Edición Impresa

Los Pumas pagaron caro sus errores

En su incursión por tierras neocelandesas cayó por un inapelable 28-9 en el marco de la 3ª fecha del torneo. Y en gran parte su caída se debe a que cometió errores que terminó pagando con la derrota.

Domingo 07 de Septiembre de 2014

Para Los Pumas, la posibilidad de torcerles el brazo a Nueva Zelanda se mantiene como una utopía. Y conseguir su primer triunfo en el Rugby Championship hasta ahora es una misión imposible. Porque el equipo de Hourcade volvió a perder. En su incursión por tierras neocelandesas cayó por un inapelable 28-9 en el marco de la 3ª fecha del torneo. Y en gran parte su caída se debe a que cometió errores que terminó pagando con la derrota.

No fue una mala actuación del elenco albiceleste. De hecho la derrota fue una de las más ajustadas ante los oceánicos en condición de visitante. Pero eso no es ningún tipo de atenuante, ya que el local tuvo chances de que su ventaja fuera mayor.

La lluvia tuvo una gran incidencia en el desarrollo del encuentro. A los dos equipos les costó controlar la pelota y los errores de manejo estuvieron a la orden del día.

El primer tiempo fue parejo. Pero la ilusión de Los Pumas se comenzó a derrumbar al minuto 40, cuando el local llegó al try luego de una grosera falla en el scrum argentino que derivó en la pérdida de la pelota. Entonces, los All Blacks se fueron al descanso arriba en el marcador por 13-6.

En este nivel los errores se pagan caro y Los Pumas lo sintieron, tanto en el cierre de ese primer segmento como en el inicio del segundo, cuando una infracción trajo a colación la segunda conquista del local (18-9).

Pero el equipo nacional tuvo su chance de recuperarse. Pero un try válido del rosarino Senatore fue anulado debido a que el árbitro interpretó que había cometido knock-on tras bloquear una patada. Fue inentendible. Después los neocelandeses liquidaron el partido sin mayores inconvenientes.

El balance es agridulce, porque tras un buen inicio, en cinco minutos se entregó el encuentro tras dos errores evitables. Eso no les quita mérito a los campeones del mundo, que ganaron merecidamente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario