Edición Impresa

Los sindicatos empujan reclamos por un bono salarial de fin de año

El gobierno insiste en que no se perdió poder adquisitivo. La UIA adejó abiera la posibilidad de que se pague un plus.

Viernes 17 de Octubre de 2014

Gremialistas enrolados en todas las centrales sindicales reclamaron el pago de un bono salarial de fin de año para compensar la inflación, iniciativa a la que el gobierno adelantó su rechazo.

La discusión por el plus de fin de año comenzó a asomar cuando el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT) oficialista, Antonio Caló, dejó trascender que propondría al consejo directivo de la entidad sumar su voz a las de las centrales opositoras para avanzar en ese reclamo. El miércoles, el secretario de Comercio Interior dijo, al difundir la inflación oficial de septiembre, que la suba de precios se desacelera y que los trabajadores no perdieron poder adquisitivo.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, reforzó ayer ese concepto. Aseguró que no "existen razones objetivas" para otorgar un bono excepcional de fin de año, y destacó que "habrá una recuperación del poder adquisitivo" en el transcurso de este período.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, opinó en sintonía. Sí admitió que en algunos sectores de actividad el pago de un plus a fin de año "es una práctica que no tiene nada de extraordinario". El titular de la cartera laboral recordó que entre septiembre y octubre "se paga otro tramo del aumento de la negociación salarial ya pactada". Su segunda, la secretaria de Trabajo, Noemí Rial, aseguró que "este año el promedio de aumento salarial fue del 29,5 por ciento y el del costo de vida un 19 por ciento".

Pero los sindicalistas no opinan lo mismo. El líder de la CGT opositora, Hugo Moyano, denunció que los trabajadores sí perdieron salario y afirmó que "la inflación que se da oficialmente es una mentira vergonzosa".

El secretario general de la CTA oficialista, Hugo Yasky, consideró "necesario" el pago de un bono salarial de fin de año. Su colega de la CTA opositora, Pablo Micheli, calificó de una "burla al pueblo" las declaraciones del secretario de Comercio respecto de que no hubo pérdida del salario real.

El secretario general del Sindicato de la Alimentación de la Capital Federal, Rodolfo Daer, informó que ya inició ante las cámaras empresarias "el pedido de que se otorgue un bono salarial de 3.000 pesos a fin de año en las empresas grandes y de 1.000 pesos en las empresas chicas".

Por su parte, el líder del Sindicato de Trabajadores de Estaciones de Servicio (Soesgype), el barrionuevista Carlos Acuña, aseguró que a los gremios "les corresponde pedir un bono de fin de año porque nadie firmó en paritarias por arriba del 40 por ciento".

A propuesta de Caló, el consejo directivo de la CGT oficialista discutió el tema pero no se puso de acuerdo. Por ahora, la solución fue dejar que los gremios individualmente reclamen a las cámaras empresariales un plus salarial para fin de año, en vez de plantear ese reclamo al gobierno en forma institucional.

La Unión Industrial Argentina se mostró a favor de otorgar el plus salarial. Su presidente, Héctor Méndez, reconoció una pérdida en el poder adquisitivo y dejó abierta la posibilidad de que las empresas paguen a sus empleados un bono de fin de año. "Siempre se ha tratado de resolver los problemas dando algo", dijo.

También el secretario de la UIA, José Ignacio de Mendiguren, consideró justo el planteo. "Los empresarios vivimos con preocupación la pérdida del poder adquisitivo del salario, porque nosotros como empresarios nacionales, lo que tenemos claro es que el motor del mercado es el salario". En rigor, no hay limitaciones legales para que actúen en consecuencia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario