Edición Impresa

Los mercados presionan a España al límite del rescate financiero

El riesgo país superó ayer los 400 puntos, su nivel más alto desde el pasado noviembre. Los inversores dudan que Madrid pueda reducir el déficit en un entorno de recesión.

Viernes 06 de Abril de 2012

Madrid.- Los mercados recrudecieron ayer su presión sobre España hasta colocarla en la frontera del rescate financiero, dos días después de que el gobierno conservador de Mariano Rajoy presentara un presupuesto con un duro ajuste exigido por la Unión Europea (UE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El riesgo país de España -que mide el diferencial entre el bono hispano a diez años y su equivalente alemán- cerró ayer en 402 puntos básicos, su nivel más alto desde el pasado noviembre. Los tres países de la zona euro que ya recibieron ayuda financiera para evitar la quiebra -Portugal, Grecia e Irlanda- habían superado previamente la barrera de los 400 puntos en la prima de riesgo.

Los inversores desconfían de la capacidad de España -la cuarta economía de la zona euro- de reducir sustancialmente su déficit público y reencauzar su economía, actualmente en recesión, hacia la senda del crecimiento.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, atribuyó los ataques a España al "nerviosismo" generado por las dudas sobre la capacidad de crecimiento de países periféricos como España, Italia y Portugal.

Los más austeros. El gobierno conservador de Mariano Rajoy había presentado el martes los presupuestos generales del Estado para 2012, definidos como los más austeros desde la restauración de la democracia en el país a fines de los años 70.

Las cuentas estatales prevén un duro ajuste de 27.300 millones de euros para reducir el déficit público este año del 8,5 al 5,3 por ciento pactado con la Comisión Europea y evitar así la necesidad de un rescate financiero internacional. Sin embargo, el gobierno español no ha presentado hasta ahora ninguna medida de estímulo inmediato a la economía, lo que ha acentuado el escepticismo de los mercados.

Pese a que los presupuestos fueron recibidos de manera favorable, al menos en una primera evaluación general desde Bruselas, España se vio obligada este miércoles a subir sustancialmente los intereses de sus bonos para colocar en el mercado de la deuda el importe mínimo previsto de 2.500 millones de euros.

La desconfianza hacia España volvió con fuerza después de que el Citigroup alertara sobre el riesgo de que el país ibérico incumpla sus compromisos de pago de la deuda. La mayoría de los analistas ponen en tela de juicio la capacidad española de reanimar su maltrecha economía y reducir su elevadísima tasa de desempleo, un 23,6 por ciento según las últimas cifras de la Comisión Europea, el nivel más alto de toda la eurozona.

"Reformas sostenidas". Al incremento de las presiones contra España ha contribuido también el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, quien urgió en la víspera al gobierno de Rajoy a aplicar más reformas estructurales y con mayor rapidez.

También el FMI aseguró ayer que España enfrenta "profundos desafíos" económicos que necesitan ser abordados a través de "reformas sostenidas", incluidas dentro de su presupuesto.

Gerry Rice, portavoz del FMI, dijo que el organismo todavía estaba valorando los detalles de los presupuestos presentados al Parlamento esta semana, que se vieron caracterizados por fuertes recortes del gasto. "Destacamos la necesidad de asegurar el cumplimiento de los nuevos objetivos, no sólo en el ámbito de la administración central sino también a nivel de gobiernos regionales", puntualizó.

Rajoy admite que todas las reformas y medidas de ajuste aplicadas desde su toma de posesión el pasado diciembre no surtirán efecto a corto plazo, por lo menos no hasta finales de año, pero está convencido de que sí lo harán a mediano y largo plazo.

“Miren a España tras siete años de socialismo”

París.— Durante la presentación del programa político para su reelección, el actual presidente francés, Nicolas Sarkozy, advirtió ayer que su rival socialista, François Hollande, llevará al país al mismo destino que Grecia y España. “Después de siete años de socialismo, miren cómo está España”, disparó el mandatario.
  Según Sarkozy, los dos gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero han llevado a España a “la incapacidad de cumplir con los compromisos adquiridos”. “Ese gran país que es España se encuentra hoy arrollado por una crisis de confianza. No hay un francés que quiera la situación que han vivido los griegos y ahora viven los españoles”, señaló el presidente.
  Su portavoz, Nathalie Kosciusko-Morizet, ya había advertido que la aplicación de las medidas de Hollande llevarían al país “a una deriva económica digna de España y sobre todo de Grecia”, donde los “gobiernos socialistas” prefirieron “esperar” en vez de actuar.
  De cara a las elecciones del 22 de abril, Sarkozy también prometió solicitar que se congele la participación de su país en las arcas de la Unión Europea (UE). “Les anuncio que Francia solicitará la congelación de su aporte al presupuesto europeo, lo que supondrá un ahorro anual de 600 millones de euros”, afirmó. Francia es el segundo contribuyente a la UE, por detrás de Alemania.
  El presidente francés reclamó a la vez la congelación del presupuesto de Bruselas, que, según opina, debe adaptarse a los esfuerzos de austeridad de muchos socios del bloque. “Mientras algunos Estados (miembro) hacen difíciles recortes, los funcionarios de Bruselas recibieron aumentos de sueldo del 7% en 2008 y 2009 y su número se vio incrementado en 3.000 en los últimos tres años”, señaló.
  
“Festival de gasto”. Sarkozy aprovechó además para criticar el programa presentado por su rival socialista y lo calificó de “festival de gasto”. El mandatario tildó a Hollande de “rehén” de la extrema izquierda que planea “un festival de gasto como si el mundo no existiera, como si Europa no existiera”.
  Según una encuesta publicada ayer por el instituto OpinionWay-Fiducial, Hollande conseguiría el 26% de los votos en la primera vuelta y Sarkozy el 28,5%. De cara a una segunda vuelta, Hollande tendría un 53% de intención de voto y Sarkozy un 47%.

Un suicidio por la crisis dispara protestas en Grecia

El suicido de un anciano griego en protesta por las duras medidas de austeridad aprobadas por el gobierno desató fuertes disturbios en la plaza Syntagma, en el centro de Atenas. La policía disparó gases lacrimógenos en su enfrentamiento con unos 1.500 manifestantes que lanzaron cócteles molotov ante el edificio del Parlamento. Las protestas se produjeron horas después de que un farmacéutico jubilado de 77 años se suicidara con un disparo en la cabeza cerca de una salida de subte en la plaza Syntagma.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario