Edición Impresa

Los Pumas cayeron ante Irlanda en Chaco y sólo pudieron mostrar algunos esbozos

El conjunto argentino mostró intermitencias. El triunfo que se llevó Irlanda por 29-17 de Resistencia en el primer partido de la ventana internacional de junio es incuestionable.

Domingo 08 de Junio de 2014

¿A Los Pumas les faltó? Sí. El triunfo que se llevó Irlanda por 29-17 de Resistencia en el primer partido de la ventana internacional de junio es incuestionable. Y previsible. Entonces, la pregunta correcta sería: ¿qué les faltó?. Principalmente porque el duelo de ayer emergía como una prueba importante, tanto para el equipo como para un proceso. Y en cancha se vio lo que busca el entrenador Hourcade, quien repite hasta el hartazgo que pretende que su equipo sea protagonista. Aunque no se expresó en la medida necesaria. Esto se debe a que el conjunto albiceleste mostró intermitencias en su juego y le costó contrarrestar el aplomo de un equipo que viene de consagrarse en el Seis Naciones. ¿El balance? Negativo, como indica cada derrota. Es imprudente entonces hablar de caídas dignas. Sí quedaron puntos para destacar y, con horas de trabajo, las falencias de ayer se pueden transformar en herramientas para mañana.

   En Chaco no se puso en escena el rendimiento de un equipo. Sería inapropiado quedarse sólo en eso. Lo que se vio en cancha fue el resultado de varios años de trabajo. Más que los ocho meses que tiene Hourcade al frente del equipo, ya que él fue el encargado de moldear a la mayoría de los jugadores que estuvieron en cancha en otros seleccionados como Los Pampas XV y Los Jaguares. Y fue eso lo que se vio. Un equipo dispuesto a agarrar la pelota, atacar a lo ancho de la cancha, con mucha dinámica. Obvio que el hecho de enfrentar a Irlanda no los dejó desplegar el libreto como hubieran querido. Es más, debieron defender más de lo que atacaron.

   Tampoco se le puede pedir mucho más al equipo. Porque es un prototipo que está afrontando sus primeros tests. Y por ahora el resultado en cuanto al juego habla a las claras de que el techo del mismo es alto y que se está trabajando para alcanzarlo. Porque cuando los verdes fueron para adelante, no la tuvieron nada fácil. Les costó mucho romper la defensa. Y cuando Los Pumas atacaron, a pesar de que tuvieron menos posesión, lastimaron.

   No hay que utilizar como excusa el hecho de que las piezas se están amalgamando. Pero sí hay que señalar que Hourcade puso en cancha un equipo, que si bien tiene rodaje por haber participado de la Pacific Cup y de algunos amistosos, está haciendo sus primeras armas en este nivel. Y de eso se trata. De ampliar la base de jugadores de cara al futuro, como repiten hasta el cansancio. Pensando en el Rugby Championship de este año y principalmente el Mundial de Inglaterra 2015. Aunque también mirando de reojo al torneo de Súper Rugby de 2016. Y si hay que mirar para adelante hay que ser optimistas ya que a ninguno de los jugadores el partido les quedó grande. Es más, hubo rendimientos para destacar como los de Montero y Tuculet. Además de mencionar a Landajo y Sánchez, que ya son jugadores afianzados.

   La vara con la que se midió el seleccionado nacional estaba alta. Eso es cierto. E Irlanda lo demostró con su juego liderado por Sexton, que hizo de las suyas. ¿La derrota duele? Sí, como todas. Pero hay que tomarla como una medida importante. Para eso sirvió el partido de ayer. Para analizar, corregir y continuar mirando para adelante. Los Pumas deben seguir trabajando para encontrar el protagonismo que buscan. Hoy les falta. Pero todo indica que van por el camino correcto.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario