Edición Impresa

Los Leones fueron goleados, pero con la esperanza del bronce

Los Leones sufrieron una derrota lógica contra la imbatible Australia por 5 a 1 en las semifinales y mañana jugarán ante Inglaterra por el tercer puesto.

Sábado 14 de Junio de 2014

La contundente goleada que padeció el seleccionado argentino masculino de hockey en las semifinales del Mundial de La Haya (Holanda) no debe confundir a nadie. La derrota, y por tal diferencia, 5 a 1, estaba dentro de lo previsto. Australia, que salvo una catástrofe mañana debería obtener el título, es por lejos el mejor conjunto del mundo. Y la Argentina lo vivió en carne propia. Por eso no hay lamentos y sí una gran ansiedad por el partido de mañana en la que irá por la medalla de bronce, contra Inglaterra, a las 7.30.

Ese podio sería el mejor premio para un seleccionado argentino que ya entró en la historia del hockey nacional, siendo el primero que se clasifica a las semifinales de un Mundial de caballeros. El obstáculo para lograr el bronce es Inglaterra, que en la restante semifinal de ayer perdió con Holanda por 1 a 0, con el gol de Mink van der Weerden.

Argentina, que contó entre los titulares con el rosarino Manuel Brunet, no desentonó pese a la diferencia de juego que estableció su adversario, número uno del mundo y con números que asustan: ganó sus 6 partidos contando el de ayer, con 24 goles a favor y apenas 2 en contra.

Como consuelo, Gonzalo Peillat le convirtió uno de esos dos tantos. El defensor anotó ayer a los 68', cuando Los Leones ya perdían por 5 a 0, a través de un córner corto (el tercero y último que tuvo la Argentina en el partido), vía que lo tiene como máximo goleador del Mundial (10 tantos), seguido de lejos por el neocelandés Andy Hayward (6).

El juego apabullante de Australia estuvo acompañado por una tremenda efectividad en los córners corto: anotó cuatro de cinco.

Los goles australianos fueron de Kieran Govers (4'), Jeremy Hayward (22' y 55'), Jacob Whetton (33') y Chris Ciriello (59'). Salvo el de Whetton, las otras conquistas fueron desde el fijo.

A pesar de que los goles fueron llegando uno tras otro, el equipo que dirige Carlos Retegui jugó ordenado en todo momento, generando acciones de ataque, algunas de las cuales con toques y sutilezas. El marcador final fue lógico. Los Leones tuvieron su segunda derrota en el Mundial, luego de caer en el debut por 3 a 1 contra Holanda, justamente el otro finalista.

A esta altura, cuando el Mundial entra en la recta final, no hay que olvidarse de que esta misma Argentina es la que le ganó al bicampeón olímpico Alemania por 1 a 0 en la fase de grupos, triunfo que al final privó a los germanos de acceder a las semifinales.

Ayer los jugadores abandonaron la cancha aplaudidos por el público argentino y con la sensación de que habían "entregado todo". Lo que hicieron es para el elogio. Quizás termine aún mejor, con la medalla de bronce.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario