Edición Impresa

Los Pumas, dudas y más deudas

Deficitario. Así quedó el saldo de Los Pumas. Otra vez este mix de jugadores que armó Phelan defraudó. Desde la arista que se lo quiera analizar.

Domingo 16 de Junio de 2013

Deficitario. Así quedó el saldo de Los Pumas. Otra vez este mix de jugadores que armó Phelan defraudó. Desde la arista que se lo quiera analizar. Apenas volvió a dar contadas señales positivas, que no fueron suficientes y lo dejaron con las manos totalmente vacías. Porque Inglaterra, con un juego simple pero inteligente, desnudó nuevamente carencias que a este nivel resultan fatales. Por eso se impuso por un contundente 51 a 26 en el estadio de Vélez, y sumó su segundo triunfo en suelo argentino en la ventana internacional de junio.

   La imagen que dejó el equipo nacional es preocupante. Primero, porque en ningún momento cumplió con la premisa de seguir un lineamiento de juego que intenta marcar Phelan. Después, porque los jugadores que están señalados como el futuro del seleccionado no estuvieron a la altura. Además, porque sufrir palizas de esta magnitud siempre generan efectos traumáticos y heridas profundas.

   La presentación de Los Pumas dejó mucha tela para cortar. Porque era una prueba importante que hará reflexionar a Phelan en cuanto a nombres propios y al planteo. Simplemente porque ninguno de estos aspectos funcionó, ante un equipo que está en desarrollo.

   Son contados los aspectos que se pueden destacar del local. Los comienzos de ambos períodos mostraron su mejor imagen. En el primer tiempo porque tuvo la iniciativa tras adueñarse de la pelota. El rosarino Vergallo y Contepomi marcaron el rumbo y los forwards se encargaron de poner el equipo adelante. Así avanzaron, pero siempre con complicaciones para romper la línea de ventaja rival.

   Parecía un claro contrapunto de lo realizado el fin de semana pasado en Salta. Parecía un paso hacia adelante. Porque el equipo estaba enterrando una imagen lánguida y deslucida, y sacaba a relucir una faceta mucho más interesante con más convicción para jugar. Y sólo con eso les bastaba para superar lo realizado en suelo norteño, aunque quebrar la línea de la defensa rival resultó una misión imposible.

   Pero la primavera Puma llegó a su fin a los 31’. La posesión cambió de bando y la promisoria imagen del equipo se desvaneció en segundos. Inglaterra lo aprovechó y se fue al descanso 25-13 arriba.

   La mejor faceta del dueño de casa se vio en los primeros minutos del complemento. Parecía que habían entrado otros quince a la cancha. Porque realmente mostraron un repertorio digno de elogios.

Finalmente apareció la dinámica que tanto pregona Phelan y las puntadas lastimaron. Así generaron riesgo, pusieron en jaque por primera vez a los europeos, y luego el wing Montero se encargó de apoyar y ponerle el broche de oro a una jugada de gran factura.

   Pero fue efímero. Otra vez la pelota cambió de dueño y las cosas volvieron a estar a favor de la visita, que no tuvo ningún reparo en florearse para despedirse de suelo argentino con una decena de tries y un triunfo muy holgado.

   El final del partido fue una fiel muestra de lo que pasó dentro del campo de juego. La señal más evidente la ofreció el público, que abandonó las tribunas del estadio cuando todavía quedaban varios minutos por jugar. Es que hubo muy poco para rescatar dentro de la cancha.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS