Edición Impresa

Los casos se basan en hechos no constatados

En un legajo abierto en la Fiscalía NN hay una escucha telefónica a un estudio jurídico realizada hace unos meses.

Lunes 15 de Septiembre de 2014

En un legajo abierto en la Fiscalía NN hay una escucha telefónica a un estudio jurídico realizada hace unos meses. Allí consta una llamada en la que una persona cuenta que se fracturó una pierna jugando al fútbol y su interlocutor le explica cómo sacarán provecho de ello para armar un fraude a una ART.

Frente a un reclamo así, ante la duda prevalece el principio in dubio pro operario que favorece al trabajador, lo que es razonable como principio general de protección al empleado. "Eso implica que si se sospecha fraude hay que probar que las cosas no son como dice el denunciante. El médico que constata la lesión desconoce su origen, no sabe si fue en un robo camino al trabajo o en su casa. Por eso es crucial que la Justicia laboral y la Penal sean muy puntillosas ante estos hechos", dice Juan Mosquera, gerente de la ART La Segunda.

Algo que favorece estas maniobras es que la policía no suele verificar los delitos que originan las demandas. "Si le disparan a alguien en Alem y Gaboto tiene que haber indicios. Cuando la víctima denuncia en la comisaría la policía debe verificar si hay sangre, si un vecino vio o escuchó algo. Todos los fraudes son en base a denuncias en las que no hay verificación policial del hecho", dice una fuente judicial.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario