Edición Impresa

Los estrenos bajo la lupa de Escenario

"Rocknrolla", historia negra e irónica; "Bolt, un perro fuera de serie", el héroe menos pensado; "Peligro en Bangkok", lecciones para matar; "¡Sí señor!", la máscara del humor; "Planet terror", cine clase B llevado al paroxismo. 

Domingo 18 de Enero de 2009

RocknRolla

Clasificación: 5 estrellas. Intérpretes: Nonso Anozie, Charlotte Armer y Gemma Arterton. Dirección: Guy Ritchie. Género: acción. Salas: Del Siglo, Showcase y Village.

Guy Ritchie se mantuvo fiel a su estilo callejero y violento en "RocknRolla", tal como lo hizo en "Snatch, cerdos y peces" o "Juegos, trampas y dos pistolas humeantes". En este caso añadió una sofisticación deshilachada que aporta humor y hace simpáticos a los malvados. El director cuenta con una trama compleja que comienza con dos matones que aspiran a convertirse en empresarios de la construcción a partir de un préstamo mafioso. Un reparto de excelentes actores, entre los que se destacan Gerard Butler y Tom Wilkinson, un montaje frenético pero impecable y recursos narrativos ingeniosos coinciden en un policial negro que elige la ironía para mostrar el encanto berreta del mundo de las altas finanzas del crimen organizado y sus ganadores, pero también a sus protagonistas fracasados.

R.B.

Bolt, un perro fuera de...

Clasificación: 4 estrellas. Dirección: Chris Williams y Byron Howard. Director de arte: Paul Felix. Género: animación. Salas: Del Siglo, Monumental, Showcase y Village.

 

R.L.

Peligro en Bangkok

Clasificación: 3 estrellas. Intérpretes: Nicolas Cage, Charlie Young y Shahkrit Yamnarm. Dirección: O. y D. Pang. Género: acción. Salas: Monumental, Showcase y Village.

La historia de un asesino a sueldo contratado para liquidar a una serie de personajes peligrosos en Bangkok fue filmada en 1999 por los gemelos Oxide y Danny Pang. Pero las alternativas que afronta un killer americano en tierras tan exóticas mereció una remake solamente por insistencia de su productor y primer actor, el norteamericano Nicolas Cage. El resultado no deja entrever la justificación de volver a realizar lo ya hecho. Con un Cage que conserva la misma expresión desde hace varias películas, pase lo que pase en la trama, el filme avanza trabajosamente hasta un final anunciado. El asesino, hastiado de una vida que lo obliga a ser un anónimo matador, intenta transmitir sus conocimientos a un discípulo que, quizá, lo redima de sus crímenes. Una extraña manera de concebir al hecho criminal.

M.M.

¡Sí señor!

Clasificación: 3 estrellas. Intérpretes: Jim Carrey, Zooey Deschanel y Bradley Cooperad. Dirección: Peyton Reed. Género: comedia. Salas: Monumental, Showcase y Village.

Jim Carrey vuelve ser él mismo en "¡Sí señor!", el filme en el cual el protagonismo está a cargo de la ductilidad del actor para las máscaras y la expresividad. su personaje es el de un tipo abrumado por la realidad y por sus fracasos laborales y afectivos. Todo lo cual lo lleva a desarrollar una personalidad hosca. La transformación casi mágica llega de la mano de una especie de congregación de autoayuda a cargo de un líder que propone que lo más saludable es decir a todo que sí para sentirse realizado y pleno y recuperar la autoestima. El humor es genuino y la dirección es clara; el argumento no es original aunque tuvo un buen director. Pero se ve que es difícil controlar al impulsivo intérprete cuando comienza a gesticular. Es su fuerte, es gracioso y lo hace bien, pero la reiteración resulta excesiva.

R.B.

Planet Terror

Clasificación: 3 estrellas. Intérpretes: Rose McGowan, Marley Shelton y Josh Brolin. Dirección: Robert Rodríguez. Género: terror. Salas: Monumental, Showcase y Village.

Concebida como un homenaje a las películas clase B de los 60, 70 y 80, rodada como una de las dos partes de un proyecto en común de los directores Robert Rodríguez y Quentin Tarantino, realizada con técnicas de "envejecimiento" de la cinta y exhibida con la ilusión de recordar los antiguos cines de doble programa, "Planet Terror" no es sólo una nueva película de zombies, lleva los clichés del género al paroxismo de inventar una bailarina de cabaret con una pierna de metralleta y disponer de cientos de litros de líquido rojo simil sangre infectada de algo raro que explotan sin parar sobre los personajes. Sin contar a Bruce Willis que se toma el pelo a sí mismo reinterpretando a John McClane, el detective de "Duro de domar" que termina hecho una bola fétida de colgajos de carne, como los cientos de monstruos del filme, producto de un gas envenenador. La historia es la de siempre. Personajes salidos andá a saber de qué anécdota se convierten o no en zombies. Los primeros corren a los segundos y éstos disparan volteando muñecos a lo loco, hasta que, por ejemplo, la película se interrumpe (en la escena de sexo) porque falta el rollo que los proyectadores se llevaban a su casa, igual que los censores argentinos de aquellas épocas. Ahora falta que se estrene "Death proof", prometida para finales de enero, y cerrar el círculo del proyecto Grindhouse, un tributo para iniciados.

O.V.

El comienzo es arrollador, como el de una película de James Bond, adrenalina pura. Bolt, el cachorro que da título a la película, vive una de sus aventuras como héroe de un programa de televisión. Lo acompaña Penny, su dueña y amiga, el objeto de sus desvelos. La debe salvar, una vez más de los villanos de turno, y lo hace, mejor que nadie. El problema es que él no sabe que la acción es un montaje de ficción, cree que sus aventuras son reales, que sus superpoderes son naturales. Igual que Buzz Lightyear, el guardián del orden galáctico de "Toy Story", sólo que con cuatro patas y cola. John Lassester, el cerebro detrás de los estudios Pixar, es el alma detrás de la nueva película de acción de Disney. Se nota, y es bueno que así sea.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS