Edición Impresa

“Los Shocklenders somos una banda salvaje y desinhibida”

El grupo rosarino vuelve a los escenarios después de cinco años de ausencia con planes de nuevo disco y gira internacional. El recital será hoy, a partir de las 23, en el Galpón 11.

Sábado 06 de Diciembre de 2014

Cinco años y nueve meses después de la última vez que estuvieron los cuatro juntos, Los Shocklenders vuelven a reencontrarse y a pisar los escenarios rosarinos. La mítica banda rosarina nacida en la década del 90 y formada por Tato Vega (voz), Piturro Benassi (guitarras, coros y voz), Hernán Benegas (bajo y coros) y Francisco Pesado (batería, coros, samples y teclados) regresa 19 años después del lanzamiento de su primer disco y con muchos proyectos por delante. Los Shocklenders están de vuelta y en una charla exclusiva con Escenario cuentan cómo será el día histórico en donde la rueda comenzará a girar nuevamente, de manera fresca, espontánea y divertida tal como la dejaron en el 1998 cuando decidieron separarse, como si el tiempo no hubiera pasado. El recital será hoy, a partir de las 23, en el Galpón 11 (Sargento Cabral y el río).
   Corría el año 1993 cuando un grupo de cuatro rosarinos decidían juntarse para hacer del funk, la expresión de una generación. En el universo internacional, los Red Hot Chili Peppers ya llevaban diez años tocando este género que cautivó a varias generaciones. En Argentina, Los Illya Kuryaki, con Emmanuel Horvilleur y Dante Spinetta a la cabeza, se hacían eco de este estilo bailable que fusiona el soul, jazz, ritmos latinos y R&B. En este contexto, Los Shocklenders comenzaron lo que sería una extensa trayectoria con shows en escenarios internacionales en los que dejarían su huella.

Fashback. Innovadores, descarados y efervescentes, Los Shocklenders dejaron una marca indeleble para la música rosarina. Precursores en el acercamiento al funk, los miembros del grupo dejaron como legado los discos “¡Cómo me gusta!” (1995) y “Shocklenders” (1997) y algunas canciones que aún hoy sobreviven en los oídos, como “Fuckin’ Laurita”, “Un chicano en Nueva York” y “McNamara”, con su tan recordado videoclip filmado en el túnel del Parque España. Todo era éxito, rock y lujuria cuando de repente, en 1998, el grupo decidió irse a probar suerte a España donde tocaron en un festival realizado en Vigo, en un estadio colmado por 15 mil personas, donde fue presentada como “la revelación de Latinoamérica”. Pero no todo lo que brilla es oro, algunas diferencias entre sus integrantes hicieron que la banda se disolviera pocos meses más tarde. En palabras de Vega, el cantante de la banda, la decisión se debió a algo tan simple como contundente: “Nos separamos porque no nos soportábamos”.
  A partir de ese episodio, los rosarinos emprendieron diversos caminos musicales, algunos de sus integrantes se sumaron a la banda que por entonces acompañaba a Manu Chao, otros se fueron de España para continuar con diferentes actividades pero siempre relacionadas a la música. Once años más tarde, en marzo de 2009, Los Shocklenders volvieron a juntarse sobre el escenario de Willie Dixon demostrando que la magia estaba intacta.
  El show de esta noche será el puntapié inicial de una nueva etapa para la banda en la que prometen la edición de un documental que están grabando actualmente, un nuevo material discográfico, que comenzarán a grabar a mediados de diciembre y recitales en diferentes partes del continente. Además a partir de hoy se podrá conseguir en I Tunes la edición de “¡Cómo me gusta!” totalmente remasterizado.
  
Reencuentro. Todos residen en distintos países actualmente; Pesado en México, Tato en Miami y Benassi y Benegas en España. Los cuatro llegaron a Rosario hace pocos días para encontrarse nuevamente y comenzar los ensayos para el gran show. Tato atendió el teléfono desde Miami donde reside desde hace más de diez años, y extrovertido y locuaz, el cantante del grupo contó cómo se dio este reencuentro sin precedentes. “Estamos todos afuera así que fue difícil juntarnos. Es una situación donde ganan todas las partes; la gente que quiere ver el show y nosotros. La idea fue de todos”, destacó. “Estamos volviendo de verdad. Los Shocklenders se mantuvieron presentes todo este tiempo gracias a la gente que nos siguió escuchando”, dijo Pesado recién llegado Rosario.
  
Expectativas. El show de esta noche supone misterio que sólo será develado a la medianoche, cuando el telón se abra y estos cuatro rockeros rosarinos hagan delirar a sus fans. “Vamos a hacer todos los temas de siempre. Vamos a hacer un ensayo todos juntos dos días antes del show. Siempre fue así, y eso es lo que mantiene fresca la banda, es lo que a la gente le gusta, lo espontáneo”, contó Tato. Pero si de expectativas se trata, el cantante que formó parte de Manu Chao y de la banda Un poco loco, se niega rotundamente: “No tengo ninguna expectativa. Me gusta que la vida me sorprenda. Cuando nos juntamos en el 2009 pensé que iban a ir 200 personas y fueron 2 mil, y me largué a llorar, no entendía nada. Hay que vivir el momento. Yo los quiero mucho a los chicos y ellos me quieren mucho a mí. Por más que no nos veamos durante mucho tiempo, volver a tocar esas canciones nos divierte muchísimo. Después, capaz que nos peleamos de nuevo pero no importa”. Por su parte, Pesado destacó que esta es la última vez que van a tocar esta lista de canciones porque pronto se van a abocar al nuevo disco, “así que es como la despedida de este ciclo”.

   “Nuestro deseo es ponernos como objetivo este recital y después grabar un nuevo disco. Además, a partir de hoy va a estar disponible en Itunes la versión remasterizada de nuestro primer disco “Cómo me gusta” y vamos a estar regalando algunas copias en el show”, adelantó Pesado y contó cómo es el proceso del documental que están realizando. “Estamos filmando día a día esta nueva etapa del grupo. El documental va a estar dividido en dos; por un lado nuestro reencuentro y el show de este sábado (por hoy) y por otro, la composición de las nuevas canciones y la grabación del nuevo disco. Por esto nos juntamos en realidad; porque juntarnos a volver las canciones de siempre no nos motiva mucho, por eso la excusa era hacer este show, y tocar por última vez esta lista de temas y además, crear un disco con canciones nuevas. Lo vamos a empezar a producir en Rosario y después tenemos pensado irnos a Funes para terminarlo. Nos vamos a tomar nuestro tiempo para estar seguros, nos llevará 4 meses la post producción. Y la idea es presentar el nuevo disco en mayo de 2015”, contó Pesado que hace cinco años reside en México DF y ya grabó su primer disco con su banda Pulso, además de producir para Televisa.
  Ambos coinciden que el público rosarino es único en el mundo y para Tato “la música es el escape que tiene la ciudad”. “Vamos a seguir on la misma identidad, porque es lo que sentimos. También está bueno generar un poco de misterio, que hasta yo lo tengo. Porque incluso hay ideas que tiene cada uno que aún no las hablamos entre todos. Cada uno va a aportar canciones nuevas y para armar un buen disco. Este grupo siempre trabajó así, cuando uno tiene una idea la trae y pasa a ser de todos. Incluso en nuestros discos todas las canciones están registradas a nombre de todos porque somos así. La composición es plural. Somos una banda bastante salvaje y desinhibida”, destacó Pesado.  
  “Vivimos esto con mucha ansiedad y ganas de que sea una fiesta. Estamos en un momento de armonía con los chicos y pensamos potenciarnos cada vez más. Llevó un tiempo juntarnos pero lo logramos”, concluyó Pesado pocas horas antes de que regrese la banda funk rock más emblemática con sus clásicos efervescentes como “¡Cómo me gusta!”, “Fuckin’ Laurita” o “Un chicano en Nueva York”. Empezó la cuenta regresiva.

El sonido de la eterna juventud

Los Shocklenders acaban de remasterizar su primer material discográfico “¡Cómo me gusta!”, signado por canciones que retratan los códigos de la juventud de los 90, donde el histeriqueo, la conquista y el sexo están presentes en cada estrofa. “¡Fue una época hermosa! Cuando escucho todas esas canciones puedo ver mi vida hacia atrás. En ese momento, nosotros admirábamos a otros músicos y creíamos que no éramos buenos y no entendíamos por qué a la gente le gustaba. Después nos dimos cuenta que nuestra música era muy buena, nos divertimos mucho tocando y la banda es bastante diferente en todo sentido”, reflexionó Tato Vega. En su momento, “¡Cómo me gusta!, que fue grabado en 1995, fue editado por la compañía mexicana Fonovisa. La placa es un cóctel de funk, rap, música disco y energía rockera, con sus puntos altos en la canción que le da título, el clásico “McNamara” y “Un chicano en N.Y”. A fines de ese mismo año, el cuarteto presentó el álbum con un antológico recital en el Anfiteatro Humberto de Nito.

Para Francisco Pesado la identidad del grupo es clara: “Con el tiempo fuimos aprendiendo a tocar cada vez mejor. Casualmente hace unos días estaba viendo unos videos en Youtube de hace muchos años atrás donde estábamos tocando con Los Brujos, grabado con un VHS. Y me sorprendí porque sonábamos muy bien, era la época en la que habíamos en 1996”. Justamente en ese época, estaba en auge el grupo Babasónicos, con quien Los Shocklenders compartió escenario.
El segundo trabajo de la banda, titulado “Los Shocklenders” fue editado en 1997 y representó  el acercamiento a una lí­nea más clásica de la música negra, con Marvin Gaye y Kool and the Gang como influencias novedosas, una línea menos agresiva y más cadenciosa, de la que el tema “Ahogado” es su exponente más representativo. Así, Los Shocklenders se mantuvieron a la vanguardia a través de los años cautivando al público con sus presentaciones descontracturadas y salvajes.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario