Edición Impresa

Los españoles "aplazan" a los políticos, los sindicatos, los reyes y la Iglesia

La falta de un horizonte de esperanzas lleva a descreer en casi todas las instituciones y sectores de poder en España. También sancionan al Tribunal y los empresarios.

Sábado 04 de Mayo de 2013

El último sondeo de opinión nacional del instituto estatal Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) indicó con claridad que los españoles descreen en forma abrumadora de "los políticos", "del gobierno" y de los sindicatos, mientras que la golpeada monarquía sigue muy mal vista. El sondeo refleja con contundencia el malestar creciente de una sociedad golpeada por una crisis económica que parece no tener fin.

En el "barómetro" de abril del CIS, los partidos políticos reciben la peor calificación entre todas las instituciones. Las formaciones políticas salen "aplazadas" con un pobre puntaje, 1,83 de media en una escala de valoración de 0 a 10. La política se sitúa desde hace meses entre las peores. De hecho, en marzo había alcanzado un récord.

El gobierno es la segunda institución con peor nota: 2,42 sobre 10 de máximo. En cuarto lugar aparece el Parlamento (2,53) y en sexto los parlamentos regionales (autonómicos). Entre estas categorías se cuelan los sindicatos, hoy protagonistas de las protestas callejeras contra los recortes. Los sindicatos españoles reciben un 2,45, la tercera peor nota del sondeo. En sus manifestaciones, como la del pasado 1º de mayo, apenas lograron reunir a la mitad de gente que el año pasado. Los gremios españoles, pese a la crisis, no logran "prender" en el ánimo colectivo, que utiliza otras vías para expresar su malestar. Tampoco los empresarios se salvan del aplazo: las organizaciones empresariales reciben un 2,87.

Entre los aprobados, destacan la Guardia Civil (5,71), la policía (5,65) y las fuerzas armadas (5,21). Pero ninguna institución o grupo logra notas verdaderamente altas.

Monarquía aplazada. Y la monarquía también recibe un aplazo: 3,68, y figura en sexto lugar en la lista de las instituciones. Los medios de comunicación consiguen apenas un 4,79. El Tribunal Constitucional, máxima instancia judicial del país, no elude el aplazo: 3,51. La Iglesia católica tampoco sale bien parada: logra apenas un 3,56 de aprobación.

El trabajo de campo —2.485 entrevistas personales y domiciliarias realizadas en 236 municipios de 46 provincias y con un margen de error de 2 por ciento— se realizó entre el 1 y el 8 de abril. Coincidió así con la imputación de la infanta Cristina en el escandaloso "caso Urdangarín".

Según el CIS, la lista de principales preocupaciones de los españoles la sigue encabezando con gran ventaja desde hace cinco años el desempleo (80,7 por ciento), seguido de la corrupción y el fraude (39,3 por ciento) y la situación económica (35,5 por ciento). Después aparecen temas como la sanidad o los desahucios (desalojos).

PP y PSOE. En el plano estrictamente político-partidario, también hubo novedades. El gobernante Partido Popular (PP) del premier Mariano Rajoy sigue cayendo en las encuestas y se aleja 10,6 puntos de su resultado en las últimas elecciones generales de noviembre de 2011. Esta vez pierde un punto respecto al sondeo anterior, de enero. Pero el socialista PSOE tiene un resultado peor y cae dos puntos. De esta forma, y pese a la crisis, el partido de Rajoy ha ampliado en los últimos tres meses un punto su ventaja en intención de voto sobre el socialismo, principal partido de oposición. En concreto, los "populares" logran 34 por ciento de apoyos, mientras los socialistas se quedan en un 28,2 por ciento. El PSOE está hundido en una profunda crisis desde que, siendo gobierno, debió convocar a elecciones anticipadas y las perdió con los peores números de su historia, en noviembre de 2011. La era del premier José Luis Rodríguez Zapatero terminó pésimamente para el socialismo, que desde entonces no halla una salida a su crisis de credibilidad ante la sociedad.

El socialismo empeora. En el anterior estudio del CIS por intención de voto, del mes de enero y publicado el pasado 6 de febrero, la ventaja electoral del PP sobre el PSOE se reducía a 4,8 puntos: los del PP llegaban a 35 por ciento, casi 10 puntos por debajo de sus resultados en las últimas elecciones generales (44,6 por ciento), mientras los socialistas obtenían un respaldo del 30,2 por ciento, casi dos puntos más que en las elecciones de 2011 (28,7 por ciento). Ahora los socialistas caen al 28,2 por ciento, dos puntos netos respecto al "barómetro" de enero.

Asimismo, mientras que un 68,5 por ciento ve como "mala o muy mala" la gestión del Ejecutivo del PP, ese porcentaje se eleva al 71,5 por ciento cuando se evalúa el ejercicio de la oposición por parte del PSOE. Y cuando un 85,6 por ciento expresa "poca o ninguna" confianza en Mariano Rajoy, en el que sólo confía un 12,4 por ciento de los encuestados, la desconfianza en el jefe de la oposición, el socialista Alfredo Pérez Rubalcaba, se eleva hasta el 89,7 por ciento, y sólo un 8,5 por ciento dice tener "bastante o mucha confianza" en el secretario general del PSOE.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS