Edición Impresa

Los niños primero

Una destacada pediatra y terapeuta familiar ha manifestado en este diario sobre las consecuencias

Sábado 17 de Marzo de 2018

Una destacada pediatra y terapeuta familiar ha manifestado en este diario sobre las consecuencias psíquicas y físicas que implica demorar el proceso de vinculación. Un caso conmovedor en que el Estado le dejó a una familia sustituta un chiquito durante casi dos años, cuando el plazo debía ser por seis meses, derivó en un hecho desgarrador para el niño, que ya había escogido a ese matrimonio como su familia. Luego hubo también un caso similar, lamentablemente. Seguramente habrá habido y hay a lo largo del país, hechos parecidos que no se conocen. Tengo entendido que este tema tan doloroso se debate en la Legislatura, y hasta donde sé la familia pide un régimen de visitas, en caso de no poder reverse lo expresado. Inevitablemente, también me vino a la mente la cantidad de madres y padres alejados forzosamente de sus hijos, afectando esto al menor en reacciones variadas, sutiles y nada sutiles. Hay casos, además, donde este daño tremendo abarcó infancia, pre y adolescencia con secuelas conmovedoras y difíciles de revertir, viéndose comprometida la rutina de quienes fueron presa de inescrupulosos por un lado, y de indiferentes por otro. Personas que tomaron las herramientas más detestables con el fin de perjudicar obsesivamente al adulto, han hecho caso omiso sobre la salud de quien o quienes decían proteger, con un cinismo sorprendente. A esto se suma la absoluta desidia y la indiferencia de ciertos jueces, en una demora irreparable hacia los más vulnerables. Problemas psicológicos que luego se arrastran por décadas, lidiando con un pasado donde la Justicia pudo tener un protagonismo más afín, que es el que le corresponde siempre. Lo indignante, es que nadie responde ni se hace cargo de situaciones extremas, donde la responsabilidad que brilló por su ausencia, es ineludible. No obstante para algunos magistrados, pareciera que los niños no es lo primero, si vamos a los hechos. Pruebas básicas no pedidas, otras de valor indiscutible no consideradas, como así la misma Constitución, tratados internacionales, acuerdos, convenios, jurisprudencia, y el mismo sentido común, en ocasiones evidentes, debería exigir por lo menos que la Justicia se haga cargo de consecuencias que nos trascienden. Premiar con un "acá no pasó nada" es muy grave, va en desmedro de más niños aún, con las debidas implicancias. Las familias sustitutas, movidas por un amor inconmensurable, forzadamente por decisiones de quienes "entienden" en ello, no se las puede obligar a borrar un capítulo de tanta entrega, como si la criatura no hubiera existido en sus vidas. Las familias sustitutas no pueden recibir de las autoridades comportamientos carentes de humanidad, como si se les hubiese dado muebles en custodia, cuando las instituciones no han cumplido. No todos los casos son iguales. Cuando el niño fue dejado en un hogar y se excedió el plazo estipulado por causas ajenas a la familia, debe haber una solución justa y viable, priorizando realmente al menor. Escuchando a especialistas destacados, con impecable experiencia y trayectoria.

DNI 14.510.012


El viejo 301, el 60 rosarino

Repasando algunos papeles ya amarillentos encontré este relato que alude a varias décadas atrás y a la actual línea de ómnibus 112, que comenzara a transitar por nuestro barrio con el número 301. Al respecto utilicé ese título, por su semejanza con el recorrido de tantos kilómetros y el paso por tantos barrios al igual que la línea 60 de Buenos Aires. Tiene un léxico de estilo coloquial, impregnado de algunos matices lunfardos, y nunca fue publicado, pero por su matriz picarezca me parece interesante y choca contra tanta pálida por estos días. Veamos: Le pusieron "colorinche" y otras perlitas los pícaros de Barrio Plata. Un caserío non sancto, plagado de matorrales que apareciera escrachado, allá por el treinta y tantos, dos por tres en policiales. "Colorinche", humorístico y genial, el 60 rosarino, un bondi tan arruinado y descangallado, que por cumplir con los horarios parece que se lo llevaran los diablos. La Guardia, Tablada, el Centro, Rosario Norte, Arroyito, Nuevo Alberdi y que sé yo, son parte de sus escalas y su itinerario profuso. Cuando su estampa de pronto se aproxima en la calzada la gente raja horrorizada del escape de este intruso. Parece que fumigar es la orden de su mérito, y ni a los espirales le otorgan tanto crédito como a su modo de picar. Pero atenti, por eso se armó la bronca, y a "colorinche" me han dicho que ya le han hecho la cruz, allá por la zona sur, es decir en Barrio Plata, Residencial de Las Latas, Las Cañas y otras perlitas. O deja de jorobar con ese humo espantoso, que fastidia al vecindario, o algún presagio alevoso ¡sin asco lo va achurar!

Felipe Demauro


¿Despenalización del aborto o no?

No entiendo por qué discuten cuando comienza la vida. Si todos sabemos que cuando el óvulo y el esparmatozoide se unen, en nueve lunas, tendremos un bebé, tal cual como fuimos cada uno de nosotros. Si se despenalizara el aborto y simultáneamente no se encarara el tema de la educación sexual integral, con inteligencia y seriedad, como materia en las escuelas para niños, jóvenes y padres, en los dispensarios, en las bibliotecas y en todos los lugares posibles, inundando a la población con educación preventiva para la programación de la continuidad de la vida, seguiríamos perdiendo los niños que pudieron ser. Solamente lograríamos salvaguardar la vida de las mujeres en su etapa fértil. Los abortos continuarían y la basura se ocultaría bajo la alfombra como siempre. Si no se despenalizara, seguiríamos perdiendo los bebés que pudieron ser y una tremenda cantidad de vidas maternas, como ha sido hasta ahora, permitiendo también que continúen elevando sus arcas los que realizan abortos clandestinos. Porque la mujer sólo aborta cuando está desesperada, lo permita o no la ley o su religión. Y eso también lo sabemos todos. Mas ahora estamos creciendo, eso lo demuestra el hecho de que podemos hablar de aborto, tema silenciado por siglos. Sin duda, estamos ante una gran decisión. Despenalización o no. Educación sexual de verdad, o no. Señores que hemos elegido en democracia, tienen en sus manos la posibilidad de un futuro superador. O no.

Edith Michelotti


Sobre el caso Chocobar

Es cierto que un policía no puede juzgar, sentenciar ni ejecutar en el mismo acto. Pero también es cierto que si ese delincuente hubiese caído en manos de la Justicia, teóricamente idónea, hubiese sido absuelto por lesiones menores y tal vez hubiese matado una docena más de ciudadanos sin ser imputado ni identificado siquiera. De las 12 puñaladas es probable que 4 o 5 hayan sido letales por neumotórax, por herida de vasos sangrantes o por perforación de vísceras, es decir en un mismo acto cometió cuatro o cinco homicidios. La fortuna de contar con alguien cercano que lo salvó transforma, como es habitual, un quíntuple homicidio en daños leves, que ameritan su libertad según la "Justicia eficiente". Por lo tanto, la sociedad se vio beneficiada por el gesto de ese policía comprometido con su deber.


Carlos Biagioli

DNI 11.178.074


¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario