Edición Impresa

Los mercados volvieron a castigar a España pese a los fuertes ajustes

El riesgo país alcanzó un nuevo récord. La Bolsa se desplomó a su nivel más bajo desde 2009. Los grandes recortes anunciados en salud y educación no convencieron a los inversores.

Miércoles 11 de Abril de 2012

Madrid.- Los inversores intensificaron ayer sus ataques contra España, pese a los ajustes adicionales por 10.000 millones de euros en educación y salud anunciados ayer por el gobierno que encabeza Mariano Rajoy. El riesgo país, es decir, la diferencia de rentabilidad entre el bono español a diez años y su equivalente alemán, subió 31 puntos, para situarse en 433 puntos básicos, su nivel más alto desde el máximo de 468 puntos registrado en noviembre. El interés del bono español a diez años ya roza el seis por ciento.

La Bolsa, por su parte, cerró con una caída del 2,96 por ciento, su segundo mayor descenso en lo que va del año. El principal indicador español, el Ibex, cayó 226,90, para finalizar en 7.433,60 puntos, su nivel más bajo desde marzo de 2009. El Ibex ya acumula un retroceso del 13,22 por ciento desde principios de enero.

El acoso de los inversores a España no se ha visto frenado por los ahorros adicionales en educación y sanidad por 10.000 millones de euros anunciados el lunes por el gobierno de Rajoy, que se suman al ajuste por 27.300 millones de euros previsto en los presupuestos generales del Estado para 2012 presentados la semana pasada.

Sin detalles ni mensajes. El Ejecutivo español aún no ha detallado cómo pretende reducir el gasto de educación y salud, cuya competencia corresponde a las comunidades autónomas, y sólo ha explicado que busca conseguir ese ahorro mediante "una mayor racionalización, eliminación de duplicidades y eficiencia en la gestión".

El ministro de Economía, Luis de Guindos, reiteró ayer su convicción de que, pese al acoso de los mercados, España no va a tener que recurrir al fondo de rescate de la Unión Europea, aunque son cada vez más los analistas que no descartan este extremo ante la impotencia de todas las medidas de ajuste para calmar a los inversores.

Por su lado, Rajoy renunció ayer a ofrecer algún tipo de mensaje de tranquilidad al país. A la salida de la sesión de control del Senado -en la que no pronunció ni una palabra sobre la caída de la Bolsa o la suba del riesgo país- la prensa intentó que el presidente dijera algo.

Sin embargo, Rajoy, muy molesto, se paró ante las cámaras, intentó pasar de largo y finalmente dio media vuelta y huyó de los periodistas por una puerta trasera del Senado. Según afirmó el diario El País, el presidente no contesta a una pregunta de la prensa desde hace 15 días, cuando lo hizo en un viaje oficial a Seúl.

Los analistas atribuyen la desconfianza de los inversores en España en gran parte a las dudas sobre la capacidad española de generar crecimiento económico y cumplir con el objetivo de déficit para este año. El gobierno de Rajoy se comprometió ante la Comisión Europea (CE) a rebajar el déficit del 8,5 por ciento registrado a fines de 2011 a un 5,3 por ciento al cierre de 2012.

"En buena dirección". Justamente la CE consideró ayer que los últimos recortes anunciados por España en materia de salud y educación van "en la buena dirección" de cara a la reducción del déficit público, y son elementos que contribuirán a que el país regrese a la senda del crecimiento y la creación de empleo. Así lo aseguró en rueda de prensa Olivier Bailly, uno de los portavoces del ejecutivo europeo.

"Lo anunciado ayer (por el lunes) confirma la determinación y el compromiso del gobierno español de respetar el criterio de reducción del déficit al 5,3 por ciento en 2012 y al tres por ciento en 2013, al que vemos claramente que España quiere atenerse", dijo Bailly.

Por otro lado, Bruselas afirmó que todavía está analizando los presupuestos de 2012 presentados por Rajoy, que incluyen fuertes medidas restrictivas y recortes. "La primera reacción es no obstante positiva", subrayó el portavoz."Sólo cuando tengamos la imagen de conjunto podremos dar un análisis completo", agregó.

En todo caso, Bruselas espera que el gobierno español envíe en breve nuevos documentos que sirvan para aclarar "antes de finales de este mes" cuestiones como el desvío fiscal de 2011.

Además, antes de ofrecer su veredicto, el comisario de Asuntos Económicos del bloque, el finlandés Olli Rehn, desea saber los detalles del esfuerzo que tendrán que asumir las comunidades autónomas españolas este año para recortar el déficit.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario