Edición Impresa

Los chicos que se raparon para hacerle el "aguante" a un amigo que está enfermo

Ni moda ni pediculosis ni promesa ni mucho menos un rasgo skinhead. Todos los varones de 5º año 2ª división del Instituto Zona Oeste se raparon la cabeza para “hacerle el aguante a Leo”.

Domingo 14 de Octubre de 2012

Ni moda ni pediculosis ni promesa ni mucho menos un rasgo skinhead. Todos los varones de 5º año 2ª división del Instituto Zona Oeste se raparon la cabeza para “hacerle el aguante a Leo”. Así, sin mucha vuelta y sin dramatismo, explicaron la decisión ellos mismos delante de su amigo Leonardo Juárez, de 17 años, quien está en tratamiento por mal de Hodgkin.

   Se conocen desde hace años, pero ahora comenzaron a autodenominarse “el gremio de los pelados” y a sentir aún más su amistad. Tan así es la cuestión que ayer cuando se reunieron con La Capital en la casa de Leo, en el barrio La República, pidieron que la nota no saliera sin Franco, el ideólogo de la rapada colectiva que desde hace varios días está en reposo y brotadísimo, de pies a cabeza, por una varicela.

   Aceptada la propuesta, todos juntos caminaron una cuadra desde lo de Leo a lo de Franco, quien posó a prudente distancia. Desde allí, el grupo aclaró que volverán a pasarse la maquinita con filo Nº 1 para estar “todos en la misma” la noche de su fiesta de graduación, el próximo 13 de diciembre. “Son todos unos genios”, dice Leo y no hace falta preguntarle a quiénes se refiere.

   “El año pasado me hicieron una biopsia y éste empecé a hacerme las quimio (sesiones de quimioterapia). Van cuatro y me faltan dos, bajé seis kilos. No veo la hora de que se terminen así me olvido de todo urgente”. Esto es lo único que contará Leo sobre su enfermedad. En el resto de la charla únicamente adelantará cuáles son todos sus planes y tendrá sólo buenas palabras para sus amigos, su familia y su chica, Laura.

   Entre sus proyectos está el de festejar sus 18 años el próximo 28 de octubre, sacar el registro de conductor, graduarse y cumplir dos años de noviazgo en diciembre.

“Laura estuvo siempre cerca en todo esto. Hasta me dijo que también se cortaría el pelo. Le dije que no, que ni loca lo hiciera, que no era necesario. Es morocha y lo tiene a la cintura. ¿Te la imaginás pelada?”, bromeó.

   También quiere viajar, al menos un fin de semana, y para descansar, a Tanti (Córdoba), un lugar muy significativo para él en el verano porque, según dice, le da “calma”. Y tiene más en la manga: en 2013 comenzará a estudiar la carrera de martillero público, corredor y tasador.

“¿Qué te hiciste?”. No sólo se parecen por estar pelados. Salvo uno que ya cumplió la mayoría de edad, todos en esta cofradía tienen 17 años y se visten prácticamente con lo mismo. Leo, Agustín, Nahuel, Juan, Emanuel y Milton (no pudieron asistir a la nota Martín, Enrique, Iván, Marco y Tincho) son todos pibes de clase media, se conocen del colegio y de jugar al fútbol en el club deportivo y social Lux. Algunos escuchan rock nacional, otros cumbia; les gusta ir a bailar al boliche del shopping, pero también juntarse a comer asado en alguna casa. Y el Día de la Primavera resolvieron justamente hacer eso para poner en práctica la múltiple rasurada.

   La excusa fue un asado en la terraza de la casa de Franco. El objeto que no podía estar ausente: la maquinita para cortar el pelo. Leo cortaba y Franco emparejaba. Y se divertían dejándole a más de uno mechones y surcos desparejos en la cabeza. Aseguran que había cabello por todas partes: hasta en el asado. Y que al día siguiente a todos les preguntaron lo mismo: “¿Qué te hiciste?”. Pero se ríen, dicen que no les importa y que lo volverán a hacer. Sobre todo Agustín, uno de los pocos que no tiene entradas en la frente y a quien el pelo le crece aún con más fuerza después de la gran rapada.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario