Edición Impresa

Los empleados afectados por el cierre cobrarán sus sueldos al fin de la crisis

Disputa fiscal en Estados Unidos. Republicanos y demócratas se pusieron de acuerdo en la Cámara de Representantes para aprobar de manera unánime el proyecto de ley.

Domingo 06 de Octubre de 2013

Cientos de miles de empleados del gobierno estadounidense que fueron obligados a tomarse licencia debido a la crisis presupuestaria del gobierno cobrarán sus sueldos de forma retroactiva una vez que solucionado el conflicto, según una ley aprobada ayer de forma unánime por la Cámara de Representantes (Diputados). De esta forma, los 800.000 afectados cobrarán en cuanto se solucione el estado de emergencia financiera, aunque aún no se avisora un fin a la crisis fiscal que entró en su quinto día.

La Cámara baja, liderada por los republicanos, aprobó de manera unánime el proyecto de ley, y ahora se espera la del Senado y que el presidente Barack Obama la convierta en ley. La sección de presupuesto de la Casa Blanca había declarado el viernes su expreso apoyo a esta iniciativa y había pedido que se votara en su favor. La aprobación ayer del proyecto de ley con 407 votos a favor y ninguno en contra es una primera señal de un acuerdo bipartidista entre demócratas y republicanos. Fue un inusual momento de cooperación, ya que ambos partidos defienden con firmeza sus posiciones sobre la paralización de la administración federal en Estados Unidos.

Malestar presidencial. En tanto, el presidente estadounidense describió la disputa del presupuesto como una "farsa" y pidió que se ponga fin al cierre del gobierno, conocido como "shutdown". "Detengan esta farsa", dijo Obama en un mensaje difundido ayer en Washington. La paralización "desconsiderada y perjudicial" de la administración pública debe terminar", señaló el mandatario. Obama citó en su mensaje dos de las más de 30.0000 "desgarradoras" cartas que le enviaron varios estadounidenses molestos con el cierre del gobierno. "Estoy muy preocupada por el bienestar de estos niños", escribió, por ejemplo, una maestra y madre de tres niños del estado de Alabama. Amplios sectores de la administración estadounidense están cerrados o sólo funcionan para casos de emergencia debido a que el país carece desde el 1º de octubre de un presupuesto aprobado en el Congreso. Cientos de miles de empleados públicos y otros trabajadores fueron obligados a tomarse unas vacaciones no retribuidas. La paralización está afectando a la economía a lo largo del país, desde compañías que lidian con contratos gubernamentales hasta parques nacionales que normalmente generan millones de dólares diarios en ingresos por turismo.

Hoy se cumplen seis días del cierre administrativo y no se vislumbra ninguna solución a corto plazo. Las partes enfrentadas no están negociando y se limitan a acusarse mutuamente de la crisis. Los republicanos condicionan la aprobación del presupuesto al aplazamiento de la fecha para la entrada en vigor de la reforma sanitaria. Obama no está dispuesto a aceptar este "chanchullo", que afecta a la principal ley social de su gobierno.

La solución de la crisis presupuestaria se está relacionando cada vez más con el debate sobre un aumento del techo de la deuda. Aquí también el tiempo apremia. El límite del endeudamiento de 16,7 billones de dólares tiene que aumentar antes del 17 de octubre. Si no se logra un acuerdo antes de esa fecha, Estados Unidos puede entrar en una situación de suspensión de pagos, que posiblemente tuviese consecuencias catastróficas para la economía mundial.

Maniobra de los demócratas. Los líderes demócratas de la Cámara baja estaban considerando el viernes usar una maniobra que podría forzar una votación para reanudar las operaciones del gobierno de inmediato. El plan se refiere a una inusual petición que desplaza un proyecto de ley desde una comisión y lo envía al pleno del cuerpo si 218 legisladores de los 435 firman la petición. La medida tomaría alrededor de una semana en superar obstáculos de procedimiento en la Cámara, según el representante demócrata George Miller. Una votación en Diputados no se llevaría a cabo hasta al menos el 14 de octubre, que es un feriado federal, agregó el legislador.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS