pago del servicio a través de tarjetas de débito, crédito o tarjetas sin contacto.

Resistencia. Como suele ocurrir, choferes y las agrupaciones que nuclean a los dueños de chapas suelen no estar de acuerdo entre sí, o ante medidas emanadas del Concejo o el municipio.

"Todo lo que pueda evitar el robo del dinero es bueno, a nosotros no nos afecta imprimir ticket o recibir pagos con tarjetas. No suma ni resta; al contrario, todo lo que colabore hacia un sistema más transparente será bienvenido", resumió el referente del Sindicato Peones de Taxis (SPT), Horacio Boix.

En la vereda de enfrente se ubicó la Cámara de Titulares de Licencias de Taxis de Rosario (Catiltar). "Hay que analizar la implementación del pago con tarjeta. En Buenos Aires lo usaron y el costo del posnet es elevado. Nosotros queremos que prevalezcan los dos sistemas, porque el efectivo es necesario porque el taxi es una emergencia", destacó el referente de Catiltar, José Tornambé, para advertir: "Si no se trata este tema con cautela y como corresponde, van a terminar mandando nuestros pasajeros a los remises truchos y perjudicándonos a los taxistas".

Desde la Asociación de Conductores de Taxis, su titular, Francisco Báez, no dudó: "Si al cobro con tarjeta lo hacen optativo, el mercado lo acomoda en función de las necesidades reales de la gente. Si lo hacen así, quizás en algún momento lo pongan todos. Es como el aire acondicionado. Yo lo puse en 1974 y el pasajero me buscaba a mí", recordó.

En relación a las ticketeras que impriman automáticamente todos los viajes, Báez aclaró que esas máquinas tienen hoy uno costo de unos 1.700 pesos. Y advirtió que ese monto podría elevarse exponencialmente si implementan un cambio en forma obligatoria y a corto plazo.

El referente de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti), Mario Cesca, fue el más duro contra lo votado por el Concejo. "No se puede hacer una ordenanza de algo que no existe. Porque los relojes que imprimen automáticamente los viajes no son los del protocolo intramercosur. No pueden cambiar esto para Rosario como si fuese una isla", lanzó el dirigente.

Igual tenor de sus críticas tuvo la factibilidad para implementar un sistema prepago en los taxis. "Lo tuve hace 10 años y nadie lo usaba. Además todo tiene un costo por su gerenciamiento. ¿Quién lo va a pagar? Si recae sobre nosotros al otro día pediremos aumento de tarifa. No somos tercos, es que los concejales no entienden que el límite es el bolsillo de la gente, ojalá sean un poco más inteligentes. Boasso larga esto y no sabe si existe, parece un chico caprichoso", sentenció Cesca.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS