Edición Impresa

Los impuestos se llevan entre 47 por ciento y 60 por ciento del ingreso de las familias

Así se desprende de un informe elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) que indica que un asalariado formal debe trabajar entre 172 y 217 días al año para pagar tributos.

Lunes 28 de Julio de 2014

El pago de impuestos y tasas —en todos los niveles de Estado— se llevan entre el 47 por ciento y 60 por ciento de los ingresos de las familias asalariadas de la Argentina, por efecto de un incremento progresivo de la carga tributaria a raíz de la creación de nuevos gravámenes, la no actualización por inflación en los cálculos de los mismos y el aumento de las alícuotas.

Así se desprende de un informe elaborado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal (Iaraf) que conduce Nadin Argañaráz difundido ayer, el cual precisa que "un trabajador asalariado formal de la Argentina debería trabajar en 2014 entre unos 172 y 217 días para cumplir con las obligaciones tributarias de los tres niveles de gobierno (Nación, provincia y municipio)".

Ese rango viene creciendo en forma sostenida en los últimos cuatro años, ya que en 2011 la cantidad de días trabajados necesarios era de entre 170 y 186.

El estudio toma un indicador ilustrativo que se utiliza a nivel internacional denominado "día de la liberación de impuestos", que consiste en medir la carga tributaria en función de los ingresos y aplicarlo a un año calendario. En base a esa medición, "el día de la independencia tributaria se ubica en Argentina entre el 21 de junio y el 5 de agosto", indicó Iaraf, un rango que oscila de acuerdo a los ingresos de cada familia que el estudio también segmentó en cuatro rangos que van desde los 9.742 pesos hasta los 48.095 pesos incluyendo la paritaria de este año en un promedio de 30 por ciento.

Comparado con el año 2011, el "día de la independencia tributaria", se extendió en 2014, ya que hace cuatro años era entre el 19 de junio y el 5 de julio, con lo cual "en tres años se incrementó entre 2 y 30 días la presión tributaria, siendo mayor el aumento para las familias de mayores ingresos", puntualizó.

Los casos utilizados contemplan una familia tipo conformada por un matrimonio con dos hijos, cuyos ingresos son generados por un solo miembro que se desempeña como trabajador asalaridado en el sector formal de la economía y evalúa la carga tributaria nacional como IVA, impuesto a las ganancias y bienes personales; la provincial y municipal como ingresos brutos, tasa municipal, impuesto inmobiliario y automotor, entre otros. Pero además, se incluyen los aportes y contribuciones a la seguridad social, que si bien implican una contraprestación a futuro, están regulados por el Estado y éste tiene la potestad de modificar las condiciones de cobro y fórmulas de cálculo.

También el Iaraf aclara que el estudio es de carga tributaria neta, es decir que se estima el monto que las familias destinan al Estado en concepto de impuestos, pero no se considera la manera en que el Estado vuelca a la sociedad estos recursos.

En base a esta metodología, la carga tributaria formal que ejerce el Estado argentino en sus tres niveles sobre una familia asalariada mediante el cobro de impuestos directos e indirectos fue creciendo progresivamente en los últimos cuatro años en sintonía con la mayor carga fiscal a nivel general.

Lo que más pesa. Del relevamiento de Iaraf se desprende que la carga tributaria formal integral durante 2014 para una familia se ubicaría en 47,2 por ciento para una familia con ingresos de 9.742 pesos mensuales; de 53,1 por ciento para ingresos de 21.111 pesos mensuales; de 58,4 por ciento para salarios de 31.856 pesos y de 59,5 por ciento para las familias que perciben 48.095 pesos.

Desagregando la carga por impuesto, "se aprecia una mayor preponderancia de impuestos directos, ya que concentran entre un 72 por ciento a un 85 por ciento" de la misma (impuestos al trabajo, a las ganancias, a la propiedad), y la relevancia es más creciente a mayor nivel de ingresos.

Aunque el trabajo de Iaraf no lo señala, en rigor estos datos también hablan de un escenario de mayor equidad tributaria, en función de que pagan más aquellos que tienen mayores niveles de ingresos en la sociedad argentina.

El estudio sí precisa que el ámbito nacional es el que participa con la mayor proporción de tributos entre los que se destacan impuestos previsionales e IVA.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS