Edición Impresa

Los alumnos del Normal Nº1 reclamaron por un edificio “seguro para estudiar”

La movida fue organizada por los centros de estudiantes del secundario y del terciario. A la tradicional escuela rosarina de Mendoza y Entre Ríos asisten unos 3 mil alumnos.

Sábado 05 de Abril de 2014

Queremos una educación pública de calidad, en un edificio seguro”. Esa fue la consigna más repetida por los estudiantes de la Escuela Normal Nº 1 Nicolás Avellaneda. Se la escuchó ayer en una sentada realizada por la mañana y por la tarde para reclamar “que se arreglen los techos y los baños clausurados, se manden bancos y se habilite el servicio de gas para la planta alta”, entre otros pedidos. La movida fue organizada por los centros de estudiantes del secundario y del terciario. A la tradicional escuela rosarina de Mendoza y Entre Ríos asisten unos 3 mil alumnos.

“Así no podemos estudiar”, rezaba uno de los carteles colgados sobre las rejas que rodean el frente del Normal. Al lado, un afiche con fotos del interior de las aulas, pasillos y baños totalmente deteriorados, que espantan y causan tristeza ante tanto abandono. Otros más, escritos a mano y con fibrones, reclamaban: “Tenemos derecho a estudiar en condiciones dignas” y “¿Dónde va a estar el Ministerio cuando la escuela se derrumbe?”.

Las manifestaciones más claras las dieron los chicos y chicas que participaban de la sentada organizada en el patio externo del colegio. “Tienen que arreglar los techos, se nos van a caer”, “Tenemos derecho a aprender en una escuela linda”, coincidieron, entre otras ideas, Rocío, Martina y Sabrina, de primer año. Muy cerca estaba un grupo importante de profesores de uno y otro nivel, acompañando el reclamo.

Victoria Acosta preside el centro de estudiantes del Normal en el nivel terciario (profesorados). “Sabemos que las autoridades del colegio han hecho todos los reclamos correspondientes al Ministerio.”, expresó y se preguntó: “¿Qué tipo de educación pública nos dan? Estamos pidiendo condiciones dignas para cursar y estudiar”.

Antes de que se armara una gran ronda de alumnos de los dos niveles, sentados en el patio escolar, los representantes del centro de estudiantes del secundario recordaron que “los techos se caen a pedazos, no tenemos gas habilitado y falta mantenimiento edilicio”. Los que hablaron aquí fueron Marcos Licatta (presidente del centro), Ignacio Grioni (vice) y Victoria Dodda (de la secretaría general).

También pidieron “que mejoren la calidad de la comida de la cantina escolar y que bajen los precios”, además de denunciar que la cantina “tiene una cámara de seguridad”, algo que no corresponde al interior de una escuela.

“Sentimos vergüenza tener que pedir por estas cosas, quisiéramos estar en otra actividad, pero no se puede aprender en permanente riesgo”, consideró Licatta, que está en 5º año del secundario. El estudiante recordó que un aula que se cerró es la idiomas y que una de las salas más afectadas es la de los profesores que enseñan estas disciplinas. Toda una paradoja si ya que el Normal Nº1 es reconocido por su enseñanza intensa en lenguas vivas.

Los alumnos recordaron que gracias a las movilizaciones públicas que se organizaron años anteriores lograron que Educación arreglara la escalera principal del colegio. Además dijeron que en 2013 “continuaron con los pedidos por la habilitación del gas, pero sólo hubo promesas”.

¿Te gustó la nota?

Dejanos tu comentario

LAS MAS LEÍDAS