Edición Impresa

Los padres de la novia de Medina dicen ignorar quién mató a la pareja

Gustavo Pérez Castelli contó que acompañó a tres policías al country de Pilar pero que éstos no le dijeron que iban con una orden de la jueza.

Sábado 11 de Enero de 2014

Los padres de Justina Pérez Castelli, la joven asesinada junto a Luis Medina el pasado 29 de diciembre, prestaron anoche una larga declaración como testigos ante la jueza de Instrucción Nº 2 Alejandra Rodenas. El testimonio más esperado era el de Gustavo Pérez Castelli, dado que él acompañó el sábado pasado a los tres efectivos de la División Judicial que acudieron al country de Pilar donde vivía Medina sin que la magistrada supiera de ello. El padre de la joven tuvo palabras coincidentes con lo planteado anteayer por los policías: afirmó que éstos le pidieron que fuera con ellos hasta el condominio bonaerense para marcar la casa del empresario narco pero sin decir nunca que la magistrada los había mandado.

Por otra parte, el responsable de la División Judicial de la policía rosarina, Cristian Romero, no se presentó ayer a prestar declaración informativa ante Rodenas. El jefe policial debía declarar sobre el incidente de los tres policías a su cargo demorados en Pilar. Este oficial remitió una nota en la que consta su pedido de licencia ordinaria desde el miércoles pasado hasta el 5 de febrero próximo, por lo que la medida se postergó hasta que finalicen sus vacaciones.

Ayer a la noche los padres de Justina dieron pormenores de la relación que Medina había mantenido durante un año con la joven, de 23 años, a la que calificaron de tormentosa. Gustavo Pérez Castelli contó cómo se habían conocido, habló del deslumbramiento de Medina por la muchacha, detalló los viajes que hicieron juntos —uno de ellos a Miami— y refirió haber estado en el country Haras del Pilar donde la pareja convivió hasta noviembre. Luego tuvieron una separación y reanudaron el contacto en Nochebuena, cinco días después del doble homicidio.

Los dichos de Silvia Fuster, madre de Justina, fueron también en ese sentido. Más de la vida personal de la malograda muchacha, según fuentes tribunalicias, que elementos relevantes para encauzar la pesquisa en dirección a los ejecutores del ataque.

El policía. El comisario inspector Cristian Romero había sido citado por Rodenas el jueves, luego de escuchar a los tres policías Néstor Chazarreta, José Luis Ramonda y Miguel Giordano, que se encuentran en disponibilidad, señalaron que viajaron a la casa de Pilar en compañía del padre de Pérez Castelli en el marco de tareas de inteligencia sobre las actividades de Medina, una investigación que había comenzado antes de su muerte.

Dijeron haber actuado bajo directivas de Romero, con conocimiento del jefe de policía de la provincia, Omar Odriozola. Por eso la jueza lo convocó a prestar declaración informativa para explicar las órdenes impartidas, pero el uniformado se ausentó. Envió copia de su pedido de licencia ordinaria con goce de sueldo desde el 8 de enero al 5 de febrero. Por este motivo, la medida quedó suspendida.

Otra derivación de la declaración de los tres policías es que, como mencionaron una investigación previa respecto de las actividades de Medina, la jueza requirió ayer precisiones al área de Judiciales sobre los datos arrojados por esa pesquisa. En respuesta, un uniformado acercó al juzgado un informe de inteligencia sobre Medina, un hombre relacionado con el narcotráfico y cuya pista comenzó a seguirse por sus conexiones con la llamada banda de Los Monos.

La primera mujer. También ayer compareció la madre de la primera hija de Medina, Lorena Luna Schneider, quien se encuentra bajo arresto domiciliario e imputada de pertenecer a una asociación ilícita en la megacausa que se le sigue a la banda de Los Monos en el juzgado de Instrucción Nº 4, a cargo de Juan Carlos Vienna. La conocida como primera mujer de Luis Medina no aportó elementos significativos para la causa del doble homicidio.

La notebook

La fiscal Cristina Rubiolo dijo respecto de la notebook que estuvo en oficinas la Secretaría de Informática a cargo de Javier Echaniz que “todo esto se hizo con intervención judicial desde el primer momento, de modo tal que pueden tener la tranquilidad que la cadena de custodia de la prueba en toda esta causa ha sido respetada y custodiada”. Agregó que “eventualmente cualquier manipulación que haya podido darse se puede determinar con la pericia que se está llevando adelante en estos momentos”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS