Edición Impresa

Los niños son víctimas inocentes del uso negligente de las armas en EEUU

Cada año unas 30 mil personas mueren a causa heridas de bala en este país. De ellas, unos 3.000 son menores de edad. 80 personas mueren a diario por uso de armas.

Domingo 05 de Mayo de 2013

Un sólo disparo alcanzó para matarla. La bala ingresó en el pecho de Caroline Stark, y el médico sólo pudo constatar su muerte. A diario mueren en Estados Unidos unas 80 personas a causa de las armas de fuego. En este caso, la víctima tenía sólo dos años y el que apretó el gatillo había sido su hermano, de cinco años. Estados Unidos quedó conmocionado por este trágico accidente en Kentucky. Sin embargo, en un país en el que a menudo se utilizan armas de fuego de forma negligente, todas las semanas hay casos en los que niños matan a otros menores. Hace sólo tres semanas, dos casos similares causaron conmoción no sólo entre los ciudadanos estadounidenses. En Tennessee, mientras un sheriff le mostraba sus armas a un amigo, ingresó a la habitación un pequeño de cuatro años. El niño tomó una de las pistolas que había quedado sobre una cama, apretó el gatillo y mató a la esposa del funcionario, de 48 años.

Descuido mortal. El mismo día, otra noticia sacudió a la población. En Nueva Jersey, dos niños de cuatro y seis años estaban jugando en el jardín. El más pequeño entró en la casa y salió poco después con un arma, del cual salió el tiro que impactó en la cabeza del mayor. Brandon murió 24 horas después. Sólo unos días después, un niño de tres años se disparó en Carolina del Sur, luego otro de siete años en Kansas. El martes en Alaska, un chico de ocho año mató a una niña de cinco. Y el mismo día, en Kentucky, una madre había salido brevemente al porche de su casa cuando oyó un disparo que venía de adentro. Al entrar vio a su hija de dos años con una bala en el pecho. Nadie duda de que haya sido un accidente. Y sin embargo, hay culpables. ¿Cómo es posible que un sheriff familiarizado con las armas deje una pistola cargada y sin seguro al alcance de un niño de cuatro años? ¿Cómo es posible que los pequeños accedan tan fácilmente a estas armas? La respuesta es siempre la misma: en Estados Unidos se estima que 270 millones de armas de fuego están en manos privadas, según datos de 2007.

En zonas rurales como Tennessee o Kentucky no es tan absurdo. Pero a menudo la manipulación con armas de fuego es muy descuidada. Por ejemplo, se juega a disparar y apuntar a latas aunque haya una vía pública detrás. Las pistolas se guardan en cómodas o armarios, muchas veces sin ningún tipo de seguro y al alcance de todos.

Lo llamativo en el caso de Kentucky es que el arma pertenecía al niño de cinco años. Un regalo que había recibido un año atrás. La pistola calibre 22 (5,6 milímetros) está especialmente diseñada para niños y se llama My first rifle (Mi primer rifle). El fabricante de My first rifle lo publicita con la imagen de un grillo que porta un fusil bajo el slogan: "Armas de calidad para jóvenes estadounidenses". En el sitio web del fabricante hay decenas de imágenes infantiles. Fotos de bebés con armas en sus brazos y cartas de clientes adornan la página. "A mi hija de cuatro años y medio le encanta el color rosa", señala el epígrafe de una escopeta. Esta empresa asegura que vende 60.000 rifles casa año.

Cifras alarmantes. Cada año, las armas de fuego matan a 30.000 personas en Estados Unidos. Más de la mitad son suicidios, un tercio asesinatos. La página Kid Shootings subraya que alrededor de 3.000 niños mueren también cada año por heridas de bala y 14.000 son heridos. A pesar de estas alarmantes cifras, el sitio Firing the line recoge testimonios en los que los progenitores explican orgullosos los regalos de sus hijos.

El lunes, la asociación de armas de Tennessee sorteó un rifle de asalto: un Bushmaster, el mismo arma con el que en un hombre mató a 20 niños en un escuela de Newtown en diciembre. Entretanto, diez Estados revisaron sus leyes de armas y facilitaron el acceso a ellas. Entre ellos figuran Kentucky y Tennessee.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS