Agroclave

Los granos, entre oportunidades de mercado y riesgos del clima

El trigo pierde 110 ml hectáreas en la región. La cosecha empezó en el Norte con magros resultados. Recortan un millón de toneladas

Sábado 17 de Octubre de 2020

La soja vuela en Chicago y el trigo se seca en Argentina. El clima, junto con la demanda China y el posicionamiento de los fondos de cobertura, son responsables de que la oleaginosa se dirija a los u$s 400 por tonelada en el mercado internacional. Pero en la tierra, la falta de lluvias compromete seriamente la campaña 2020/2021. La fina, porque la falta de lluvia afectó al 8% del trigo sembrado en la región central del país. Son 130 mil hectáreas que se perderían, según la Guía Estratégica para el Agro (GEA). La implantación de granos gruesos, que comenzó para las versiones más tempranas, también viene demorada por factores climáticos.

La GEA estimó que se perderían 130.000 hectáreas de trigo en la región central del país, por la escasez de agua. Así, un 8% del trigo sembrado en la región no llegaría a cosecha en el 2020. Tras seis meses sin lluvias importantes, se empezarán a secar lotes para sembrarlos con soja, señalaron desde la Bolsa de Comercio de Rosario.

Si bien había expectativas sobre una inestabilidad climática sobre el fin de semana, la experiencia inmediata es que los acumulados esperables son “sumamente escasos y de manera aislada”.

“El ingreso de aire frío con que arrancó octubre no es favorable y puede provocar la continuidad de la escasez de lluvias en la zona central del país”, comentó José Luis Aiello, doctor en Ciencias Atmosféricas.

Desde el 1º de abril al 30 de setiembre, en la provincia de Córdoba llovió prácticamente la cuarta parte respecto a la media histórica de los últimos 30 años. En Santa Fe la mitad, y en el norte de Buenos Aires entre el 70% y el 90%. Por ejemplo, Monte Buey en Córdoba, recibió sólo 70 mm este año de los 240 mm que tiene de promedio histórico el semestre.

“Ya se tomó la decisión de eliminar el 50 % de los trigos sembrados, el resto está en evaluación”, comentaron a GEA en Carlos Pellegrini, una de las localidades más afectadas por la sequía. En Santa Fe, en el centro y sur provincial, se estima que 70 mil hectáreas se perderán. En el norte de Buenos Aires las pérdidas estarían en torno a las 25 mil hectáreas, y en el oeste de Córdoba serían 35 mil. □“Muchos lotes ya están destinado a pasar a soja, otros que penden de un hilo”, dicen en Pergamino.

La Guía Estratégica para el Agro presentó su estimación nacional de trigo, que recortó en un millón de toneladas las previsiones de un mes atrás. Así, se espera cosechar un volumen de 17 millones de toneladas, casi un 6% menos de lo que se proyectaba un mes atrás.

Un escenario muy complejo y que “puede empeorar”dijo el GEA. Es que “ya van 8 meses sin lluvias importantes en el norte argentino y seis meses en el oeste y centro de la región pampeana”. La falta de agua se agudiza en el momento en que el área atraviesa sus etapas más críticas.

Al inicio de la campaña, el horizonte era sembrar 7 millones de hectáreas y superar los 22 millones de toneladas. Esto quedó muy lejos de concretarse. La primera estimación indica que se sembraron 6,5 millones de hectáreas. La pérdida de lotes es otro factor alarmante. “Se estima que por los daños que provocaron la falta de agua y el efecto de las heladas, en forma total o parcial, no se cosecharán 608 mil hectáreas”, señalan desde GEA.

Sólo por las muy buenas condiciones que tiene el trigo en Buenos Aires se sostiene a nivel nacional un rinde de 28,8 qq/ha, ya que el impacto en el rinde es dramático en algunas provincias.

Por ejemplo, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires (BCBA) informó que la cosecha de trigo a nivel nacional comenzó en el norte del país con rendimientos bajos por la fuerte sequía que afecta a la región. Las labores de recolección se ubicaron en el 1,3% del total estimado en 6,5 millones de hectáreas implantadas a nivel nacional con rendimientos por debajo de los 10 quintales por hectárea (qq/ha).

1. Lanzamiento Soja NK 2020.jpg
Falta al menos 30 mm para largar la siembra de soja.

Falta al menos 30 mm para largar la siembra de soja.

En cuanto a la soja, ya arrancó el ciclo con el pie izquierdo este año: sin lluvias importantes desde hace seis meses, buena parte de la región núcleo está con los perfiles en rojo. Según citó el GEA, en general, los técnicos coinciden en que hacen falta al menos 30 mm para largar la siembra. Pero para arrancar con suelos cargados tendrían que llover más de 100 mm. Esto junto con las bajas temperaturas atrasaría el inicio de la implantación. La fecha de siembra de soja, según zona y cultivar, va del 10 de octubre a los primeros días de noviembre. “Algunos productores están con la expectativa de sembrar lo más tarde posible por los pronósticos de la Niña, aunque de todas maneras la siembra 2020/21 ha dado comienzo en la región”.

También comenzó la cuenta regresiva para la siembra de maíz temprano. A la fecha se logró implantar el 80% del área planeada y restan 7 a 10 días más antes de que cierre la ventana de siembra para el maíz de primera. Octubre arrancó frío y seco y los pronósticos no muestran lluvias importantes a corto plazo. Los ingenieros remarcan que si no aparecen lluvias se postergará la siembra a diciembre.

“Los maíces tardíos volverían a recobrar protagonismo en la región en esta campaña 2020/21. Lo bueno es que, en principio, no habría un pase significativo de hectáreas a soja y la superficie de maíz total sería similar a la campaña previa. Los cuadros implantados se encuentran en buenas condiciones aunque requieren de una lluvia para despegar su crecimiento”, indicaron los analistas de la Bolsa.

Mercados

En el mercado, la soja transitó la montaña rusa durante la semana que pasó, aunque terminó con tendencia alcista. Tras arrancar la semana con una brusca caída de u$s 10 por tonelada, la oleaginosa repuntó el martes y miércoles, hasta llegar a los u$s 385,5 en el mercado de Chicago. Es el mayor nivel en más de dos años y significa uan suva de u$s 85 respecto de marzo pasado.

El 1º de octubre el Ministro de Economía, Martín Guzmán, anunció, entre otras medidas, una modificación en el esquema de derechos de exportación sobre el complejo sojero que se oficializó el 4 de octubre. El nuevo esquema apuntaló el margen bruto de procesamiento para la principal industria de exportación argentina. La mejora en la capacidad de pago se trasladó al mercado doméstico y los precios ofrecidos para la compra de la materia prima subieron cerca de u$s 10 por tonelada en una sola jornada.

Así, según señaló la Bolsa de Comercio de Rosario, entre el 6 de octubre (día en que entraron en vigencia las nuevas alícuotas) y el 9 de octubre se registraron Declaraciones Juradas de Ventas al Exterior (DJVE) por un total de 1.329.633 toneladas de productos del complejo soja (poroto, harina y aceites) según datos del Ministerio de Agricultura.

Según los valores FOB oficiales para dichos días, el monto total de DJVE registradas alcanza 636 millones de dólares. Simultáneamente, habida cuenta que los exportadores deben proceder al pago de los derechos de exportación en al menos un 90 % del peso declarado, en los próximos 5 días hábiles, estas operaciones generaron el pago de derechos de exportación por u$s 178,77 millones, en esos cuatro días.

Finalmente, según la normativa del Banco Central “A” 6788, los exportadores deben liquidar en el MULC las divisas originadas por dicha exportación en los próximos 15 días corridos desde el cumplido de embarque de las mercaderías para vinculadas y no vinculadas: Trigo, cebada, maíz, sorgo, soja, girasol y subproductos. Entre el 6 y el 9 de octubre, Ciara - CEC informó que los exportadores de cereales y oleaginosas ingresaron u$s 358,17 millones, en el mercado de cambios.

En esta nota

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS