Edición Impresa

Los despistes en la autopista a Córdoba siguen sumando muertes

Los despistes en el tramo de Cañada de Gómez, de la autopista Rosario-Córdoba, cuyas causas están siendo investigadas por la Justicia de esa ciudad, siguen provocando muertes y...

Jueves 14 de Febrero de 2013

Los despistes en el tramo de Cañada de Gómez, de la autopista Rosario-Córdoba, cuyas causas están siendo investigadas por la Justicia de esa ciudad, siguen provocando muertes y lesionados. En pocos menos de tres horas se registraron —ayer a la mañana— tres accidentes de estas características, uno de los cuales culminó con la muerte de un hombre de 59 años, con domicilio en la Capital Federal.

Todos los casos pasaron a engrosar las estadísticas (ver cuadro anexo) elaboradas por la comisaría 2º y que dan cuenta de que en seis meses (entre septiembre de 2012 y febrero de este año) se registraron por lo menos 11 despistes, con un saldo fatal de cinco muertos.

El raíd de choques se inició a las 10.30 cuando un Volkswagen Fox , de color blanco, conducido por Williams Maximiliano Cisneros de 27 años, con domicilio en la ciudad de Córdoba, despistó en el kilómetro 357, a unos 300 metros del acceso a la ruta 91, en momentos en que viajaba por el carril norte rumbo a la provincia mediterránea.

Accidente fatal.Poco más de una hora después, a escasos metros de ese despiste, otro Volkswagen Fox, de color gris, impactó contra la parte trasera de un camión estacionado tras perder el control y dar varios trompos. El conductor, identificado como Alberto Horacio Singer, de 59 años, perdió la vida de manera inmediata.

Según la información dada por el subjefe de esa dependencia policial, Pablo Orlando Paredes, el conductor —domiciliado en la Capital Federal— falleció como consecuencia de un traumatismo de cráneo y pérdida de masa encefálica.

"Por las primeras pericias hechas en el lugar entendemos que, por razones que aún no sabemos, perdió el control, dio varios trompos y terminó chocando con el lateral del conductor al camión que no estaba invadiendo los dos carriles de circulación", añadió el jefe policial.

El camión impactado, un Iveco semirremolque vacío, modelo 450 E337 estaba ocupado por Gustavo Reina, de 40 años, con domicilio en Ucacha, provincia de Córdoba. Trabajaron en el lugar, además de personal policial de la comisaría 2º, miembros de Defensa Civil, bomberos y personal de la empresa de peaje Cincovial.

El tercer despiste, en el que intervino un Peugeot 307 negro, se registró a las 12.50. El automóvil quedó en el cantero y el conductor (del que no tomó la identidad) resultó ileso.

Fallas. "Algo van a tener que hacer en algunos sectores de la autopista porque esto ya es demasiado, y ya hay un informe que habla de posibles fallas", dijo el jefe de Protección Civil de Cañada de Gómez, Héctor van Valsenhoff.

En efecto, una auditoría realizada por la Dirección Provincial del Observatorio Vial, que depende de la Agencia de Seguridad Vial de la provincia de Santa Fe, halló "deficiencias" en el tramo que une Rosario con Tortugas de la autopista que va a Córdoba en el marco de un estudio que fue solicitado por el fiscal Angel Granato, quien está investigando la seguidilla de despistes que se registran en esa traza.

Los datos fueron presentados en octubre, pero recién se dieron a conocer en las últimas semanas luego del fatal accidente ocurrido en el kilómetro 363, en el que perdieron la vida Juan Carlos Demichelis (padre del jugador de fútbol del Málaga de España, Martin), de 60 años, y su pareja Mirta Tavella, ambos con domicilio en Justiniano Posse.

Irregularidades.Granato explicó a este diario que los técnicos especialistas detectaron, tras un estudio exhaustivo, "una limitación de velocidad inadecuada, la ausencia o deficiente señalización y balizamientos de curvas, la falta o deficiente peralte con relación al radio y la velocidad, y la carencia de protección de obstáculos fijos en borde de calzada y de taludes críticos”.
  La certificación del estudio coincide con la percepción que tuvo el fiscal al iniciar un expediente en la Fiscalía de Cañada de Gómez, y al comprobar (con la toma de testimonios) que “no todas las velocidades desarrolladas por quienes protagonizaban los despistes superaban, en el caso de los autos, los 130 kilómetros por hora”.
  El fiscal dijo además que la auditoría, firmada como responsable por el ingeniero Juan Fratti, cubrió los kilómetros 299 al 400. Desde la agencia dijeron además que la velocidad máxima de 130 kilómetros “resulta algo elevada en algunas partes para los vehículos livianos”, y que la mínima de 50 kilómetros, además está fuera de lugar, lo que genera confusión y resta credibilidad a conductores.

Señales y balizamiento. El informe destaca claramente la escasez de señalización y balizamiento en las curvas, y presta especial atención a las curvas que fueron construidas luego de rectas prolongadas que “son tomadas a velocidades excesivas”, situación que estarían generando los citados despistes.
  Dice además que los guardrail instalados en algunos sectores han funcionado como contenedores de despistes, y añadieron que antes de instalar un sistema de contención hay que valorar la solución alternativa de desplazar o eliminar el obstáculo.

Peralte. “Me preocupa que el peralte (pendiente transversal de la calzada) en algunas curvas no cumpla con lo necesario en función del radio y la velocidad máxima de la ruta. Esto, a la vista de los ingenieros, es una práctica inadecuada”, resaltó.
  Con relación a los kilómetros donde se registraron la mayor cantidad de despistes (kilómetros 354 y 358 del carril norte y kilómetros 361 y 366 del carril sur) el trabajo indica que los accidentes reiterados se deben a la suma de las detalladas irregularidades que se maximizan cuando hay lluvias. “En el kilómetro 357 hay un peralte negativo”, dijo Granato.
  Un detalle, que no deja de ser curioso, y marca un alerta más ante los accidentes en la autopista, es que en muchos despistes que se dieron el año pasado, y no es un dato menor, ocurrieron en medio de la lluvia.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS