Edición Impresa

Los heridos de gravedad por la explosión en Fray Luis Beltrán permanecen estables

Jano Quiroga (45) y su supervisor Daniel Mionis (57) estaban trabajando cuando explotó un recipiente con una sustancia iniciadora de fuego que se encontraba en proceso de amasado.

Sábado 04 de Octubre de 2014

Los dos heridos graves a raíz de una explosión en Fabricaciones Militares de Fray Luis Beltrán no corren riesgo de muerte, aunque permanecen bajo un coma farmacológico mientras se les realiza una serie de intervenciones médicas, comunicó Eduardo Codino, el director del hospital Eva Perón de Granadero Baigorria, donde fueron internados ni bien ocurrió el siniestro, la mañana del jueves último. Por decisión de sus familiares, ambos pacientes eran trasladados al cierre de esta edición al Sanatorio Británico de Rosario para una atención especializada, principalmente de las quemaduras que sufrieron a raíz del estallido, del que aún no se tienen precisiones.

De los seis empleados que se desempeñan en la denominada planta de Sinoxid de la fábrica, sólo el operario Jano Quiroga (45) y su supervisor Daniel Mionis (57) estaban trabajando alrededor de las 10.15, cuando explotó un recipiente con una sustancia iniciadora de fuego que se encontraba en proceso de amasado. A raíz de la detonación, ambos sufrieron quemaduras principalmente en el rostro y en las vías respiratorias por la inhalación de aire caliente. Quiroga perdió la visión total de un ojo y el otro deberá ser evaluado, mientras que Mionis quedó ciego y se debieron amputar los dos pulgares.

"Los dos pacientes están hemodinámicamente estables y sin asistencia respiratoria. Se los mantiene dormidos para que no sufran dolor, porque hay que hacerle intervenciones que de otra manera no serían posibles", explicó a La Capital el director del Eva Perón.

Medidas de protección. Por las características y el grado de las quemaduras de los heridos, Codino estimó que, al momento de la explosión, éstos no contaban con equipamiento de seguridad. Al respecto, Roberto Moreno, delegado de ATE y empleado de la fábrica militar, señaló a este diario que "al no haber testigos de lo sucedido, no se puede saber qué pasó hasta tanto se realicen las pericias correspondientes ordenadas por la Fiscalía de la Justicia Federal, que está a cargo de la investigación".

De todas maneras, el gremialista remarcó que "si bien no se produce un hecho de esta magnitud desde el año 1986 y 1989, nosotros siempre estamos pidiendo mayores medidas de seguridad. Pero en este caso no me atrevo a decir nada hasta que no se determine cómo pasó".

Fabricaciones Militares de Fray Luis Beltrán funciona en un complejo sobre la ruta 11, a la altura del kilómetro 323. La planta donde se produjo la explosión se encuentra en un sector reducido sobre la costa del río Paraná, y es por ello que se estima que el estruendo y radio del accidente fue muy acotado, según indicó el director Waldemar Enrique Vizzo. Incluso hay personal de la fábrica que estaba trabajando en ese momento y asegura no haberlo sentido.

En el lugar de la detonación se preparan sustancias fulminantes iniciadoras del fuego que activa las cargas explosivas y el accidente se produjo en una amasadora que se opera a distancia, y a la habitación solamente se entra para poner y sacar el producto. Evidentemente algo ocurrió porque el operario llamó a su supervisor y cuando ambos estaban dentro del pequeño cubículo se produjo el accidente.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario