Edición Impresa

Los espías aprovechan las fallas de internet

Obama habría autorizado utilizar los "agujeros" en la web. Un grave fallo conocido la semana pasada dejó a cientos de millones indefensos.

Lunes 14 de Abril de 2014

El presidente Barack Obama autorizó a la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) a aprovechar fallos de seguridad en Internet, según informa el New York Times en base a fuentes gubernamentales.

Para el gobierno, en casos de necesidad para la seguridad nacional o la persecución de delitos eso está justificado, indicó el diario. Washington desmintió hace unos días una versión de prensa según la cual la NSA conocía de antemano el agujero de seguridad llamado "Heartbleed", que se hizo público la semana pasada, y que lo habría aprovechado para sus intereses.

Una portavoz del Consejo de Seguridad Nacional aseguró que si las autoridades hubiesen tenido constancia del fallo en Internet habrían avisado de él a los desarrolladores del programa. El "Heartbleed" (corazón sangrante) supone una de las mayores amenazas de seguridad mundial reveladas en los últimos años, pues permite a los hackers recuperar información encriptada que les daría acceso a otros datos, como nombres de usuarios y contraseñas. Si realmente los servicios secretos la conocían y la ocultaron, dejaron a cientos de millones de usuarios sin defensa ante los ataques de criminales informáticos. La información del NYTimes parece confirmar esta sospecha.

Por otro lado, el Centro Alemán de Navegación Aérea y Espacial (DLR) sería blanco desde hace meses de ataques de espionaje presuntamente a cargo de servicios extranjeros, según la entidad estatal alemana. Según el semanario alemán Der Spiegel, varias computadoras de científicos y administradores de sistema fueron infiltrados con programas de espionaje y se vieron afectados todos los sistemas operativos utilizados en el centro. Los ataques se produjeron de forma coordinada y sistemática. Parecían responder a una planificación de largo alcance, con "troyanos" casi perfectos. Los troyanos son programas de apariencia inofensiva que brindan al atacante el acceso remoto al equipo infectado.

Hay indicios que apuntan a que el ataque provino de China. Expertos de informática descubrieron en los códigos de algunos troyanos caracteres chinos y errores de tecleado recurrentes que podrían ser señal de procedencia china.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario