Edición Impresa

Los griegos rechazan el plan alemán de imponerles un "tutor" financiero

La propuesta de que la UE controle el presupuesto heleno indignó al gobierno y a la población. El país está al borde del default, el desempleo crece y analistas temen un estallido social.

Lunes 30 de Enero de 2012

Atenas.- Para los griegos, el hecho de que se esté pensando en imponerles un "tutor" financiero fue la gota que colmó el vaso. El país está al borde de la bancarrota, la economía se contrae, el desempleo sigue creciendo y la pobreza y la falta de futuro están marcando el día a día, así que la propuesta de Berlín de colocar en Atenas una suerte de "comisario del presupuesto" de la Unión Europea no hizo más que indignar a la población.

Hasta la prensa más seria, como el dominical ateniense To Vima, han reaccionado con dureza. "El documento de la vergüenza. (Angela) Merkel pide la capitulación sin condiciones de las finanzas griegas", tituló el diario. Comentaristas de televisión hablaban de que Berlín quiere imponer a Grecia un "Gauleiter" (el jefe de circunscripción territorial durante el nazismo). "Los alemanes piden la tutela plena", señaló por su parte el tabloide ateniense Ethnos en su página web.

Sin embargo, también se han escuchado algunas reflexiones. En la radio se escuchó ayer a un comentarista que señalaba que los políticos griegos, hasta la fecha, no han explicado por qué las reformas, como la necesaria reducción del aparato estatal, no se han llevado a cabo.

Poco antes de que viaje a Bruselas para participar hoy en la cumbre de la Unión Europea, el ministro de Finanzas, Evangelos Venizelos, dijo: "Aquel que ponga al pueblo ante el dilema de la ayuda económica o la dignidad nacional no conoce las lecciones de la historia".

"Estoy seguro de que los gobiernos de todos los países, -sobre todo aquellos que tienen más responsabilidad en el rumbo de Europa por su mayor tamaño-, saben cómo se presentan los temas a los amigos y socios con los que les une un destino histórico", añadió el ministro.

En estos días Grecia está cerca de cerrar un ansiado acuerdo de canje de deuda con tenedores privados. La atención se centra en las difíciles conversaciones con los financistas, quienes quieren nuevas medidas de austeridad antes de entregar fondos para un nuevo paquete de rescate por 130.000 millones de euros.

Ambiente amenazador. Mientras tanto, el ambiente que se respira en Atenas es cada vez más amenazador. El gobierno del primer ministro sin partido, Lucas Papademos, tiene que tomar decisiones que afectarán a las futuras generaciones.

Por presión de los acreedores, en los próximos tres años serán despedidos 150.000 empleados públicos, casi uno de cada cinco. El salario mínimo se va a eliminar y en el sector privado se van a suprimir las dos pagas extras anuales, además de recortar en los gastos de salud y las aportaciones extraordinarias a las jubilaciones.

Todo esto incita al estallido social, según los analistas. Casi el 19 por ciento de los griegos está desempleado. Tan sólo en Atenas hay 200.000 sin techo y la Iglesia "da de comer" a 250.000 personas.

"El estrangulamiento de la economía en nombre de una mejora de la competitividad podría conducir a una reacción social", advirtió el político conservador y eurodiputado Theodoros Skylakakis.

Los comunistas están llamando desde hace semanas a la resistencia y los representantes de los pequeños partidos griegos creen que ciudadanos indignados podrían comenzar a cuestionarse todo en los próximos meses.

El Parlamento se hunde. En el Parlamento, el ambiente que se respira es de hundimiento. El Partido Socialista, la facción más importante, cae en picado. Las encuestas señalan que de convocarse elecciones, por primera vez en su historia pasarían a ser la quinta fuerza política en el Parlamento. Los diputados socialistas no dieron su aprobación a importantes leyes de reformas.

Los conservadores, con el ojo puesto en un adelanto electoral, también se abstienen cuando se trata de leyes que afectan oficios de organización gremial como las farmacias.

En ese contexto, no infunden ánimos las noticias de avances en las negociaciones con el Instituto de Finanzas Internacionales (IIF) sobre una quita de la deuda. Sobre todo porque cada vez son más los analistas que apuntan que Grecia va a necesitar más ayuda económica.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario