Edición Impresa

Los socialistas españoles eligen a un nuevo líder

Tres candidatos compiten por suceder a Rubalcaba y superar la peor crisis partidaria desde las elecciones en España de 2011.

Sábado 12 de Julio de 2014

Los militantes del Partido Socialista (Psoe) eligen mañana al líder que debe sacar a la principal formación de la oposición de España de la profunda crisis que arrastra desde las elecciones de 2011, en las que tuvo el peor resultado electoral de su historia hasta ese momento. Tres son los candidatos a suceder al dimisionario Alfredo Pérez Rubalcaba, que con 62 años y tras haberlo sido prácticamente todo en política salvo jefe de gobierno se retira a la facultad de química de la que hace décadas dio el salto al ruedo político. Es la primera vez que el Psoe elige a su líder bajo la fórmula de un militante, un voto. Hasta ahora siempre votaron los delegados. El nuevo secretarlio general será ratificado en un congreso extraordinario el 26 de julio.

La batalla real se libra entre el diputado vasco Eduardo Madina, de 38 años, y el diputado madrileño Pedro Sánchez, de 42. Madina es muy conocido en España. Miembro destacado de las juventudes socialistas cuando ETA le amputó la pierna izquierda en un atentado en 2002, es secretario general del grupo socialista en el Congreso de los Diputados y desde hace tiempo se hablaba ya de él como posible sucesor de Rubalcaba.

Salto generacional. Todo lo contrario que Sánchez, un desconocido hasta hace poco. Lleva algo más de ocho meses recorriendo la geografía española de federación socialista en federación Los dos suponen un salto generacional en la cima del Psoe. La última vez que hubo uno fue en 2000, cuando un José Luis Rodríguez Zapatero de 40 años se hizo por sorpresa con el timón. Cuatro años después, los socialistas volvían a gobernar España. Para elegir al candidato a La Moncloa, el Psoe prevé celebrar otras primarias en noviembre. A tenor de las encuestas, el profesor de filosofía José Antonio Pérez Tapias, de 59 años, es solo su comparsa, aunque ganó apoyos en los últimos días con posiciones más a la izquierda que los otros dos. Los socialistas navegan sin rumbo desde noviembre de 2011, cuando se enfrentaron al peor resultado electoral de su historia en los comicios que ganaron con mayoría absoluta Mariano Rajoy y su Partido Popular (PP). Con Rubalcaba a la cabeza, llegaban a las urnas desgastados por la gestión de Zapatero en los primeros años de crisis económica, en los que abrió la senda de los recortes mientras el desempleo se disparaba. Rajoy profundizó el malestar de los españoles con más ajustes y el desempleo siguió creciendo, pero el Psoe no solo no logró recuperar el favor ciudadano, sino que cayó más profundo. Aquel peor resultado histórico de 2011 se superó en mayo de este año en las elecciones europeas y Rubalcaba, que no logró imprimir un rumbo claro a la labor de oposición, anunció su dimisión.

El poder territorial del Psoe se redujo drásticamente en los últimos años. Ahora mismo solo tiene dos de los 17 Ejecutivos regionales: Andalucía, en coalición con Izquierda Unida (IU), y Asturias, sin mayoría absoluta en el Parlamento regional. Y ya no tiene casi ninguna alcaldía de las grandes ciudades.

La crisis interna se agravó además con la desafección en las instituciones y en los partidos políticos tradicionales que la crisis generó en la ciudadanía. Una desafección que hizo emerger nuevas formas de política y nuevos partidos que, como Podemos, la formación de izquierdas que lidera el joven profesor universitario Pablo Iglesias, amenazan ya la hegemonía histórica de las grandes formaciones españolas.

El secretario general que elijan las bases mañana se enfrenta a esos retos con un período electoral por delante: en mayo de 2015 se celebran elecciones municipales y autonómicas y en noviembre, comicios generales tras 4 años de mandato de Rajoy. El gran temor en el partido de cara a la cita de mañana es una participación baja, porque restaría empuje a un proceso con el que el Psoe parece haber recuperado iniciativa.

United reducirá sus vuelos a Venezuela

United Continental Holdings Inc dijo ayer que a partir de septiembre dejará de volar diariamente a Caracas, Venezuela, sumándose a otras grandes aerolíneas estadounidenses que han reducido sus servicios por problemas para repatriar las ganancias debido a los controles cambiarios de la nación bolivariana. United dijo que operará cuatro vuelos semanales a Venezuela desde el 17 de septiembre.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS