Edición Impresa

Los chicos ya dan cátedra

Crisis sanitaria. En la Escuela República del Perú todos conocen quién es el Aedes aegypti. El dengue se metió en la currícula escolar y los alumnos saben más que muchos adultos.

Viernes 17 de Abril de 2009

"Los datos sobre el dengue están en el directorio de la computadora", afirmó Ezequiel mientras, con manos expertas y frente a sus compañeros de sexto grado, traía a la pantalla el material interactivo (CD) que el Ministerio de Salud envió a todas las escuelas. "Estuvimos buscando información y todo lo que vimos lo contamos en casa", explicaron ayer los alumnos de la Escuela República del Perú (Alem 3069) al tiempo que mostraban la cartelera producto de esa investigación.

A tono con la preocupación de la comunidad por el avance exponencial del dengue, las escuelas se convierten en caja de resonancia capaces de llevar mensajes de prevención a cada uno de los hogares. "Esto es esencial, porque los chicos son excelentes transmisores de la información a sus familias", le dijo a LaCapital la viceministra de Salud de Santa Fe, Débora Ferrandini.

Para la funcionaria, la curiosidad natural de los niños los convierte en investigadores ad hoc capaces de detectar focos de insectos en los patios de sus viviendas. Los alumnos confirmaron el argumento: "En casa me escucharon y después me hacían preguntas", dijo uno de los alumnos.

Rápidos de reflejos, en esa escuela no dudaron en añadir el material interactivo con información sobre el dengue que envió el Ministerio de Salud a su red informática. La medida hizo posible que los alumnos ampliaran sus fuentes de datos para la investigación que ellos mismos habían propuesto días atrás. La práctica se reprodujo en la mayoría de las escuelas de la ciudad.

"Ellos plantearon la necesidad de trabajar el tema porque veían cómo la enfermedad se iba acercando, y se preocuparon mucho cuando se conocieron los casos autóctonos", relató la docente Vilma Molina. "Ahora sabemos que hay que tirar el agua estancada en botellas o tapitas", dijeron Nicolás y Matías Lescano mientras sus compañeros repasaban las 27 láminas que habían preparado para ilustrar el tema en las galerías de la escuela.

Para Aldana Pérez y Gisela Cejas, convertirse en pequeños investigadores fue toda una experiencia. "Fuimos a la sala de computación para averiguar sobre el dengue y nos mostraron muchas cosas, por ejemplo, las larvas del mosquito", comentaron fascinadas por el ciclo biológico de un insecto al que llaman con nombre y apellido.

"Aedes aegypti", citó Gastón Contigiani con fonética perfecta para la referencia en latín. Y contó que además del material del Ministerio de Salud, en un buscador de internet encontraron un video venezolano sobre el tema, que resultó más que ilustrativo.

Pausados y a su turno, los niños fueron dando muestra de que su interés abarcaba por igual los aspectos preventivos como el estudio de los insectos (entomología). "Es una enfermedad que te puede llevar a la muerte y la que ataca es la hembra del Aedes aegypti, porque necesita alimentarse para poner huevos y reproducirse", expuso orgulloso Ezequiel Ríos.

Por su parte, Santiago Ríos se mostró un experto en los síntomas frente a los que se debe estar alerta. "Fiebre alta, vómitos, dolor muscular y erupción en la piel", enumeró. Y una compañera se encargó de completar el cuadro patológico. "La primera vez no te puede matar el mosquito, te da los síntomas nada más, pero con la segunda picadura te puede agarrar una hemorragia y ahí es grave", explicó.

Mensajeros. ¿Qué harán ahora con toda la información que tienen sobre el dengue?, preguntó LaCapital a los alumnos. "Decírsela a otras personas", fue la respuesta rápida y segura. "Así pueden prevenir y fumigar", completó Joel Quiroz, quien aseguró haber contado a su mamá la investigación realizada, a partir de la cual — y como tarea— elaboraron los carteles.

En la Escuela República del Perú sobran las referencias sobre la enfermedad. En todos los salones trataron el tema, la biblioteca organizó un taller con alumnos de todos los grados y la cartelera recoge los últimos datos periodísticos. Pero no es todo, también tendieron las redes para trabajar el tema con la biblioteca del barrio.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario